Juego de Tronos LCG

Con la segunda temporada de “Juego de Tronos” a punto de estrenarse el próximo 1 de abril, y esperando como agua de mayo la salida del quinto libro de la saga, “Danza de Dragones”, hoy nos gustaría hablaros de “Juego de Tronos LCG”, un juego de cartas coleccionables con un sistema de juego parecido a “Magic” o “El señor de los Anillos” y que puede ser realmente adictivo y divertido, tanto si sois fans de la saga original como si no conocéis nada de la historia.


Como muchos de vosotros ya sabréis, en el mundo de “Canción de Hielo y Fuego” existen diferentes casas y familias, cada una con sus propios intereses, alianzas y rivalidades. El juego consiste en dominar a tus adversarios y ganar contadores de poder para tu casa, pudiendo aliarte con otras familias en caso de ser necesario en algunos modos de juego. El primero en ganar 15 contadores de poder (unas pequeñas fichas azules con una corona impresa) gana la partida. Dicho así suena bastante fácil, pero los que ya tenéis experiencia en este tipo de juegos de cartas coleccionables, sabréis que la cosa puede llegar a complicarse bastante. En la caja básica (como la que tenéis en la siguiente fotografía) tenéis cuatro mazos diferentes, cada uno de una casa (Baratheon, Stark, Lannister y Targaryen), contadores de poder, “dragones de oro” (monedas que sirven para reclutar, pagar el coste de un personaje, objetos, tierras etc), un tablero y pequeñas figuras (una mano de hierro, un libro, una bolsa de oro etc) con las que complicar un poco el juego una vez que sabemos jugar a la perfección.

Esto en cuanto a la caja de juego básica. Como ya hemos dicho anteriormente, “Juego de Tronos LCG” es un juego de cartas coleccionables, por lo que van saliendo expansiones cada ciertos meses con los que poder hacer nuevos mazos, bien desde cero o bien combinando los básicos con cartas que nos toquen en las expansiones y que hagan más fuerte nuestro mazo o mejoren nuestra estrategia de combate, muy importante en este juego. Cada mazo consta de diferentes tipos de cartas, pero tenemos que diferenciar entre el mazo de trama y el mazo normal, con personajes, tierras y objetos. El mazo de trama consta de 7 cartas, las cuales se jugarán al principio de cada ronda y nos aportaran nuestra reserva de oro para ese turno, nuestra iniciativa (quien empieza antes) y nuestro valor de conquista, es decir, lo que ganamos en esa partida, dependiendo del reto o retos que juguemos en nuestro turno. El mazo normal consta de diferentes tipos de cartas, siendo las principales las cartas de personajes, los objetos, que te dan bonificaciones a la fuerza y la defensa así como otras ventajas, las tierras, que nos sumaran oro a la reserva, puntos de influencia o, al igual que los objetos, nos darán diferentes bonificaciones, y las cartas de eventos, las cuales son muy importantes ya que pueden echar por tierra la estrategia de nuestros adversarios si sabemos jugarlas bien.

Carta de Trama, con nuestro oro, iniciativa y valor de conquista
Carta de objeto, reconocible por la cota de malla en el título

Una partida suele durar de media (con 2 jugadores) unos 40 o 50 minutos, si ya sabéis jugar y tenéis las reglas más o menos claras. Al principio cuesta algo adaptarte a las reglas, ya que las instrucciones dejan ciertas dudas sobre algunas cosas básicas, pero una vez que se entiende bien todo va como la seda. El juego comienza con 7 cartas cada jugador, y seleccionando una carta de trama según la estrategia que tenemos pensada para comenzar el juego. Al mostrarlas, el jugador con el valor de iniciativa más alto comienza a jugar, seguido, en caso de ser más de dos, de la persona que tenga al lado siguiendo las agujas del reloj. La siguiente fase es la de robo, donde robamos dos cartas del mazo, seguida de la fase de reclutamiento, donde ya entra en juego el oro que hayamos ganado con la carta de trama. Cada personaje, objeto o tierra tiene un coste para poder ponerla en juego (lo podéis ver al lado del nombre). Deberemos pagar con nuestro oro dicho coste si queremos ponerla en la mesa, aunque muchas veces es conveniente ahorrar algunas monedas para más tarde. Una vez terminada la fase de reclutamiento, con todos los personajes sobre la mesa, llega la hora de los retos.

Como podéis ver, la carta tiene un valor dentro de un escudo (en este caso 1) el cual simboliza la fuerza y la defensa de ese personaje. Justo debajo podéis ver tres símbolos, uno rojo (simboliza reto militar) uno verde con un ojo (reto de intriga) y uno azul con una corona (reto de poder). En nuestro turno podemos hacer un reto de cada, hacer solo dos o uno (uno militar, uno militar y otro de poder etc), dependiendo de lo que consideremos conveniente en cada caso, pero en ningún momento podremos hacer dos veces el mismo reto en un turno, salvo que nuestra carta de trama nos de esa ventaja. El objetivo de los retos militares es matar cartas en juego de tu adversario, el del reto de intriga, descartar cartas al azar de la mano de tu adversario y el de poder, arrebatar contadores de poder de la casa de tu adversario. Cuando utilizamos cartas de personajes para atacar, debemos girar la carta (lo que en el juego se conoce como arrodillar la carta), lo que simboliza que hasta el próximo turno no puede volver a usarse. No todos los personajes tienen los tres símbolos de retos, por lo que es conveniente tener en la mesa contra más personajes mejor, ya que no podremos defendernos de un reto (de poder por ejemplo) si no tenemos cartas con el símbolo correspondiente.

Al finalizar la fase de reto viene la fase de dominación, en la que sumamos la fuerza de todos los personajes que quedan en pie más un punto por cada dragón de oro que nos quede en nuestra reserva (por eso decíamos antes que a veces es interesante ahorrar dragones pensando en esta fase). El que gana la fase de dominación coge un contador de poder para su casa. Después de esto vienen la fase de puesta en pie (levantar las cartas arrodilladas) y por último la fase de impuestos, devolviendo las monedas que nos quedaran en nuestra reserva al tablero. Tras todo esto, volvemos a elegir carta de trama y vuelta a empezar.

El juego, como ya os comentaba al principio, es muy divertido y adictivo, más aún si tenemos algunas expansiones y mejoramos nuestros mazos con personajes y estrategias a nuestra elección. Si sois fans de la saga de libros de George R.R. Martin, no podéis perderos este apasionante juego de conquista con el que pasareis muy buenos ratos.

Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

¡No te vayas sin comentar!