Exam

Los que me conocen saben que tengo un gusto diferente para las películas, con esto quiero decir que me gustan todos los estilos siempre y cuando vea que hay buenas interpretaciones y sobre todo, me encantan los guiones originales y diferentes, por lo que cuando oigo a alguien decir que no ha entendido una película, la anoto en mi lista de próximos visionados para verla.

Una vez explicados mis gustos, pasamos a la reseña de hoy, una película que me recomendó la semana pasada un amigo, Exam, dirigida por el debutante Stuart Hazeldine que cumple correctamente todas mis expectativas en lo que a guión original se refiere. La película data del 2009 y pese a que no dispone de grandes medios, ni de extensos decorados, toda la trama discurre en una habitación con 8 9 personas y creedme cuando os digo que no hace falta más para crear una película que transmita al espectador la agonía y nerviosismo de los protagonistas.

La trama es bastante sencilla y simple: Los 8 mejores candidatos para el puesto en una importante empresa acaban de llegar a su examen final. Tienen 80 minutos para responder correctamente a la pregunta que se les plantea y si alguien abandona la sala, daña su hoja o intenta comunicarse con el guardia o cámaras, queda eliminado. Cuando el contador de tiempo comienza y dan la vuelta a su examen, se encontraran con una hoja en blanco y a partir de aquí, la película se llena de teorías e intentos de hallar la pregunta para poder responderla.

Pese a que el meter a un grupo de personas totalmente desconocidas entre sí sea un guión bastante utilizado últimamente(Cube, El Método), su director sabe crear un thriller con el que mantener al espectador expectante hasta el final. Pero todo hay que decirlo, los que estemos acostumbrados a este tipo de películas captaremos rápidamente el posible desenlace y aunque el final sea un poco rebuscado, habremos disfrutado de 96 minutos pegados a la pantalla.

Por otro lado, la sinopsis es muy similar a la española “El Método” (Una prueba final para un puesto de trabajo, donde nadie se conoce y están en una misma habitación casi toda la película), pero se acerca más al estilo de “Cube” sin llegar a tener ninguna escena sangrienta, lo que hará las delicias de todos los aprensivos.

En resumen, os recomiendo que la veáis si os gustan las películas diferentes y con un guión original, a la par de enrevesado.

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!