Spider-Man: La Serie Animada

Corría el año 1994, cuando en las televisiones privadas ponían dibujos los sábados y domingos por las mañanas. Uno de los que más marcaron la diferencia fue Spider-Man cuyas ironías y aventuras hacía las delicias de los que en aquellas fechas eramos algo más jóvenes y además no teníamos que ver a los personajes de cómic convertidos en niñatos con acné y superpoderes, sino en personas adultas que aceptaban la realidad (a veces mejor y otras peor de las cosas) como en la vida misma.

“Anda, cierra que ya estamos todos”
Esta serie es un importante repaso a la vida y milagros de “nuestro amigo y vecino, Spider-Man“, obviamente tomándose sus licencias pero aún así hacía las delicias del respetable.
Constó de 5 temporadas, en total 65 capítulos, que en aquella época parecían una eternidad y los más importante al no tener internet no sabías cuál sería el siguiente.
La serie empieza nada más y nada menos con el mismo villano que lleva su reboot y además contaba con más de un secuaz.
Todas los fines de semana aparecía algún villano reconocible como podía ser Craven el Cazador, los capítulos que hablan de la formación del Escorpión están casi clavados del cómic, demostrándose la maldad del Sr Jameson con tal de conseguir una exclusiva.
Esto no es más que el principio, ya que aparecen la mayoría de personajes del Universo Marvel, desde el célebre Kingpin (esta vez no como gangster sino como “respetable empresario y sus matones “hight tech”, Cabeza de Martillo hace su aparición también como un gangster de los de antes.
Un capitulo que sin duda fue memorable fue el de la aparición de los Seis Siniestros, con licencia por supuesto, en los que el Rey del Crimen (Kingpin) une al Doctor Octopus, Misterio, Rhino, Camaleón, Escorpión y Shocker para acabar con el “trepamuros” que a su vez está teniendo una crisis y empiezan a fallarle los poderes justo en ese momento.
La serie va como dicen en la ópera “in crescendo” y repasa los momentos más cruciales como la locura de Harry Osbourne (en el cómic era gracias a las drogas de diseño) y terminando con una versión libre de las Guerras Secretas en la que al final aparecen las 7 versiones de Spider-Man del mismo número de universos que pretenden ser destruidos por una octava en la que Peter Parker está poseído por Masacre, pretendiendo destruir todos los universos.
Tras esta peripecia llega un final agridulce, agrio por la despedida y dulce porque al final podía ir a descansar junto a Mary Jane, algo que le había un largo conflicto para Spiderman el cuál le había costado más de un disgusto puesto que no tenía sus capacidades al cien por cien.
Aunque la animación sea antigua, esta serie marcó y marca la diferencia entre un héroe adulto y otro que todavía no ha aceptado su lugar en la vida, tan de moda últimamente.

Escrito por José Carlos Cabra

Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

¡No te vayas sin comentar!