Toshiro Mifune: El lobo samurái

El nombre de Obi Wan Kenobi nos evocará eternamente la cara de Alec Guinness. Sin embargo, en la mente de George Lucas, cuando el anciano caballero Jedi encuentra a Luke Skywalker en el desierto, tras la capucha, había otro rostro:
Por su genio y su carácter, a Toshiro Mifune se le empezó a conocer como “El lobo”
Toshiro Mifune fue el inspirador del personaje de Obi Wan Kenobi y, de hecho, protagonizó una de las películas que contribuyeron a que Star Wars naciese: La fortaleza escondida. El pasado sábado se cumplieron 14 años del fallecimiento de una de las estrellas más importantes del cine japonés del siglo XX. Su contribución al género fantástico y de aventuras es indiscutible.
Actualmente, Toshiro Mifune es considerado un grande entre los actores del cine en general y del séptimo arte japonés en particular. Pero este señor no quería ser actor. Mifune estudió fotografía. Tras la Segunda Guerra Mundial comenzó a trabajar en el estudio Toho Productions, donde tenía amigos que le facilitaron el ingreso. Algunos actores de esta compañía formaron su propia productora, sufriendo Toho Productions una gran carencia de intérpretes. Los amigos de Mifune, sin el conocimiento ni consentimiento de éste, mandaron su currículum para los puestos de interpretación que habían quedado vacantes. De este modo, Mifune es llamado una mañana para un puesto de trabajo que él suponía que estaba relacionado con la fotografía o la cámara. Cuando el jurado de la audición le pidió que interpretase, Mifune se enfadó muchísimo, y comenzó a proferir diversos y variopintos improperios que impresionaron enormemente al tribunal. Cuando le pidieron que lo repitiese, Mifune se enfadó más todavía y, antes de abandonar la audición, ya tenía trabajo. Ante esta ruidosa situación, una trabajadora de la compañía avisó a uno de los directores que se encontraba en un plató cercano, para que fuese a ver la actuación del desconocido aspirante a actor. Lo que encontró fue un hombre tambaleándose por el plató en una frenética furia. Posteriormente, el director afirmó que había sido el espectáculo más aterrador que había visto en su vida, como una bestia furiosa intentando escapar de un cepo. Tras su actuación, Mifune se sentó exhausto y dirigió una ominosa mirada al jurado. Dicho director quedó fascinado, y ya comenzó a fraguarse en su mente la que fue una de las relaciones director-actor más fructíferas del cine japonés. Este director no era otro que Akira Kurosawa.
“Soy una persona raramente impresionada por los actores,
pero en el caso de Mifune quedé totalmente abrumado”

Akira Kurosawa
Toshiro Mifune nace en China en 1920, durante la ocupación japonesa, de padres japoneses. Desde temprana edad comenzó a trabajar en la tienda de fotografía de su padre, ocupación que le haría fijar sus miras en sus estudios futuros. A la edad de 19 años viaja a Japón para enrolarse en la aviación del Ejercito Imperial Japonés, formando parte de la unidad de fotografía aérea. Bajo las curiosas circunstancias ya comentadas, Mifune entra en el mundo del cine y protagoniza su primera película a la edad de 27 años: Ginrei no hate. Tras rodar Shin baka jidai [Zen] y Shin baka jidai [Go]  el mismo año, Mifune protagoniza El ángel ebrio (1948), su primer trabajo con el maestro Kurosawa. A partir de este momento, Toshiro Mifune pasa a convertirse en el actor fetiche de Akira Kurosawa, rodando un total de 16 películas conjuntamente.
El ángel ebrio (1948)
La fortaleza escondida (Akira Kurosawa, 1958) es quizás el punto de inflexión que unió el cine de aventuras y fantástico de Oriente y Occidente. Esta obra inspiró a George Lucas para el guión de Star Wars: una princesa, escoltada por un héroe y dos acompañantes cómicos, y un gran éjercito del que deben esconderse hasta llegar a terreno seguro. De hecho, es indudable que la estética samurái y oriental está muy presente en la franquicia Star Wars: sables laser como sofisticadas katanas, honorables códigos de conducta, un villano con estética de armadura samurái (kabuto incluido)… De hecho, Lucas creó el papel de Obi Wan Kenobi para Toshiro Mifune, pero el actor japonés estaba implicado en otros proyectos y la productora se empeñó en que el personaje lo interpretase un actor occidental. Lucas y Francis Ford Coppola fueron dos enamorados del maestro Kurosawa, de ahí la fijación de George Lucas por Mifune.
La fortaleza escondida (1958): el primer esbozo de Star Wars
Durante las audiciones de Toho Productions, Mifune se enamora de la actriz Sachiko Yoshimine, que provenía de una buena casa de Tokio, y le propone matrimonio. La familia de Sachiko se oponía a la unión, ya que consideraban a Mifune como un extranjero, por no ser budista y haber nacido en Manchuria. Además, la profesión de actor no era considerada apta ni compatible para un buen padre de familia. Ante esta negativa y triste situación, el director Senkichi Taniguchi, junto con Akira Kurosawa, intercedieron a favor del joven, hablando con la familia y dándole buenas referencias del prometido. Así, Mifune contrae matrimonio con Sachiko en 1950 y, nueve meses más tarde, dan la bienvenida a su primogénito, Shiro. El matrimonio estuvo unido hasta el año 1995, fecha en la que Sachiko murió, habiendo tenido un total de tres hijos.
Los canallas duermen en paz (1960)
Toshiro Mifune ha tenido numerosos registros interpretativos, pasando por el drama hasta la comedia. El punto sobresaliente de este actor es el carácter rudo y la fuerza que imprimía a cada uno de sus personajes, características que lo hicieron uno de los actores más importantes de su época en Japón y, quizás, uno de los más conocidos en occidente. Mifune tenía un carácter testarudo, y siempre se implicaba en cada uno de sus papeles. De este modo, interpretó a personajes hispanos, como es el caso de Animas Trujano (El hombre importante), en la que representaba el papel de un indio nativo oaxaqueño. A pesar de que la productora insistió en que fuese doblado, el actor se empeñó en hablar en español, aprendiéndose muchos de los diálogos fonéticamente. No obstante, aunque parte del rodaje tiene la voz de Mifune, otros fragmentos fueron doblados. Algo similar ocurrió en 1966, durante el rodaje de Grand Prix. Mifune aprendió fonéticamente todo el guión en inglés, aunque finalmente fue doblado. Sin embargo, en 1971, el actor sabía suficiente inglés como para rodar en versión original su papel en Sol Rojo.
Animas Trujano (El hombre importante) (1962). Mifune puede ser hispano  si se lo propone.
Mifune fue un actor con una gran capacidad emotiva. Akira Korosawa afirmaba que Mifune era capaz de expresar en un metro de celuloide emociones que a otros actores les llevaría diez metros. En 1965, tras el rodaje de Barbaroja, la relación de Toshiro Mifune con Akira Kurosawa comenzó a deteriorarse. Barbaroja fue una producción que tardó dos años en rodarse, y que obligaba a su actor protagonista, Toshiro Mifune, a no afeitarse durante el trabajo. Esto ocasionó un parón en la carrera del actor y numerosos problemas económicos. Barbaroja fue la última película que actor y director rodaron juntos.
Barbaroja (1965)
A Mifune se le conoce principalmente por sus papeles de samuráis, en los cuales interpreta a guerreros caballerosos como Miyamoto Musashi (Samurai, Samurai 2 y Samurai 3), generales astutos como Rokurota Makabe (La Fortaleza Escondida), aventureros como Sanjuro (Yojimbo, Sanjuro), ronins rudos y cómicos como Kikuchiyo (Los siete samurais)… Su contribución al teatro quedó patente con su papel de Taketoki Washizu en Trono de Sangre (1957), adaptación feudal japonesa de Macbeth. La actuación de Mifune en Yojimbo inspiró a Clint Eastwood y Bruce Willis en las respectivas versiones que se hicieron en Occidente de esa película (Por un puñado de dólares y El último hombre).
Yojimbo (1961): el comienzo del western.
Sin embargo, Mifune no siempre vistió ropajes de samurái. Fue un novato y astuto policía (Perro rabioso), una especie de hombre de negocios (El infierno del odio), un vengador que inspiró a Tarantino (Los canallas duermen en paz), un carismático pendenciero (El idiota), galán y actor (Escándalo)… Mifune, además, vistió bata de hospital en El ángel ebrio, Duelo silencioso y Barbaroja, donde interpretaba a un abnegado médico. A lo largo de su carrera la variedad de sus papeles fue tan grande como la calidad de su interpretación. En Occidente se dio a conocer por su aparición en la serie Shogun, en la que encarnó el papel del Shogun Yoshi Toranaga. Aunque tuvo un gran éxito en Estados Unidos, esta producción no fue muy bien acogida en Japón, ya que la veracidad histórica no era exacta y no daba una buena imagen del período feudal japonés (tratándose de una producción de Estados Unidos, ¿qué esperaban?). La participación de Mifune en Shogun lo distanció aún más de Akira Kurosawa, el cual no aprobó esta intervención.
Shogun (1980): Mifune en tecnicolor
Cuando se dio a conocer en Hollywood, Mifune se presentó a la audición de Karate Kid (1984), para el papel del Señor Miyagui. La productora quedó tan impactada por su interpretación que lo rechazó, puesto que era demasiado severo y aterrador.
Si el Señor Miyagui hubiese sido este otro señor, la película hubiese cambiado un poco.
A principios de los años 90 Toshiro Mifune comienza a padecer problemas de salud que lo llevan a retirarse casi totalmente de la vida pública y de su actividad laboral, para dedicarse a los cuidados de su esposa Sachiko, que padecía cáncer de páncreas. En 1993, Mifune acude al funeral de su amigo y director Ishiro Honda. Allí se rencuentra con Kurosawa, terminando así con una enemistad que había durado casi tres décadas. En 1995 Sachiko fallece, provocando un rápido deterioro físico y mental en Mifune, que murió dos años después de un fallo multiorgánico en Tokio.
Toshiro Mifune rodó casi doscientas películas a lo largo de su carrera, dando una nueva perspectiva al personaje del samurái tópico del celuloide. El actor puso cara a los personajes más sorprendentes y enigmáticos del séptimo arte en general y del cine japonés en particular. Sin duda, es y seguirá siendo un inmortal de la gran pantalla.
Escrito por P. Borrego
Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

3 Comentarios

  1. Gran artista de su género, inimitable e inspirador de decenas de personajes y películas. Dudo yo mucho que exista alguna vez un actor que sepa ponerle a la actuación de un samurai todo ese honor que imprimía en el habla, al actuar o en esos movimientos con la katana.

  2. Excelente artículo, es difícil describir la fuerza actoral de Toshiro Mifune. No sabía de su existencia hasta hace algunos meses y la verdad es que ha hecho que me enamore de las películas de samurais y del cine de Kurosawa. Uno de los grandes, y desde ya, uno de mis favoritos.

  3. Fascinante actor,quede muy impresionado con la caracterización en la película mexicana. animas trujano. Me gusto mucho los 7 samurais.,que inspiro a la película de 7 hombres y un destino.

¡No te vayas sin comentar!