No Tengas Miedo a la Oscuridad

Nos encontramos ante un remake de una película que se hizo para televisión en 1973, pero… pese a que hayan pasado 38 años, además de en los efectos, no ha innovado en mucho más. La película ha sido dirigida por el dibujante de cómics Troy Nixey y ha sido escrita por Matthew Robbins junto a Guillermo del Toro, y pese a contar con estos nombres como base, podríamos decir que se puede catalogar como “otra más” de su género.

En ella, nos cuentan como un agente inmobiliario (Guy Pearce) se muda junto a su novia (Katie Holmes) e hija, Sally (Bailee Madison), a una antigua casa, para remodelarla y venderla posteriormente. El dueño de dicha mansión desapareció sin dejar rastro, aunque los espectadores sabrán desde primera instancia lo que le ocurrió, ya que se ve nada más iniciar la película.

 Con este telón de fondo de corte misterioso, nos van contando como Sally no acepta a su nueva madrastra y en dicho proceso, empiezan a suceder “extraños” fenómenos en la casa (rotura de vestidos, desaparición de objetos,…), cuya culpa caerá sobre la niña, aunque ésta, admite que los causantes son unos seres misteriosos que habitan debajo de la casa.

No vamos a explayarnos mucho más en lo que a sinopsis se refiere, ya que terminaríamos por desvelar el total de la trama, pero lo que si que vamos a decir, es que todas las escenas que van sucediendo, están llenas de clichés del género, por lo que apenas sorprenderán al espectador, salvo dos o tres “sustos” puntuales.

En el film, se intenta crear una atmósfera de terror psicológico ante la impotencia de la niña por demostrar y afianzar su credibilidad, por lo que podríamos decir, que las mejores escenas de la película son interpretadas por las joven Ballee Madison, quien sí que logra trasmitir al espectador el sentimiento de impotencia y terror que está sufriendo.

Por otro lado, pese a que en la película aparecen más actores, podríamos decir que salvo Guy Pearce y Katie Holmes, el resto apenas tienen demasiada intervención. El trabajo de estos dos es correcto, ya que sinceramente, se encuentran encasillados en dos protagonistas que no pueden explayarse excesivamente, debido al corte de sus papeles a interpretar. De hecho, el papel secundario principal, que recae sobre Holmes, podríamos decir que tiene algo más de fuerza, la cual sabe trasmitir correctamente pero sin llegar a ser un “papelón” como se diría vulgarmente.

Por último, los efectos especiales son bastante buenos, mostrándonos unas criaturas con un aspecto a caballo entre un Gremlin y un murciélago, que están dotadas de gran maldad para poder llevar a  cabo sus fechorías.

Personalmente he de decir que pasé un buen rato viendo el film y disfruté de él, aunque no logró colmar las expectativas que tenía desde que vi los tráilers, ya que como suele ocurrir, las principales o mejores escenas, ya las había visto en estos. Por lo que si os apetece ver una película para pasar el rato con una pequeña dosis de terror, sabiendo desde el primer momento, que no va a ser terrorífica y que está llena de clichés del género, podéis verla sin problemas.

4 Comentarios

  1. ¿Qué le pasa al señor Del Toro? ¿Y qué le pasa a las producciones del género estadounidenses últimamente? Más de los mismo: mucho ruido y pocas nueces.Lenta, aburrida y, en definitiva, mediocre. Y eso que ni siquiera es una idea original. Lo único que asusta: la presencia de la señorita Holmes. Eso sí, no decepciona a los espectadores porque hace la misma actuación nefasta de siempre.

  2. Ojo a los que no hayan visto la película porque para contestar a Noemi tengo que decir algún spoiler:

    Se supone que debajo de la mansión hay unas cuevas en las que vive esta raza de seres desde hace muchísimos años, a donde llevan a los que raptan. Hasta ahora han jugado con el hecho de que nadie los conocía o no querían hablar de ellos, pero se supone que a partir de terminar la peli y saber que existen, con destrozar esas cuevas se termina con dichos seres… Aunque claro, si hacen esto desde el principio, no habría película, jajaja

¡No te vayas sin comentar!