El bebé "comehierros"

Los malos

Hace un par de semanas aparecía una noticia bastante impactante en el portal de noticias de terra, la cual me gustaría comentar con vosotros. La noticia trata sobre un bebé, al cual, mientras le daban la papilla, se le coló la cuchilla y se la tragó. Pero mejor que explicarla, la pongo tal cual, que no tiene desperdicio y es mejor que no omita ni una coma para así poder comentarla después con todo lujo de detalle.

Una cuchilla de batidora, de la papilla al estómago de un bebé


“Aunque parezca una leyenda urbana, no lo es. Asier, un niño bilbaíno de 22 meses, se tragó parte de la cuchilla de la batidora con la que su madre acababa de prepararle una papilla de cereales, según informa El Correo.

El aspa se partió y un trozo de metal de unos dos centímetros se mezcló con el alimento y pasó sin problemas por el esófago del niño hasta su estómago. Ahí fue localizado gracias a una radiografía hecha días después en el hospital de Cruces.
La familia del pequeño pasó cinco días “terribles” hasta que el niño, de forma natural, expulsó el objeto cortante con las heces. “Los médicos nos dijeron que podíamos dar gracias porque no le había ocasionado ningún desgarro interno”, comenta aliviado su padre, Santiago Solano
La familia adquirió la batidora en el centro comercial Carrefour de Erandio en Vizcaya en noviembre de 2009. Al enterarse del incidente, la empresa retiró el electrodoméstico del mercado y ofreció 300 euros de indemnización a los padres del niño, que exigen una compensación mayor.”


Bien, la noticia es realmente curiosa. Ya empieza comentando que puede parecernos una leyenda urbana pero no lo es y nos damos cuenta de ello cuando vemos el nombre y la procedencia del niño: Asier de Bilbao. Algunos podrían acusar a la madre que cómo es posible que no vea en la cucharita con la que da de comer al niño una cuchilla de 2 cms. Cualquier otra persona lo vería. El caso es que en Bilbao no se dan las papillas a los bebés con una cucharilla sino con un cazo sopero y directamente de la cazuela. 

Posible futuro de Asier antes del incidente

Esto explicaría el por qué no vio la madre esa cuchilla… pero el problema no estuvo en que no la viera. Según mis fuentes, esta familia, como toda buena familia de Bilbao se toma muy en serio eso de que los niños de Bilbao crezcan sanos y fuertes con objeto de ser en un futuro buenos harrijasotzailes o aizkolaris y si se dice que para ser fuertes se les tiene que dar hierro, pues se les da hierro pero de verdad. En ese momento, que era el de la cena, tocaban cuchillas de batidora pero a la mañana había desayunado chinchetas y a la tarde había comido pinzas del pelo, por lo que unas cuchillitas de nada no tenían que haberle causado ningún efecto adverso, pues ya las había probado anteriormente. De hecho, la misma noticia comenta que el trozo de metal pasó por el esófago hasta el estómago sin problemas.

Pero sí se los causó… ¡Vaya si se los causó! Como vemos en la noticia el niño pasó cinco días “terribles” has que expulsó el objeto cortante con las heces de forma natural. Y por último se menciona que los padres exigen una indemnización mayor a la de los 300€ que ofrece el Carrefour. ¡Claro está! Para el niño no es para nada natural cagar la cuchilla. Un niño de Bilbao la digiere sin problemas y le aprovecha perfectamente. Era la primera vez que le pasaba y es por eso que están convencidos que esa cuchilla estaba en mal estado. He conseguido unas declaraciones de la madre al respecto:

“Estos franceses del Karrefour (sí, con K, en Bilbao todo se eskribe y hasta se pronuncia con K) no saben hacer una Kutxilla (sí, también con tx, es lo que tiene Bilbao… que se eskribe y se pronuncia como nos da la gana) de batidora nutritiva. Estaba en muy mal estao (sí, estao… ¡dejad de sorprenderos ya, ke voy a tener que explikar kada palabra!). Ya íbamos a pasar a los abrelatas como nueva dieta para el bebé y ahora tenemos ke volver a las grapas y a los biberones de hierro fundido porke nuestro Asiertxo ha cogido miedo. ¿Y ahora ké hacemos con todas las bujías de kotxe ke habíamos komprado? ¡No podemos tirarlas! ¡Ke estamos en krisis! Pero más ke el koste ekonómiko es el koste emocional ke le han kausado a mi pobre Asiertxo… Komo akabe kon un trastorno alimentario, ¡no sé ke va a ser de nosotros! Mi pobre hijo anoréxiko y faméliko por culpa de los franceses… Si al menos fueran de Iparralde… Pues que sepan ke no se va a kedar asi. Ez, ez, ta ez! (traducción: ¡no, no y no!)”.
Después de esto, la pobre madre rompió a llorar desconsolada. 
Más que probable futuro de Asier tras el incidente



No hay duda de que éste es un testimonio desgarrador que muestra la impotencia de esta familia que tanto se preocupa por el bienestar de su hijo. ¡Les deseamos lo mejor!

Fan de Rocky, Superman y, en definitiva, el buen cine, tanto moderno como clásico. Disfruto con un buen libro así como leyendo a Mark Waid o a Alan Moore y viendo dibujar a Alex Ross o los Romita entre otros. También disfruto con videojuegos tanto actuales como de antaño con las consolas de 8 y 16 bits y me entusiasman las series tipo sitcom o de ciencia ficción. @GigioPoloux

5 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!