Claudio Simonetti: El compositor del miedo

Hace algunas semanas presentábamos como artista invitado a Dario Argento, El Señor del Giallo. Por ello, no podemos dejar de mencionar a uno de sus compañeros de trabajo más fieles. Señores, con ustedes, más señores: Claudio Simonetti, el compositor del miedo.
La música del miedo no es orquestal, no es clásica, no es cotidiana. Es angustiante, incongrua y perturbada. No se trata de composiciones armónicas con saltos de platillo que acompañan al repullo, sino de sonidos dementes inseparables del hilo argumental de las obras que viste.
Claudio Simonetti es el responsable de haber compuesto la banda sonora de las obras más representativas del giallo. Este género tiene un carácter particularmente macabro, y la música, como es obvio, tiene parte de la culpa.
Aunque parezcan un sucedáneo de los Beatles, ellos hacían rock progresivo: Goblin
Claudio Simonetti nació en Sao Paulo (Brasil) en 1952. Aunque su familia era de origen italiano, vivió su infancia en Brasil debido a las condiciones laborales de su padre, que trabajaba como músico en la televisión brasileña. Su carrera musical comienza como teclista en el grupo de rock progresivo Cherry Five, que posteriormente cambió su nombre a Goblin. Su primera toma de contacto con Dario Argento fue en 1975, cuando Globin compuso la música para Rojo Oscuro, que tiene el mérito de haber sido la Banda Sonora Original más vendida a lo largo de la historia de una película de terror. Curiosamente, la banda sonora de esta película fue encargada a otro compositor, Gaslini, pero Argento discutió sobre el resultado final, y el músico abandonó el proyecto. De este modo, Dario Argento se puso a trabajar mano a mano con Simoneti para dar lugar a uno de los trabajos más terroríficos en cuanto a lo musical se refiere.
Dario Argento quedó tan satisfecho con el resultado que volvió a trabajar con Goblin para la película Suspiria. A partir de este momento, y bajo el precedente de Rojo Oscuro, el giallo en general y la obra de Argento en particular tendrán su propio sello musical, caracterizado por piezas que definen perfectamente lo que la película quiere comunicar: locura, angustia y, sobre todo, mucho miedo. Es toda una proeza de valentía estar sólo de noche, a oscuras y escuchando la banda sonora de una de estas películas. ¿Alguien se atreve a hacer la prueba?:
Uno de los inconvenientes de la música de Simonetti es que puede provocar nefastos
efectos sugestivos e irreversibles como puede ser la distensión abdominal y sus
nefastas consecuencias.
En 1978 Goblin participó en la banda sonora del popular largometraje Zombie (Dawn of the dead), del maestro George A. Romero. Simonetti y Argento fueron los encargados del tema principal, que aún hoy sigue sonando. La música de Simonetti resalta lo demencial de este largometraje. Muchas obras de Romero, que actualmente pueden pecar del mal envejecer, no pasaron de la Serie B por una mala elección musical. Es el caso de The Crazies. Zombie tuvo mejor suerte.
Simonetti y Argento
Éste fue el último gran éxito de Goblin ya que, en 1979, el grupo se disolvió. El motivo de la ruptura no fueron los conflictos internos, sino una cuestión de Marketing. Las productoras les comunicaron que su música no era comercial, por lo que no tuvieron más remedio que trabajar por separado. Paradójicamente, 33 años después, Goblin se ha convertido en un grupo musical de culto. A partir de este momento, Simonetti comienza a trabajar casi en exclusiva con Dario Argento en películas como Ténebre (1982), Phenomena (1985), Opera (1987), Insomnio (2004), El jugador (2004)…
Tema principal de Phenomena. Cuidado, no confundir con “Queen Of The Dark Horizons “ de
Rhapsody, un grupo de heavy metal que, como buenos italianos, toman inspiración de
los grandes maestros nacionales.

Rhapsody: Goblin inspiró a grupos como el de estos señores (heavy metal brutal total)

En 1999 Claudio Simonetti funda un nuevo grupo: Daemonia. En su primer disco, Dario Argento Tribute, realiza una revisión de los antiguos éxitos de Goblin que aparecían en las películas de Argento. Con esta banda, Simonetti ha seguido trabajando en el cine, como en el caso de La terza madre (2007), también con Argento.

“Mater Lacrimarum”, composición de Daemonia con la colaboración de Dani Filth, 
cantante del grupo de black metal Cradle of Filth (¡ese Dani Filth!: Metal brutal total)
La genialidad de Simonetti y sus logrados resultados con respecto a las bandas sonoras radica en su modo de trabajo. Trata cada composición de manera individual, creada y elaborada exclusivamente para cada película. De este modo, una vez que está finalizado el largometraje, lo revisa junto al director, decidiendo entre ambos qué tipo de efecto se quiere lograr, como un pintor con su modelo. El propio Simonetti confiesa que admira a otros compositores como John Carpenter, John Williams o Jerry Goldsmith. De hecho, el propio Carpenter se inspiró en Goblin para la composición del mundialmente conocido tema de Halloween.
Su último trabajo ha sido para la producción italiana Bloodline. Actualmente está elaborando la banda sonora de la próxima película de Dario Argento, Dracula 3D, que se encuentra en período de post-producción y se estrenará en 2012.
Así pues, y para finalizar, qué mejor modo de despedir a Simonetti, el hombre que supo destilar el miedo y hacerlo música, que con una sinfonía de clausura, de su propia cosecha. Que la disfrutéis.

Escrito por P. Borrego

Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

1 Comentario

  1. Excelente artículo!! Música personal (y no en serie) perfectamente reconocible, no solo suena sino que transmite. La música en Zombi (Dawn of the Dead, versión europea e incluso llego a Japón, Argento dixit) es perfectamente recocible al igual que la de Rosso Profundo, hace años que la ví y sin embargo al escucharla la he recocido al instante.

¡No te vayas sin comentar!