ELvideoclub: Hierro 3

Hoy es viernes, día de estrenos. Si vais al cine podréis escoger entre cine patrio como Madrid 1987, cine griego como Alps o Battleship, película inspirada en el juego de mesa de “hundir la flota” a la que hemos hecho un seguimiento en nuestra web.

Sin embargo, si el día es lluvioso y os apetece mas quedaros en casa os queremos recomendar una película romántica coreana original en su propuesta y conmovedora como pocas. Hoy os queremos hablar de Hierro 3 (“Bin Jip/Hogares vacíos” en su versión original), una película coreana del año 2004 dirigida y guionizada por Kim Ki-duk.

Tae-Suk es un solitario joven que lleva una vida de indigente. De día reparte propaganda por las casas de la zona colocándolas en la puerta, para volver unos días después e instalarse en aquellas donde la propaganda sigue en su sitio, sinónimo de que la casa esta momentáneamente deshabitada.

Durante un día vive en ellas como si fuera su propia casa: se ducha, se cambia de ropa, come lo que haya en la nevera… Y a cambio de su “forzada” hospitalidad, hace la colada o arregla alguna que otra avería doméstica.

Un día se mete en una casa ostentosa en la que aparentemente no hay nadie, pero pronto encuentra a Sun-hwa, otrora una hermosa modelo pero que ahora es maltratada por un marido posesivo y sin mediar palabras ambos comprenden que son almas gemelas y deciden marcharse juntos.

Suele decirse que el género del romanticismo es poco innovador pero de vez en cuando aparecen obras como estas, que si bien en la base sigue la fórmula del género, tanto la historia principal, como sus personajes y su estilo son muy originales.

Se trata de una película mayormente muda. Los protagonistas no cruzan ni una sola palabra durante todo el film siendo los secundarios los únicos con dialogo, y que sin embargo consigue hacerse entender en todo momento gracias a las interpretaciones de los actores y un buen guión que los desarrolla perfectamente. Las reacciones de los personajes ante las distintas situaciones son acordes con la personalidad que se les supone, creando un ambiente conmovedor en el que llegas a desear que ambos tengan un final feliz.

Como punto negativo quizá podríamos señalar que conforme la película avanza se centra más en el personaje masculino, dejándote con las ganas de saber más sobre la chica, cosa que no ocurre. Sin embargo la película llega a su máximo de calidad en un final abrumador y emotivo como pocos, en el que quizá podamos sacar la moraleja de que cuando el amor es de verdad se demuestra con los actos y solo bastan dos palabras: “te amo”.

Toda una hermosa lectura del amor y la vida fantástica que nos recuerda por qué no hay que perder de vista el cine asiático. Esperemos que os guste y si es así (u opináis lo contrario), no olvidéis de comentar.

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

1 Comentario

  1. Gracias por la reseña! La vi hace tiempo ya, recomendada por un amigo, y me encantó! 😉 Pocas veces he visto expresar tanto con tan poco. Hasta el “te amo” final de la película, no me había dado cuenta de que no habían hablado nada! Pero es que no lo notas, ni echas de menos los diálogos porque los protagonistas logran transmitir perfectamente todas las emociones/intensiones.
    One of my favourites! 😉

¡No te vayas sin comentar!