La historia de GorXarion – Capítulo 4: "La travesía" (Primera parte). "Djörgen humano"

Sin comerlo ni beberlo, GorXarion y Djörgen se encontraban en un enorme barco mercante con rumbo a alguna parte, aunque aún Djörgen no le había dejado claro cuál era exactamente su destino pues simplemente le había dicho “al otro lado del océano“. Cuando llegaron al puerto se dio cuenta por qué protegía tan férreamente la parte de atrás del carro. Le había dicho que iban a alquilar un barco para cruzar el océano pero en ningún momento se imaginaba que con el barco iba a venir en el lote toda la tripulación, incluido el capitán, oficiales,  cocineros, remeros, vigías e incluso un loro que no paraba de repetir la misma y única frase que posiblemente, el Capitán, le había enseñado: Capitán Warlock, Capitán Warlock, el terror de los 7 mares”. La primera vez hacía gracia pero cuanto más lo escuchaban más deseos tenían de retorcer el pescuezo al irritante pajarraco y usarlo como condimento para la siguiente sopa del cocinero primero del barco, el señor François Benôit, que había que reconocer que hacía unos guisos realmente exquisitos y con unas simples patatas y unos peces espada, era capaz de hacer unos manjares que dejaba la ambrosía de los dioses a la altura de la mierda que dejaba el loro por toda la cubierta.

Por si fuera poco, el barco, era de un tamaño colosal. Con 450 metros de eslora ni más ni menos y un velamen con bordados en oro que hacía que el brillo del sol se quedara pobre al lado del resplandor que emitía el velamen. El caso es que lo que le había costado era meter la mano bajo el carro y sacar un par de monedas de oro que en cuanto el Capitán Warlock las vio se le hizo el culo aguardiente y lo habría aceptado incluso si como condición tuviera que chupar el culo a todos y cada uno de los miembros de la tripulación. ¡Por eso protegía y ocultaba con tanto ahínco lo que llevaba bajo la tela que cubría la parte de atrás del carro! ¿Pero, cómo es posible que dos simples monedas de oro tuvieran tanto valor? GorXarion no lo entendía, pero no era lo que más le preocupaba. Antes de que los asaltantes les salieran al paso, estaban en medio de una conversación y necesitaba respuestas que aún no había obtenido porque con tanto ajetreo en el puerto y en el barco mientras zarpaban, subían la mercancía con la que comerciaban al barco, se situaban en los camarotes, una cosa y otra, no había tenido ni un momento para retomar la conversación, así que ahora que habían terminado de comer y la modorra les daba un momento de calma y de sosiego, decidió retomar la conversación:

– ¿Teníamos algo pendiente, no?- Lo siento, no eres mi tipo – contestó Djörgen.
“En ocasiones GorXarion detestaba el humor de Djörgen en ciertos momentos en los que él, personalmente, lo consideraba fuera de lugar”.
– Muy gracioso, pero necesito que retomemos la conversación. Aún apenas te conozco y quiero saber quién eres realmente.
– Dudo mucho que quieras saber quién soy realmente, pero aún así, te contaré todo. Primeramente, te encontré por pura casualidad. No andaba buscándote a ti sino a Gilles pero seguí tu rastro, lo cual no fue difícil con la cantidad de cadáveres que dejastéis entre Gilles y tú y me vi en la obligación de tratar de ayudarte y darte un nuevo hogar más acorde a tu nueva condición.
– ¿Buscabas a Gilles? ¿Sabías dónde estaba? ¿Y por qué te viste en la obligación de tratar de ayudarme si no me conocías de nada?
– Bueno, ahora viene cuando me avergüenzo de todo lo que te voy a contar… La verdad es que sabía dónde estaba Gilles porque fuimos siguiendo al vampiro que atacó a tu pueblo. Sabíamos que estaba en DarkVille City pero me había enterado que también había estado en La Vaguada que es donde reside mi familia, mi familia original, no la actual, la licántropa… así que desobedecí a Gilles y a la orden licántropa la cual dice como ya te comenté que había que renunciar a tu vida pasada, y fui para intentar conocer cuál era el estado de mi hermana y mi madre, si estaban a salvo, si las había convertido esa sucia bestia o si habían muerto, lo cual esta última opción sería mejor aún que la conversión.

Djörgen, un tipo duro y frío, tuvo que tragar saliva para proseguir. Parecía que un nudo en la garganta le impedía seguir hablando”.

– Te escucho, Djörgen. ¿Qué fue de tu familia?
– Ni la más remota idea. Cuando llegué a nuestra… su… casa, no había absolutamente nadie. Espero que pudieran huir a tiempo.
– Eso espero yo también – dijo GorXarion tratando de animarle, aunque cuando le conoció jamás pensó que tuviera que animar a una persona como Djörgen. Parecía tan insensible, pero parece ser que el dicho de “las apariencias engañan”, se hacía sumamente acertado en este caso -.
– Cuando llegué y vi a Gilles muerto me sentí sumamente mal. Si hubiera estado allí con él tú seguirías siendo humano y él seguiría vivo; por eso cuando vi que toda la horda de vampiros había sido abatida, supuse que alguien más debió haber participado en esa masacre por lo que cuando te encontré me vi en la obligación de tratar de ayudar a quien fue el último converso del gran Gilles Garnier. Es lo mínimo que debo hacer para lograr mi redención por todo el mal que he causado con mi mal proceder. Con lo que hice, el vampiro logró convertir a muchos humanos inocentes y, bueno, murió nuestro rey. Por todo ello, ya te digo que no soy el mejor compañero de viaje que puedas llegar a tener…
– Yo no lo creo… podías habértelo reservado. Además la culpabilidad y el remordimiento de conciencia muestra que sigues siendo humano.
– Eso no sé si es bueno. En muchas ocasiones, los humanos suelen ser peores que los lobos.

En ese momento Djörgen veía cómo GorXarion tenía la vista fija en un punto del horizonte y trataba de decir algo:

– ¿Qué… qué… qué… qué es eso?

Djörgen miró hacia atrás y visualizó la enorme bestia marina que había dejado totalmente estupefacto a GorXarion.

– Eso es un maldito kraken. ¡Ya hemos llegado!

Fan de Rocky, Superman y, en definitiva, el buen cine, tanto moderno como clásico. Disfruto con un buen libro así como leyendo a Mark Waid o a Alan Moore y viendo dibujar a Alex Ross o los Romita entre otros. También disfruto con videojuegos tanto actuales como de antaño con las consolas de 8 y 16 bits y me entusiasman las series tipo sitcom o de ciencia ficción. @GigioPoloux

1 Comentario

  1. En este nuevo capítulo, que será el primero de una serie mientras se encuentren en el barco, he hecho un pequeño guiño a uno de nuestros mejores lectores y seguidores, Capitán Harlock, poniendo al capitán del barco un nombre similar al nick de nuestro querido seguidor. Te lo dedico, Capitán Harlock!

¡No te vayas sin comentar!