MT: El hombre de los seis millones de dólares

El hombre de los seis millones de dólares, popularmente conocido en los recreos como El hombre biónico, nos alegró los juegos a muchos niños que pertenecimos a una generación en la que seis millones de dólares era realmente mucho dinero. Si os acordáis de este vídeo, tendremos la misma edad aproximadamente:

Basada en la novela Cyborg de Martin Caidin, se trató de una serie bastante larga, pues dio lugar a cien capítulos emitidos en EEUU entre 1973 y 1978. Aquí, como ocurría con otras cosas, llegó algunos años más tarde. Los lectores hispanoamericanos lo recordaréis como El hombre nuclear.
La serie no tenía desperdicio. Trataba de un astronauta y piloto, Steve Austin, que tenía un accidente y perdía sus piernas, un brazo y un ojo. Para recuperar su cuerpo le hicieron implantes biónicos, que costaron un total de seis millones de dólares. De ahí el nombre de El hombre de los seis millones de dólares o El hombre biónico. Como el gobierno invirtió mucho dinero, Steve Austin tuvo que amortizar toda la inversión trabajando para ellos como agente especial. Con su ojo biónico y sus grandes saltos (wing wing wing) nos hizo felices a muchos, que jugábamos a ser seres biónicos que rompíamos muros.
Teniendo en cuenta que, para la operación, utilizaron una tecnología de spectrum, los resultados fueron buenos. Un  tributo muy valorado era el ojo biónico de este hombre, que se parece a las cámaras digitales. Otra de las cosas que más gustaba era ver al hombre biónico corriendo a gran velocidad, aunque siempre lo veíamos a cámara lenta. Pero daba igual, lo fantástico reside en la imaginación.
six-million-dollar-man-banner
El hombre biónico tenía una novia que, en el futuro, fue La mujer biónica en un spin off. Pero esto es otra máquina del tiempo…
Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!