Superman: Legado

Cuando una historia ha tenido tanto éxito y tantos seguidores durante tantos años hay que mantenerla. Sin embargo, Mark Waid, el autor del cómic del que hoy vamos a hablar y autor también de obras de arte como la ya mencionada Kingdom Come junto a Alex Ross, creyó oportuno mantener la esencia del Hombre de Acero, pero aportando detalles que hicieron de esta historia de Superman, la que bajo mi punto de vista es una de las 5 mejores que he leído hasta ahora del héroe kriptoniano.

El caso es que a Waid se le había pedido que renovase y reimaginase el origen de Superman para los lectores actuales, es decir, no querían que se inventaran a un nuevo superhéroe sino que cogiendo la base que crearon Jerry Siegel y Joe Shuster y manteniendo detalles de escritores posteriores y con la ayuda del dibujante filipino Leinil Yu, que el mismo Waid solicitó, consiguió darle una vuelta de tuerca más al personaje más emblemático de DC. Os advierto que a continuación puede haber algún spoiler pero trataré de no dar detalles clave de la trama y mucho menos de su desenlace.

Kriptón reimaginado por Leinil Yu

La historia inicial vuelve a mostrarnos lo que ya conocemos cuando los progenitores de Kal-El deciden salvar a su hijo de la muerte en vista de la catástrofe que le está a punto de sobrevenir al planeta, enviándole en una nave a un destino donde pueda crecer con seguridad. Sin embargo, incluso en este punto que todos conocemos notamos ciertos cambios pues Yu consigue plasmar un Kriptón mucho más avanzado y renovado tecnológicamente e incluso sus indumentarias son más propias de una civilización tan avanzada y dista mucho de lo que habíamos visto en otras historias.

Sin embargo, la parte interesante comienza cuando un Clark Kent post universitario comienza a tener dudas y se empieza a hacer preguntas sobre su origen, puesto que los datos que le aportan el cohete y un aparato que estaba en el interior del mismo son escasos y las cuestiones que se suscitan en alguien que se siente y que de de hecho es diferente son cada vez más numerosas además de que todos los mensajes que recibe del exterior son cada vez más claros pues todo indica que no pertenece a ese lugar.

Kobe Asuru, logró influir en gran medida en Clark

Por tanto, con la intención de encontrarse a sí mismo y tratar de averiguar algo más sobre sus orígenes comienza a recorrer mundo en un viaje que acaba llevándole al África Occidental donde conoce Kobe Asuru, líder de una tribu oprimida que su valentía y determinación acaban influyendo de tal forma en Clark hasta el punto de decidir hacer una vida normal como Clark Kent, un serio, distraído y patoso periodista a la vez que usa sus dones para hacer el bien con un traje que su madre adoptiva, Martha Kent le confecciona. Sin embargo, la auténtica personalidad de Clark o, al menos la más afín a la realidad es la del hombre con el traje azul y rojo y no la del periodista del traje, las gafas y el sombrero. Con esta última indumentaria y personalidad es donde debe actuar para procurar no ser reconocido por lo que en este cómic más que en ninguno se ve claramente que el disfraz lo lleva, sobre todo, haciendo su papel de periodista del Planet.

Llegados a este punto es cuando tiene que tratar de engañar a todos sus compañeros del periódico y otros para que no lo identifiquen o asocien con el superhéroe al que  llaman Superman y el caso es que lo consigue pero, el problema es que a pesar de que en un principio tiene una excelente acogida, su archienemigo, Lex Luthor, consigue jugar con la percepción de las personas para que acaben viéndolo como una amenaza alien en lugar de como un amigo, salvador y aliado.

Lex pondrá a Superman de muy mal humor

Es digno de destacar que durante esta historia se ven ciertos flashbacks en donde un adolescente Clark es el único amigo de un antisocial y falto de afecto, Lex y nos recuerda un poco a la historia que se ve en la serie Smallville, donde dos amigos acaban enfrentándose y convirtiéndose en enemigos íntimos. Gracias a estos flasbacks y a su vuelta a la actualidad, se podrá ver el desapego del hombre más inteligente del mundo, Lex Luthor, hacia la humanidad en general, cuando tras varios años y tras reencontrarse con Clark, no es capaz de recordar al supuesto único amigo de su infancia.

El caso es que Lex le pone las cosas muy difíciles a Superman pues su feroz campaña en contra del kriptoniano está a punto de darle resultado e incluso llega a ponerle contra las cuerdas en más de una ocasión, no solo por llegar a ponerle a la sociedad en su contra con las dudas que ha suscitado sobre él, sino porque también le descubre y, de hecho, sufre en sus propias carnes la única debilidad que tiene el kriptoniano.

Aún así, resulta interesante que finalmente, gracias a Lex, Clark logra despejar algunas de sus dudas sobre su origen y todo desemboca en un final ampliamente satisfactorio.

Por tanto, os insto y animo a todos a que, si tenéis opción, os hagáis con este cómic y leáis esta historia repleta de acción con un cuidadísimo guion y unas espectaculares imágenes que harán las delicias de todos.

Fan de Rocky, Superman y, en definitiva, el buen cine, tanto moderno como clásico. Disfruto con un buen libro así como leyendo a Mark Waid o a Alan Moore y viendo dibujar a Alex Ross o los Romita entre otros. También disfruto con videojuegos tanto actuales como de antaño con las consolas de 8 y 16 bits y me entusiasman las series tipo sitcom o de ciencia ficción. @GigioPoloux

¡No te vayas sin comentar!