Animal Man #1 (Cómic)

Continuando con mi intención de aprovechar la iniciativa de DC Comics de reiniciar (o poner a cero, mas bien, una apreciación necesaria para alguna de las historias) la mayor parte de su universo, tenía claro que tras leer Aquaman (un personaje del que nunca había leído pero que no me era desconocido) quería probar con alguien que no conociera ni de oídas. Y el personaje por el que me decanté resultó ser un desconocido incluso para muchos asiduos al universo DC.

Animal Man se trata de un personaje que debutó en las páginas de Strange Adventures en el año 1965, aunque no contaría con serie propia hasta el año 88. Durante siete años su colección gozó de gran popularidad aunque poco a poco la calidad de sus historias fue decayendo y con ello el interés del público en el personaje. Debido a la naturaleza de su poder (absorber las capacidades de los animales que se encuentren cerca) se convirtió en un icono para la lucha por la defensa de los derechos de los animales, siendo incluso el eje de varias tramas en sus historias.

Cuando empecé a leer no conocía absolutamente nada del personaje, por lo que me chocó encontrarme algo tan distinto a la idea clásica del superhéroe tradicional. Para empezar, Buddy Baker está casado y tiene dos hijos. Su historia emana un ambiente familiar y adulto que rara vez se encuentra en historias como Superman o Batman, y sin embargo conforme la lectura avanza, la sorpresa y el toque “adulto” crece más y más hasta conseguir que esos detalles parezcan nimiedades. Retirado de la lucha contra el crimen (aunque de vez en cuando echa una mano a la policía), vive de trabajo en trabajo mientras intenta lanzar su carrera como actor (casualmente interpretando a un superhéroe en horas bajas).

Lo que más suele chocar al lector es principalmente el dibujo (Travel Foreman), al que cuesta habituarse al principio pero que encuentra su manera de ser en las partes más grotescas del argumento, consiguiendo planos espectaculares como la primera aparición de El Rojo (una entidad que se revela como la causante de los poderes de Buddy), y momentos “desagradables” como el de los hipopótamos (aunque no en un mal sentido de la palabra, sino simplemente porque así debe ser para un mayor realismo de la historia y un contraste entre la naturaleza y la Putrefacción, elemento antagonista de la historia).

Una historia (Jeff Lemire) que hacia la mitad da un giro muy interesante, que no revelaremos aquí para no estropear la sorpresa, pero que se puede resumir en que la historia se aleja de lo que uno espera encontrar en un producto de DC Comics (tal vez sí en su antigua línea Vertigo), convirtiendo todo en una especie de huida en busca de la supervivencia.

La edición por parte de ECC es bastante correcta. Contiene los números del 1 al 6 de la edición americana por 13,95€, quizá algo más alejado de otras colecciones más apta para todos los públicos, pero conscientes de que el lector interesado en esta obra es de un perfil más adulto y con más poder adquisitivo, aunque la calidad en general, por suerte, tanto en papel, color y traducción es más que correcta.

No es ni mucho menos una historia compleja de seguir, ni tampoco su dibujo es lo más revolucionario o extremo que se pueda encontrar en el mundo del cómic, pero sí que se trata de una obra única y especial, recomendada para aquellos que busquen algo distinto dentro de un mercado a veces poco original.

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

¡No te vayas sin comentar!