La chica de la semana: Bêlit

Si existe una mujer que haya destacado en la vida de Conan el bárbaro, esa ha sido Bêlit, la que por llamarlo de alguna manera, ha sido su principal amor y se ha hecho notar sobre las otras féminas en la vida del Cimmerio: Valeria, Red Sonja (que fue chica de la semana hace poco) y Zenobia.

Creada al igual que Conan y muchos otros personajes como Solomon Kane o Kull de Atlantis por Robert E. Howard para la revista Weird Tales, apareció por primera vez en Mayo de 1934 en un relato titulado “La Reina de la Costa Negra”. Dicho relato tuvo tal relevancia que fue el primero en contar con una portada ilustrada, pese a que su dibujante Margaret Brundage no atinara demasiado.

Después de aquello, la editorial mejicana JOMA publicó semanalmente en Octubre de 1958 un cómic que constó de 5 números titulado “La reina de la Costa Negra” y que años después, se vería reeditado y mejorado hasta alcanzar 60 números entre 1965 y 1967, pese a que en esta última serie, Bêlit era una mezcla entre pirata y corsaria española debido a su indumentaria y armadura.

Posteriormente, Marvel decidió rescatarla en enero de 1976, en el número 59 de la serie “Conan El Bárbaro”, convirtiéndola así en su fiel compañera y su más profundo amor.

¿Pero quien es esta tal Bêlit de la que estamos hablando? ¿Cuales fueron sus orígenes? Es hija de Atrahasis, que era el rey de la ciudad-estado shemita de Asgalun. Desde pequeña su padre la llevó consigo en sus viajes por mar y le puso como tutor a N´Yaga, un chamán de las Islas Negras del sur. Siendo todavía joven, presenció la traición de su tío Nim Karrak, el cual dio muerte a su padre a manos de los estigios. Ella logró escapar gracias a la ayuda de su tutor, que la llevó a su antigua tribu, donde creyeron que era la hija de la diosa Derketa, debido a que guardaba una similitud física con ella.

Cuando llegó a la madurez se convirtió en una mujer de 1,85m, fuerte y largo cabello negro, que participó en el reto de iniciación como guerrero, pese a que Uzumi, el jefe de la tribu, se negaba rotundamente, lo cual le llevó a mandarle a una prueba suicida para deshacerse de ella. Bêlit logró superar dicha prueba, que consistía en robar una gema a los hombres gusano que habitaban debajo de la tierra y estos la siguieron a su tribu, llevándose a Uzumi con ellos debido a que pensaron que el se la había tragado. A partir de este momento, los hombres de su tribu se convencieron de su divinidad al haber logrado recuperar la gema, y ella decidió formar una tripulación y aventurarse a saquear los barcos hyborios que se aproximaban al sur a bordo de su nave Tigresa, que tenía el mismo nombre que la de su padre, con el fin de conseguir dinero para mantener el ejercito con el que quería asaltar Asgalun y matar a su tío, Nim Karrak.

Durante 3 años estuvo saqueando barcos sin parar, hasta que en uno de ellos conoció a Conan, de quien se enamoró fervientemente. Durante los 2 siguientes años continuaron saqueando barcos juntos, hasta que al llegar a las cercanías del río negro, por culpa de su codicia por conseguir más joyas, pereció a manos de un monstruo en las selvas de Kush, sin que Conan, enfermo, pudiera evitarlo. Después, intentando vengarla, el Cimmerio está a punto de fallecer, pero en ese instante se le aparece un espectro similar a la pirata qu

e le da las fuerzas necesarias para seguir luchando y poder salvarse, lo cual hace que recuerde las palabras que le dijo anteriormente:

“Si yo muero y tú tuvieras que luchar por tu vida, yo volvería del abismo para ayudarte.”
Y con estas profundas palabras, las cuales me robaron una lágrima en su día, se despide el aquí presente, no sin antes haceros saber que acaba de salir un tomo de la editorial Planeta que engloba todo el arco argumental de Conan y Bêlit, el cual os lo recomiendo sin ninguna duda.

¡No te vayas sin comentar!