El Círculo de Lovecraft: El origen de los Mitos (Parte II)

La mayor aportación literaria que surgió del Círculo de Lovecraft fueron Los Mitos de Cthulhu. Los Mitos son una serie de historias y narraciones que, bajo la temática de lo fantástico, se desarrollan en lugares distintivos y cuentan con personajes y criaturas quiméricas.

El universo de los Mitos está perfectamente confeccionado: tiene sus carreteras, sus caminos, sus ciudades, sus libros propios, sus escuelas, sus universidades y sus hospitales. En él habitan mujeres, hombres, niños, perros, profundos, primigenios y criaturas alienígenas. Pero no hay ningún relato que describa en profundidad cada uno de estos elementos, sino que son conformados a través de las distintas narraciones del Círculo de Lovecraft. Cuando un autor creaba una ciudad, un personaje o un libro, éste era utilizado por los otros en diferentes historias. Y así fue como nació gradualmente todo un cosmos con su naturaleza y características propias.
Ciudades míticas
El Círculo de Lovecraft confeccionó un universo con sus propias ciudades, muchas de ellas inspiradas en localidades reales que sus creadores conocían o que habían visitado. La mayor parte de estos territorios son lugares normales, en los que habitan personas (supuestamente) normales y que cuentan con sus propios edificios, paisajes y costumbres. Estas ciudades imaginarias sirvieron de escenario para el desarrollo de las diversas tramas fantásticas de las narraciones de los mitos.

Típica casa colonial en Salem, Nueva Inglaterra
Uno de los puntos geográficos recurrentes de los Mitos en general, y de Lovecraft en particular, es la ciudad ficticia de Arkham, tan correctamente recreada que muchos lectores acudieron a mapas para determinar su ubicación. Situada, supuestamente, cerca de Boston, Arkham es el estereotipo de ciudad de Nueva Inglaterra. Sus casas se suceden monótonas, con serenidad, en una sincronía tan perfecta que aterra.
Muchos se han valido de mapas falsos como éste para llegar a Arkham.
Lovecraft: Principal fuente del turismo de Nueva Inglaterra.
Un edificio muy representativo de Arkham es la Universidad Miskatonic, en la que estudiaron grandes personalidades (todas ellas imaginarias).Uno de los aspectos destacables de esta universidad es su interés por lo desconocido, de manera que muchos de sus integrantes eran investigadores, exploradores y aventureros. Este centro de estudios posee, como toda universidad que se precie, una biblioteca, la cual tiene la peculiaridad de contener obras muy sugestivas para los curiosos, como manuscritos perdidos, textos inéditos y trascripciones en lenguas arcanas.

Otro punto de interés turístico de la localidad es la Sociedad Histórica de Arkham, una especie de club social que frecuentan los habitantes más representativos de la ciudad y que se dedica al estudio de la región.

Si continuamos con el recorrido por la localidad de Arkham no se puede dejar de visitar, como no podía ser de otra forma, el Hospital Psiquiátrico de la zona (Arkham Sanitarium). Se trata de un edificio representativo en el que han terminado sus días muchos de los personajes de las narraciones del Círculo. Y no es para menos, ya que quien se sumerge en el universo mítico no suele regresar muy cuerdo.

Arkham Sanitarium
Los habitantes de Arkham, además de estudiar en la universidad, ir a los clubs sociales y visitar el manicomio, suelen pasar su tiempo libre leyendo la publicación periódica Arkham Advertiser, un popular noticiero de alta categoría, muy demandado entre su público.
De este modo transcurre la vida, los acontecimientos y los días para los habitantes de Arkham, construidos y destruidos bajo los designios del destino que dictó la pluma de un grupo de escritores.
Además de Arkham, otra de las ciudades míticas fue Innsmouth. Creada por Lovecraft en su relato Celephais en 1922, Innsmouth es la recreación ficticia de la ciudad Newburyport, ubicada en el Condado de Essex. Se trata de una localidad pesquera, antiguamente un centro industrial, pero venido a menos a lo largo del tiempo. Su relevancia en los Mitos se debe a que es la sede de la “Orden Esotérica de Dagon”. Esta ciudad aparece en otros relatos como La sombra sobre Innsmouth. Posteriormente, esta región dejó su huella en videojuegos (Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth), juegos de mesa (Arkham Horror) o en relatos de autores como Neil Gaiman.
Newburyport, ciudad que inspiró la creación de Innsmouth
Otro lugar de referencia en las narraciones del Círculo es Dunwich. Inspirada en las poblaciones rurales de Nueva Inglaterra, y junto al rio Miskanotic, aparece por primera vez en el relato de Arthur Machen The terror, en 1917, y fue utilizada posteriormente por Lovecraft en El horror de Dunwich.
Recreación ilustrada de Dunwich
También cabe destacar la ciudad de Kingsport. Lovecraft se inspiró para su creación en la ciudad real de Marblehead. Emplazada, supuestamente, al sur de Arkham, aparece por primera vez en The terrible Old Man en 1921. También podemos encontrarla en El caso de Charles Dexter Ward o The Festival, relatos de Lovecraft de 1927 y 1923, respectivamente.
Marblehead, ciudad que inspiró la creación de Kingsport
A pesar de que existen otros territorios creados para los Mitos, estos son los escenarios más representativos en la obre del Círculo. Estas ciudades fueron tan vívidamente recreadas, tan realmente caracterizadas, que, a su manera particular, cobraron vida. Y no fueron pocos los seguidores del Círculo y los lectores de los Mitos que las han buscado. Obviamente, sin ningún tipo de éxito. Porque las ciudades míticas no se hayan en los mapas, únicamente en la imaginación.
Libros míticos
Previamente, se ha mencionado la biblioteca de la Universidad Miskatonic, que contenía toda clase de libros misteriosos y rarezas manuscritas. Este lugar, de hecho, es de interés porque contiene obras literarias que los mismos autores del círculo crearon para sus relatos. La recreación de todo un movimiento literario dentro de otro movimiento literario resulta en sí una genialidad. Y, efectivamente, los libros que aparecen en los Mitos son tan importantes que cobran vida como personajes en sí. Leyendas dentro de leyendas.

Quizás el más conocido de estos libros, sin duda, sea el Necronomicón. Su primera aparición fue en The hound (1922), relato escrito por Lovecraft. Este manuscrito no se trata únicamente de un elemento literario. Su importancia fue tan grande dentro del universo de los Mitos que puede considerarse como un personaje-libro, ya que tiene toda una historia propia, con su contexto y con sus entornos particulares. Supuestamente, el Necronomicón fue escrito en Damasco en el año 738 por Abdul Al Azred, un árabe medio loco que había servido a Yog Sothoth y a Cthulhu. Posteriormente dicho libro, cuyo título en árabe era “Kitab Al-Azif”,  fue traducido al griego y al latín, y contiene misterios de los Mitos.
Obviamente, el Necronomicón nunca fue escrito, sino que es un elemento recurrente dentro de la mitología de los relatos del Círculo. Lo curioso del Neconomicón es que su historia y su contenido no se narran en un solo relato, es decir, no existe una historia que se titule “El Necronomicón”. Para conocer este elemento es necesario haber profundizado en las distintas narraciones que conforman los Mitos. A pesar de ello, el manuscrito se ha constituido como uno de los personajes más conocidos popularmente en el género fantástico. Sobre él se han hecho películas, videojuegos, relatos, canciones y juegos. Incluso su trascendencia ha rebasado los límites de la ficción instaurándose como una leyenda urbana. Son muchos los que conocen el nombre del Necronomicón, pero que desconocen a sus creadores.

Aunque el Necronomicón nunca ha sido escrito, algunos lo hemos visto en las estanterías de populares centros comerciales, como recursos editoriales de escasa originalidad que tratan de vender un contenido de dudosa calidad bajo el rimbombante nombre de un popular libro de ficción.

No obstante, mucha gente ha llegado a creer en la existencia real del manuscrito. August Derleth relata, en un divertido artículo, como algunos lectores engañados empezaron a publicar anuncios solicitándolo en las revistas más serias y respetables de literatura. Posteriormente, como manifestación del sentido del humor de estos autores, el Necronomicón comenzó a aparecer en la sección de ofertas de la prensa y en catálogos de librero. Derleth cita el siguiente anuncio, aparecido en 1962 en el Antiquariam Bookman: “Al Azred, Abdul. Necronomicon. España, 1647. Encuadernado en piel algo arañada descolorida, por lo demás buen estado. Numerosísimos grabaditos en madera, signos y símbolos místicos. Parece tratado (en latín) de magia ceremonial. Ex libris. Sello en guardas indica procede Biblioteca Universidad Miskatonic. Mejor postor.” Incluso ha aparecido en los ficheros de la Universidad de California, ficha seguramente elaborada por algún estudiante o profesor fanático del tema, y que fue masivamente solicitada por alumnos y maestros.
BL 430
A 47
B
Alhazred, Abdul ————– Aprox. 738 DC
NECRONOMICON (Al Azif) de Abdul
Alhazred. Traducido del griego
Por Olaus Wormius (Olao Worm)
xiii, 760 pags., grabados madera,
enc. tablas, tam. fol. (62 cm)
(Toledo), 1647
Derleth afirmó que esta ficha “es deliciosamente pausible, ya que la sección BL 430 de la biblioteca está dedicada a las religiones primitivas, y la letra B corresponde a un armario cerrado donde se guardan libros que no deben ser ojeados por cualquiera”.

Falso Necronomicón que se puede encontrar en las estanterías de algún centro comercial
Otra curiosidad sobre el Necronomicón es que, en París, en la librería “La Mandragore”, especializada en literatura fantástica, hay colgada en la pared una lista de libros raros muy solicitados en la que, en primer lugar, se encuentra el título “El Necronomicón”.

Otro falso Necronomicón, esta vez de bolsillo, que posiblemente
contenga recetas de cocina de Txumari

Dicho esto, cabe señalar que, una de las leyendas que circula sobre el libro es que su lectura provoca la locura debido a los contenidos míticos del mismo, que son impenetrables para el ser humano. Por ello, no se comprende la razón por la que es tan solicitado, ya que se trata de un comportamiento totalmente absurdo que roza lo masoquista o lo suicida.

Y siguen las copias falsas… Aprovechándose de los seguidores más ingénuos
En los mitos ha habido muchas ediciones del Necronomicón, aunque supuestamente en la actualidad sólo se conservarían cinco: uno en el British Museum, otro en la Biblioteca Nacional de Francia, otro en la universidad de Harvard, otro en la Universidad de Buenos Aires y, el último, como no, en la Universidad Miskatonic. Como curiosidad, la edición de Miskatonic fue publicada en España en el siglo XVII.
Otros libros importantes que formaron parte de la literatura de los Mitos fueron El libro de Eibon (creado por Clark Ashton Smith), el Libro de Iod (de Henry Kuttner), Cultes des Goules (Robert Bloch), los Manuscritos Pnakoticos (F. Paul Wilson), Revelations of Glaaki (Ramsey Campbell), De Vermis Mysteriis (Robert Bloch) o Unaussprechlichen Kulten (Robert E. Howard), aunque la lista es mucho más extensa.

Supuesta recreación del libro “De Vermis Mysteriis”

Resulta fascinante la idea de que las ciudades y los libros de los Mitos hayan sido, por muchos, tomados como ciertos. Esto no sólo denota la influencia que tuvo el Círculo de Lovecraft en la literatura en general y en la cultura en particular, si no el hecho de que los Mitos de Cthulhu, con el paso del tiempo, se han convertido realmente en mitos populares.
Escrito por P. Borrego

5 Comentarios

  1. Excelente! Solo una curiosidad Innsmouth es un juego de palabras (a los anglosajones les encanta) si te fijas es la contracción de "inside" cuya forma normal es Inn y mouth significa boca. "Dentro de la boca" una alusión más a los ambientes opresivos y rurales.

¡No te vayas sin comentar!