Mass Effect: Ópera espacial de la buena

A menos de un mes para el cierre de la trilogía de Bioware, en La Casa De El hemos decidido hacer un pequeño repaso de la que ha sido una de las sagas más ambiciosas y con mejor aceptación de la presente (y quizá agonizante como se empeñan en señalar los rumores) actual generación. Como cualquier historia, empezaremos pues por el principio, Mass Effect, aparecido en Xbox360 y Pc.

En el juego nos encontramos en el año 2183. Treinta años antes la humanidad descubrió en Marte un silo de tecnología avanzada de una especie extraterrestre aparentemente extinta, los proteanos, hecho que cambió a la humanidad, ya no solo a nivel técnico sino también existencial: ya no estábamos solos en el universo.

Gracias a esa tecnología se descubrió que Caronte, una de las lunas de Plutón, era en realidad un relé espacial que mediante un efecto de masa (energía oscura) se conectaba con otros relés situados en otros puntos de la Via Láctea. En uno de los primeros viajes la humanidad se encontró con la primera especie extraterrestre viva, los turianos, provocando un incidente que después seria llamado de manera pretenciosa por la humanidad “La guerra del primer contacto”.

Una vez aclarado el incidente y firmada la paz, la humanidad pasó a formar parte del Espacio de la Ciudadela, una alianza entre las distintas razas que habitan la galaxia. Dicho organismo está regido por un consejo formado por un representante de cada una de las tres especies más influyentes, los ya citados turianos, las asaris y los salarianos.

Hay muchas otras especies en el juego con aparentemente menos peso político o económico, como pueden ser los krogan, los quarianos, los volus o los geth, pero descubrir mas sobre ellos es uno de los pequeños placeres que el juego te brinda, por lo que no entraremos en detalles. Basta con decir que nosotros controlamos al (o a la) comandante Shepard de la Alianza de Sistemas Humanos en una galaxia en la que cada especie tiene sus propios intereses, ignorando de momento que una amenaza externa les obligará a aparcar sus diferencias si quieren sobrevivir.

La mecánica del juego es sencilla y adictiva. Más cercano a un juego de rol que uno de acción, dispondremos de armas, armaduras, habilidades que se aprenden mediante experiencia y subidas de niveles, así como muchos diálogos en los que decidiremos el desarrollo de la aventura con buenas o malas acciones, como tan de moda son en la actual generación de consolas, aunque los jugadores de Pc estén más que acostumbrados. Dichas acciones no son superficiales, pues afectarán incluso a la vida de personajes secundarios e incluso nuestro propio equipo. Dichas decisiones, además, serán importadas a sus secuelas transfiriendo la partida guardada, disfrutando así de un argumento consistente a lo largo de la trilogía.

Nos encontramos ante un juego soberbio en casi todos sus apartados, no solo argumentalmente. La música acompaña perfectamente cada momento, la jugabilidad es correcta y su apartado artístico brilla en cada uno de los detalles que inundan el juego. Gráficamente sólido, quizá su único fallo sean los tirones que sufre sobretodo en escenas con mucha carga como son tiroteos o cambios de escenarios (en los que a veces nos encontraremos con texturas sin cargar) y sobretodo sus constantes tiempos de carga, a veces explícitos con una ventana que nos lo indicia, u otras veces disimulados con aperturas de puertas eternas o ascensores muy lentos.

Sin embargo tan solo puede catalogarse de molestia, y en ningún caso empaña el resultado final, uno de los mejores juegos que se han creado para esta generación. En mi opinión personal me hubiera gustado un doblaje al castellano, aunque con la duda de que si no se hubiera realizado un trabajo correcto (algo difícil, aunque no imposible, en este país) el resultado hubiera sido muy negativo. No hay que negar que parte de la inmersión en el juego viene de su cautivadora historia, en parte gracias a sus personajes vivos y bien interpretados en sus voces originales (interpretados por Mark Meer, Keith David o Seth Green, entre otros).

Esperamos que os haya gustado tanto la reseña como el juego en si, recordad que esperamos vuestras opiniones o experiencias controlando al Comandante Sheppard y su pelotón. Próximamente os hablaremos de la segunda entrega de la saga y del universo expandido que han creado con libros y cómics.

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

¡No te vayas sin comentar!