EL Videoclub: Destino Oculto (The adjustment bureau)

Hoy es viernes, día de estrenos. Si nos acercamos al cine podremos ver al fin la esperada Chronicle, el thriller de acción Indomable o la romántica Una aventura extraordinaria. Sin embargo, si preferís quedaros en casa en plan “sofá, peli y manta” con vuestra pareja os recomendamos la película “Destino Oculto (The Adjustment Bureau)”, película de ciencia-ficción/romántica basada en un relato de Philip K. Dick.

Aceptemos por un momento que existe un plan para todos nosotros. ¿Hasta qué punto es inescrutable? ¿Y quien se encarga de que así lo sea?

David Norris (Matt Damon) es un prometedor y joven político con aspiraciones al puesto de senador del estado de Nueva York. La noche de las elecciones conoce a una chica, Elise Sellas (Emily Blunt), y ambos se enamoran inmediatamente el uno del otro, asumiendo que es el destino. Sin embargo, al final el mismo destino los separa, o eso piensa David: pronto descubre que existe un grupo de personas que se encargan de manipular los sucesos, la gente y lo que sea necesario para que todo ocurra según “el plan”. Estas personas pertenecen al “Departamento de ajuste”, e insisten en que David y Elise no deben estar juntos… algo que ninguno de los dos parece estar dispuesto a aceptar.

Si, es una película romanticona, pero lo que la diferencia de otras es que utiliza un contexto más cercano a la fantasía o la ciencia ficción (aunque de refilón) para contarnos una historia que ya todos conocemos. Todo en la película aprueba, consiguiendo que pasemos dos horas entretenidos sin mirar el reloj ni una sola vez, y eso hoy en día es mucho, sobre todo tratándose de la primera película del director George Nofli, hasta ahora solo guionista de películas como Ocean’s Twelve o El ultimátum de Bourne. Sin embargo, lo más destacable son las actuaciones.

En una película romántica, si la química entre los actores no es lo suficientemente intensa como para resultar creíble de nada sirven los esfuerzos dedicados en la historia, la dirección o cualquier otro apartado. Se trata de un pilar fundamental en el que muchas otras no han prestado atención y que como tal han terminado fracasando. Por suerte, Matt Damon y Emily Blunt se ayudan de unos personajes interesantes para crear entre ambos una relación creíble, poderosa, que te empuja a desear un final feliz entre ambos. Por lo general todos los actores están correctos, incluso los Ajustadores, que dentro de su rígido papel se permiten momentos muy humanos en los que se les ve frustrarse e incluso dudar.

Sin embargo conforme avanza la película todo se resiente un poco al abandonar la historia original y centrarse únicamente en la relación entre ambos protagonistas. Cuando todo finaliza no puedes evitar la sensación de que se ha creado un universo y una idea muy interesante pero que no se ha sabido exprimir del todo. También puede ser criticado el final excesivamente feliz, aunque eso ya depende de los gustos de cada uno, y ahí está lo bueno también ya que un servidor disfruta enormemente de estas cosas y como tal me sentí muy satisfecho con el desenlace, no así la persona con la que la vi.

Resumiendo, tenemos ante nosotros una película romántica con toques de fantasía y ciencia ficción, perfecta para ver en pareja, con cierto parecido a El show de Truman. Quizá no sea la película mas sorprendente del mundo, pero tampoco es la mas pretenciosa y con su buen hacer consigue entretenernos mientras dura y sabe mantenernos interesados en la historia. Si os animáis a verla o si ya la habéis visto, no dudéis en comentarla con nosotros. Que tengáis un buen fin de semana.

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

2 Comentarios

  1. La ví hace poco y me encantó.Equilibrio perfecto entre ciencia ficción e intriga amorosa.Deberían hacerse más películas así.

¡No te vayas sin comentar!