Una visita al club nocturno de David Lynch

¿Apetece tomarse algo en un lugar fuera de lo común? Vayamos entonces de visita al club privado que tiene David Lynch en Paris, inspirado en el “Club Silencio” de su película Mulholland Drive.

El pasado martes se inaguró en Paris “Club Silencio”, de David Lynch, que cuenta con una decoración muy al estilo del director, y ambientada en sus películas. Parece ser que Lynch ha tenido en cuenta todos los detalles para recrear un entorno que refleje su propia personalidad. Las decoración recuerda a los años 50, y en los cuartos de baño es posible secarse las manos con toallas negras.
Aunque no es probable encontrarse con un enano bailarín, un indio espectral o un manco que hable con galimatías, con suerte podemos cruzarnos con Marilyn Manson, el hombre elefante o con Chris Isaak y su extraño acompañante Kevin. En este local se sirven todo tipo de bebidas propias de un club nocturno, aunque seguro que guardan algún batido de chocolate para cuando Lynch venga de visita.
La ubicación de este local tampoco es fruto de la casualidad. Se sitúa en el número 142 de la Rue de Montmartre, lugar expresamente escogido por el director. En este edificio supuestamente , Zola imprimió en su sótano J´accuse! y se enterraron los restos de Moliere. Es evidente que el local no carece de excentricidades.
Usted puede hacerse socio de este club por el módico abono anual de 780€ (1.500€ para el pase premium), aunque los no residentes en Francia y los menores de 30 años apenas tendrán que aportar la cantidad de 420€. Se lo quitan de las manos…
“¡Qué me lo quitan de las manos, oiga…!”

¡No te vayas sin comentar!