Catwoman #1 (Cómic)

ECC nos presenta un tomo con seis números americanos. Guion de Judd Winick y dibujo de Guillem March. Su precio: 13,95€. Esto significa un desembolso considerable, pero con tan solo dos tomos habremos adquirido todo el material publicado a lo largo de un año.

En mi opinión es un material propicio para lanzar en tomo. Sus episodios se hacen realmente cortos, y esperar seis meses para ir adquiriendo mes a mes números sueltos hasta conseguir este arco argumental completo me parecería una eternidad.

Muy del aire de la Danger Girl de Scott Campbell, no nos engañemos, el principal atractivo del cómic es la chica. Guapa y voluptuosa, Guillem March ha sabido plasmarla en el papel. El estilo que utiliza es cercano al manga, sobre todo en los rostros, con personajes de grandes ojos y rasgos exagerados. A través de sus viñetas iremos conociendo a una sensual Catwoman que en este nuevo Universo sigue siendo una ladrona, al menos por el momento. Pero su nueva personalidad, violenta y vengativa supone un giro con respecto a la superheroína que conocíamos.

La atmósfera es, en su mayor parte, una nocturna Gotham City, con acertados juegos de luces y sombras y un gran trabajo con el color. La historia es sencilla de leer, bien enlazada y en la que no pierdes el hilo en ningún momento. Los autores intentan transmitir no solo con el texto, sino también con las imágenes, y nos ofrecen personajes en los que se aprecian sentimientos y emociones, tales como sorpresa, rabia, preocupación o terror. La caracterización de los personajes también es correcta, diferenciándose claramente unos de otros tanto en sus rostros como en sus cuerpos.

En el desarrollo de la aventura veremos a una Selina Kyle descubriéndose a sí misma. Es una chica muy joven, de tan solo 23 años, aventurera y amante del riesgo, pero las circunstancias vividas en esta historia la marcarán y la harán aprender el sentido de la responsabilidad. La harán madurar, replantearse su vida e ineludiblemente tendrá que cargar con un gran peso de culpa como consecuencia de sus acciones. Veremos a una mujer con sus pros y sus contras, con una conducta al menos cuestionable, y en la que nada es blanco o negro, aparte de sus trajes, claro. La veremos en problemas con la mafia, problemas con la policía y hasta problemas con algún que otro ser con superpoderes. En fin, un alma solitaria y compleja que no se llevará bien ni con los buenos ni con los malos. En un cómic dirigido a un público adulto, desde luego no es un buen ejemplo para los más pequeños.

Como invitado de lujo tendremos al hombre murciélago, quien no se limita a una aparición puntual, sino que de vez en cuando se le ve por las páginas de la colección, lo que significa que tendrá un peso importante a lo largo de la misma y será uno de sus atractivos. Con él, la relación como no puede ser de otra manera, también será compleja.

Definitivamente, un cómic que leerán más chicos que chicas. Por el momento me convence en todos sus aspectos. Quedará por ver si con el paso de los números se volverá una mera historia de acción y aventuras intrascendentes que utilice más la sensualidad de la protagonista como recurso que el argumento. En lo que a mi concierne, me ha convencido lo suficiente como para comprar el siguiente tomo, lo que significa que al menos me haré con todo el material del primer año de la nueva vida de Catwoman.

[xrr rating=5.0/5]

¡No te vayas sin comentar!