El Círculo de Lovecraft: El origen de los Mitos (Parte I)

Son muchos los que han leído libros, visto películas, jugado a juegos o escuchado referencias sobre los Mitos de Cthulhu. Incluso es posible que estas historias aparezcan en composiciones musicales. Pero, ¿de dónde surgen los Mitos de Cthulhu? El Círculo de Lovecraft fue el responsable.
El Círculo de Lovecraft toma su nombre de Howard Philips Lovecraft, escritor estadounidense que lideró un grupo de literatos de género fantástico que crearon un universo repleto de criaturas imaginarias y fabulosas.
El Círculo nació del contacto que comenzaron a tener una serie de autores con Lovecraft. Para ello utilizaron un medio de comunicación innovador para su época, un primer esbozo de lo que, en el futuro, se denominaría foro o chat. Este grupo de escritores se adelantó tanto en el tiempo en lo que a relaciones sociales se refiere, que establecieron una metodología de comunicación epistolar muy semejante a las redes sociales que actualmente conocemos. De hecho, no tenían un “Nick” o “Avatar”, pero firmaban sus cartas y se referían entre ellos a través de pseudónimos. Con este sistema, el grupo comenzó a utilizar las ideas que surgían y a compartir conceptos y personajes para sus diferentes narraciones. El resultado fue un mundo fantástico creado de un modo fantástico.
En la correspondencia que circulaba entre los miembros del círculo se pueden encontrar despedidas como las siguientes:”Suyo, por el signo de Gnar, Abdul Al Hazred”, “Suyo, por el ritual gris de Khif, EchPiEl” o “Suyo, por el pilar de Pnatb, El Sumo Sacerdote EchPiEl”. Estas expresiones explican en gran medida la gran estructura del universo de los mitos, ya que sus creadores, a través de sus cartas poco a poco comenzaron, en cierto modo, a formar parte personalmente de todo ese mundo imaginario.
El Círculo de Lovecraft era distinguido por sus publicaciones en la revista Weird Tales, en la cual se dieron a conocer muchos autores como H.P. Lovecraft o Robert E. Howard. Eran numerosos los componentes de esta peculiar agrupación, ya que gradualmente se fueron uniendo adeptos que participaron en la creación de los Mitos.
El Círculo se empieza a dibujar en la primera mitad del siglo XX, influenciado literariamente por el romanticismo del siglo XIX e, históricamente, por la Primera Guerra Mundial. Los acontecimientos que rodearon este período dieron lugar a una generación de autores allegados al horror y testigos una vertiginosa evolución científica y tecnológica. Sin duda, estos elementos fueron clave en el desarrollo de la temática de las narraciones, que tratan temas tan evasivos como los oníricos, tan avanzados como los mundos extraterrestres o las dimensiones alternativas o tan aterradores como los seres monstruosos. Todos con un mismo punto en común: lo desconocido, aquello que no se puede ver ni tocar pero que se percibe como horrible.
Los primeros autores en tomar contacto fueron unos jóvenes escritores, casi todos estadounidenses, con una misma motivación por el género fantástico. Cada uno de ellos, en sus comunicaciones epistolares, contaba con un pseudónimo con el cual firmaban sus cartas y, a veces, sus relatos. Entre ellos se encontraban:



Howard Philips Lovecraft. Pseudónimo/Nick: Abdul Al Hazred, Luveh-Kerapf o Sumo Sacerdote EchPiEl
Frank Belknap Long. Pseudónimo/Nick: Belknapius
Donald Wandrei. Pseudónimo/Nick: Melmoth.
August Derleth. Pseudónimo/Nick: Conde d´Erlette.
Clark Ashton Smith. Pseudónimo/Nick: Klarkash-Ton
Virgil Finlay. Pseudónimo/Nick: Monstruo Ligriv










Robert E. Howard. Pseudónimo/Nick: Bob dos pistolas
Robert Bloch. Pseudónimo/Nick: Bho-Blok
El Círculo, con el paso del tiempo, se fue ampliando y algunos literatos del género fantástico colaboraron en la creación de los Mitos. Entre ellos se encontraban escritores tales como: Arthur Machen, Henry Kuttner, Lord Dunsany, Robert William Chambers, Algernon Henry Blackwood, Hazell Helad o Ambrose Bierce, entre otros.
E, incluso, posteriormente, se han seguido alimentando los Mitos por autores tales como Ramsey Campbell o Neil Gaiman.
Es innegable la aportación literaria que concedió el Círculo de Lovecraft en general y Howard Philips Lovecraft en particular. Lo que estos autores no imaginaban es que su legado alcanzaría el cine, los videojuegos y la música. El Círculo no sólo instauró un entorno, sino que elaboró toda una estética que, hasta el momento, ha sido imposible de duplicar. Los Mitos de Cthulhu dieron un giro al concepto de lo fantástico, a través de una nueva concepción del horror. Pero quizá la característica más relevante fue la capacidad de crear un universo propio, un mundo, tal vez, al que era necesario a veces acudir para escapar de este.

Escrito por P. Borrego

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!