J.R.R Tolkien y la carta que pudo costarle un disgusto

tolkien

Tolkien podrá parecer el típico abuelo bonachón en las fotos que acostumbramos a ver de él, pero cuando algo le molestaba sabía poner a la gente en su sitio, y en este caso no nos referimos a cualquiera, sino a Hitler y al régimen Nazi, que en 1937, cuando el famoso creador de “El Señor de los Anillos” publicaba su primera obra, anexionaba Austria e invadía Checoslovaquia, con las ya sabidas consecuencias históricas. Lo que tal vez muchos no sepáis es la reacción del escritor a una pregunta que la editorial Rütten & Loening le hizo por carta y que al interesado no le sentó demasiado bien

Reproducimos aquí la respuesta de Tolkien a la editorial que le pidió que probará que no tenia descendencia judía para así asegurarle los derechos de traducción al alemán. No tiene desperdicio.

  • Estimados señores,
  • Gracias por su carta. Lamento informarles que no tengo claro qué es lo que consideran por ario. No soy de extracción aria: eso es indo-iraní, y hasta dónde yo sé ninguno de mis ancestros hablaba hindú, persa, gitano o algún dialecto de los mismos. Pero si me preguntan si tengo origen judío, sólo puedo responder que lamento no tener ancestros en ese talentoso pueblo. Mi tatara-abuelo vino de Alemania durante el siglo dieciocho, así pues la mayor parte de mi ascendencia es pura Inglesa, y yo soy inglés -lo que debería ser suficiente. Me he acostumbrado a llevar mi apellido alemán con orgullo y continué haciéndolo durante todo el lamentable periodo de guerra, en la que serví en el Ejército Inglés. No puedo, sin embargo, dejar de decir que si estas cuestiones impertinentes e irrelevantes son importantes para la literatura, el momento en el que dejará de ser un orgullo un apellido Alemán está cercano.
  • Su consulta sin duda está realizada con el fin de cumplir con sus propias leyes, pero es impropio porque se aplican los asuntos de otro estado, y no tiene ninguna incidencia sobre los méritos de mi trabajo o de su publicación sostenible, que parece satisfacerse a sí misma sin hacer referencia a mi Abstammung (ascendencia en aleman).

La carta fue redactada en ingles, y aunque no tuvo las consecuencias que podría haber tenido de haber dado con algún editor más susceptible de la cuenta, si es verdad que “El Hobbit” no se publico en Alemania hasta 1957. Mi admiración por este hombre a subido unos pocos puestos.

Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!