EL Videoclub: Gattaca

Hoy en viernes, día de estrenos. Si nos acercamos al cine podremos ver entre otras la nueva película de Liam Nesson “Infierno Blanco”, “Young Adult” o “Viaje al Centro de la Tierra 2: La Isla Misteriosa”. Pero como ya sabéis que en “La Casa de El” nos gusta haceros recomendaciones cinematográficas cada semana, en esta ocasión os proponemos un clásico de la ciencia ficción de esos que hacen que disfrutes de un día en casa con unas buenas palomitas. En esta ocasión nos gustaría hablaros de una película que nos trasladará a un futuro donde nuestro destino está marcado de ante mano, donde la sociedad se concibe en laboratorios que eliminan cualquier imperfección natural, y donde un hombre “imperfecto” luchara para hacer realidad sus sueños.


Gattaca es una película estrenada en 1997, escrita y dirigida por Andrew Niccol y protagonizada por Ethan Hawke, Uma Thurman y Jude Law, la cual se puede decir sin temor a exagerar que fue una de esas películas que surgen en el género de la ciencia ficción cada cierto tiempo y que, aunque pasó bastante desapercibida para la crítica y el público en general en su época, marca un antes y un después en este género. La obra de Niccol puede recordarnos mucho al tema central de la novela de Aldous Huxley, “Un mundo feliz”, donde vemos una sociedad utópica lograda a través de la genética y los avances de la tecnología tal y como ocurre en la cinta del director Neozelandes. No obstante Gattaca se centra más en la lucha de su protagonista, Vincent, por alcanzar sus metas y luchar contra una sociedad que es cada vez más fría y perfeccionista. Pero examinemos mucho más de cerca la sinopsis de esta película.

Antonio y Marie Freeman son un matrimonio convencional que decide tener un hijo al modo convencional, cosa que en la época que nos encontramos de la historia ha dejado de ser la tónica habitual, siendo ahora lo más natural acudir a clínicas donde, a través de los medios más avanzados, podemos seleccionar como queremos que sea nuestro hijo/a, desde el color de la piel, los ojos, el pelo, eliminar enfermedades hereditarias etc. Vincent (Ethan Hawke) no vino al mundo así, y eso fue su perdición desde el mismo día que vino al mundo, más aún cuando, a los pocos instantes de nacer, ya se le diagnostico una enfermedad cardíaca que podría terminar con su vida en el momento menos pensado, además de otras enfermedades que marcan su destino automaticamente

Como el espectador puede intuir a estas alturas, sólo aquellos dotados de los mejores genes podrán alcanzar las cotas más altas de esta nueva sociedad, un nuevo elitismo que ya no lo marca el color de la sangre, la piel o el dinero. Ahora existen solo dos clases, los aptos y los no aptos. Los Freeman deciden tener entonces otro hijo, esta vez “por métodos naturales y lógicos”, es decir, a la carta. Al poco tiempo después nacerá Anton, un niño perfecto del que sus padres se sienten orgullosos. Sin embargo Niccol centra el tema de su película en la ya mencionada lucha de Vincent por conseguir alcanzar lo que más desea en este mundo, que es ir al espacio. En esta época de la historia, los viajes espaciales y las misiones a otros planetas son algo frecuente, pero solo al alcance de los aptos genéticamente. Es por ello que Vincent decide marcharse de casa y buscar la manera de hacer realidad su sueño. Sin embargo no será fácil, ya que a todas las entrevistas a las que acude, a pesar de ser uno de los hombres más inteligentes y cualificados, se le deniega la posibilidad de acceder al trabajo solo por sus genes imperfectos. Es aquí donde nos encontramos con la otra cara de la moneda.

Jerome Morow (Jude Law) tenía todo lo necesario para triunfar en la vida. Sin embargo, al quedar invalido, no importa que sus genes sean los más perfectos del mundo, ya que no podrá volver a practicar la natación, del que fue medalla de plata cuando aún podía caminar, mostrándonos como a pesar de poder decidir como seras en la vida, es imposible adivinar que nos deparará esta. De esta manera, Jerome decide ayudar a Vincent regalándole su identidad, a cambio de cuidar de el y rellenar su vida, la cual es casi inexistente desde el accidente. Tras unos cuantos cambios, entre los que se incluyen arreglar la miopía o ganar 5 cm de altura con un procedimiento que solo podemos intuir y que parece muy doloroso, Vincent se convierte en Jerome y Jerome se convierte en Vincent. Tras conseguir entrar en Gattaca, un centro de investigación y misiones espaciales, nuestro protagonista debe pasar cada mañana por un proceso de purificación y eliminación de tejido muerto (pelo, piel etc) y debe llevar al trabajo muestras del Jerome original, tales como sangre y orina para los análisis cuidadosamente escondidos, pelo y piel para dejar en su puesto de trabajo por si en algún momento hubiera una inspección sorpresa etc. Durante un tiempo todo parece ir como la seda, llegando los dos protagonistas a entablar una buena amistad. En el trabajo Vincent conocerá a Irene Cassini (Uma Thruman) de la que se enamorará y con la que tendrá que tener mucho cuidado si no quiere que su secreto salga a la luz. Sin embargo, un asesinato en Gattaca y un descuido de Vincent hará que la policía sospeche de que alguien dentro de la empresa puede ser el responsable, lo que crea una situación de tensión constante de la que nuestro protagonista tendrá que salir, a solo una semana de marcharse de misión a Titan.

La película es una mezcla perfecta de thriller futurista con una historia de superación ante las normas establecidas, donde un hombre puede demostrar que a pesar de lo que dicta la sociedad, con lucha y perseverancia podemos llegar a donde nos propongamos. Una excelente obra que ningún buen amante del cine de ciencia ficción debe dejar de ver, con unas interpretaciones sobresalientes y una banda sonora digna de un Oscar y de la que os dejamos un fragmento.

Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

¡No te vayas sin comentar!