Flash #1 (Cómic)

Flash cómic

Aquí tengo que opinar en cierto modo diferente a lo que he visto en la nueva etapa de La Liga de La Justicia. En primer lugar porque tengo más material para analizar. En segundo lugar, porque lo que más destaca en esta colección es un buen guion, y el dibujo queda en un segundo plano.

Tenemos más material porque en la edición española, la historia llega en un pequeño tomo que aglutina los cuatro primeros números americanos. Su precio es de 8,95€. Esta presentación tiene el inconveniente de perder los cliffhangers al final de cada número, a no ser que tengáis el autodominio necesario para leer tan solo un número de los que contiene y dejar pasar un tiempo hasta leer el siguiente episodio. Por otra parte, tiene el beneficio de que seguramente compráis el único material de Flash que saldrá al mercado, pues en el caso de salir en grapa lo normal es que primero salga en grapa y al cabo de un determinado tiempo vuelva a salir en tomo, con el consiguiente dilema de decidir si comprarlo también.

En cuanto al contenido, sobre el dibujo debo decir que lo veo raro. Es un dibujo que en un primer momento no me entusiasmó. Al hojearlo por primera vez de hecho parece que el recopilatorio de números está dibujado por artistas diferentes, sin embargo es Francis Manapul quien se encarga de los cuatro números. Hay partes del cómic en el que se definen claramente los perfiles, mientras que en otras partes se abusa de los difuminados. Cuando te metes en la historia te das cuenta de que en realidad el uso de difuminados se utiliza para retroceder al pasado. En general es un dibujo poco detallado y en el que se aprecian errores en las anatomías y en la proporcionalidad, y las estructuras está claro que no han sido dibujadas con escuadra y cartabón. Además, no transmite bien el movimiento, en una colección en la que este detalle es especialmente importante. Hay viñetas en las que los personajes parecen figuras estáticas a pesar de estar en plena acción. Es claro el contraste con un dibujo magistral como el del primer número de la Liga de la Justicia. Allí sí que cuentan con un gran Jim Lee que transmite acción y movimiento. Lo mismo se puede decir del número uno de Batman de Greg Capullo. Y digo esto porque precisamente cada número de Flash de estos cuatro primeros salió también en Estados Unidos con una portada alternativa, y los dos mencionados artistas se encargan de dos de ellas, en las que se ve un claro contraste con las originales de Manapul. Pero claro, estamos hablando de pesos pesados de DC que han sido asignados a las colecciones principales.

Pero a pesar de todo ello, el dibujo de Manapul tiene una curiosa cualidad, que no sé hasta qué grado está meditada: cuando te pones a leerlo te deja de molestar. Es como uno de esos cuadros impresionistas que si los miras al detalle te parecen mal definidos pero que según te alejas de ellos van adquiriendo perspectiva de conjunto. Puede que el mérito de ello lo tenga el propio Manapul, pero en su faceta de guionista, pues es él mismo, junto a Brian Buccellato, quien se encarga del argumento. La cuestión es que mediante un elaborado guion te absorbe en la historia y te transmite el movimiento y la acción que el dibujo por sí solo no te da. Entre otros utiliza interesantes recursos narrativos como el de la lámina principal con una gran escena pero pequeños cuadraditos con detalles, una manera interesante de transmitir al lector las sensaciones que tiene el propio protagonista gracias a sus habilidades.

En cuanto al superhéroe y el desarrollo de la historia, el trabajo del guionista es de envergadura. La historia crea intriga y la mantiene a lo largo de todos los números. Y con el personaje se ha hecho una maravilla. A primera vista pudiera parecer un superhéroe simple, en el sentido de que sus poderes tan solo consisten en correr mucho. Sin embargo, el juego que le dan Manapul y Buccellato es tremendo, disociando entre sus poderes físicos y sus poderes mentales, unos más desarrollados que los otros, y dándole un amplísimo rango de habilidades, el cual además, dado que es un número uno, está correctamente explicado para los nuevos lectores. Flash fue, dicho sea de paso, el desencadenante del acontecimiento Flashpoint, el cual culminó con la aparición del nuevo Universo DC y del cual, ya os habló mi compañero Adrián Laguna.

En conclusión, un cómic que, si bien al abrirlo por primera vez estaba decidido a no adquirir más números, tras ponerme a leerlo le he cogido mucho más aprecio. Siempre quedará la duda de cómo habría sido este tomo si el dibujante hubiera sido un Jim Lee o un Greg Capullo, pero no se puede tener todo. Lo que me ha quedado claro es que Manapul, como guionista, está a la altura de poder haber guionizado perfectamente una de las tres colecciones principales de la nueva etapa de DC… creo que todos sabemos de las que estoy hablando.

[xrr rating=4.0/5]

¡No te vayas sin comentar!