Christopher Nolan publica su adiós a Batman

Christopher Nolan en el rodaje de The Dark Knight Rises

Desde este viernes podemos disfrutar de un libro artístico que consta de aproximadamente 300 páginas basado en la trilogía de Batman que ha llevado a cabo Christopher Nolan, el cual lleva por título “The Art of The Dark Knight Trilogy”. En dicho libro podemos encontrar un prólogo escrito por el director de los films, en donde dice adiós a la grandiosa majestuosa sublime magnifica perfecta trilogía de Batman. La carta ha sido subida por el usuario Kvz5 de SuperHeroHype y la tenéis traducida a continuación:

Alfred. Gordon. Lucius. Bruce Wayne... Nombres que han llegado a significar algo para mí. Hoy, estoy a tres semanas de decir un adiós final a estos personajes y a su mundo. Es el noveno cumpleaños de mi hijo. Él nació mientras el Tumbler era ensamblado en mi garaje con partes aleatorias de maquetas. Mucho tiempo, muchos cambios. Un cambio de sets de rodaje en el que algunos disparos o un helicóptero eran extraordinarios eventos en días de trabajo donde multitudes de extras, demoliciones de edificios o caos a miles de pies de altura se han convertido en algo familiar.

La gente me pregunta si siempre lo planeamos como una trilogía. Es como si te preguntan si has planeado crecer, casarte, tener hijos. La respuesta es complicada. Cuando David y yo comenzamos a trabajar en la historia de Bruce, coqueteábamos con lo que podría venir después, entonces regresábamos, no queríamos adelantarnos demasiado. Quería desconocer lo mismo que Bruce; quería vivirlo con él. Le dije a David y a Jonah que pusieran todo lo que sabían en cada película según las hacíamos. El reparto y el equipo entero puso todo lo que tenían en la primera película. No se quedó nada en el tintero. Construyeron una ciudad entera. Entonces Christian, Michael, Gary, Morgan, Liam y Cillian empezaron a vivir en ella. Christian se hizo con la vida de Bruce Wayne y la hizo suya. Nos metió en la mente de un icono pop y nunca dejó que nos diéramos cuenta ni por un segundo de la naturaleza caprichosa de los métodos de Bruce.

Nunca pensé que haríamos una segunda, ¿cuántas buenas secuelas hay? ¿para qué jugársela? Pero una vez supe dónde llevaríamos a Bruce, y cuando empecé a ver las visiones del antagonista, se convirtió en esencial. Volvimos a juntar al equipo y regresamos a Gotham. Había cambiado en tres años. Más grande. Más real. Más moderna. Y una nueva fuerza del caos pasaba al primer plano. El terrorífico payaso, al que dio vida Heath. No nos guardamos nada, pero hubo cosas que no pudimos hacer la primera vez, el Batsuit con cuello flexible, el rodaje con cámaras Imax. Y cosas con las que nos acobardamos, destruir el Batmobile, quemar las ansias por el dinero de un villano para mostrar las motivaciones convencionales. Tomamos la supuesta seguridad de una secuela como una licencia para echar una cana al aire y dirigirnos a los rincones más oscuros de Gotham.

Nunca pensé que haríamos una tercera, ¿hay alguna segunda secuela buena? Pero me seguía preguntando sobre el final del viaje de Bruce y, cuando David y yo lo hablmos, quería verlo por mí mismo. Habíamos llegado de nuevo a lo que estuvimos susurrando los primeros días en mi garaje. Habíamos estado haciendo una trilogía. Llamé a todo el mundo de nuevo para hacer otro tour por Gotham. Cuatro años después, todavía estaba allí. Parecía incluso algo más limpia, un poco más educada. La mansión Wayne se había reconstruido. Caras familiares regresaban, un poco más mayores, más sabias… pero no todo era lo que parecía.

Gotham se estaba pudriendo en sus cimientos. Un nuevo mal subía burbujeando. Bruce había pensado que Batman ya no era necesario, pero Bruce se equivocaba, igual que yo me había equivocado. Batman debía regresar. Supongo que siempre lo hará.

Michael, Morgan, Gary, Cillian, Liam, Heath, Christian Bale… Nombres que han llegado a significar mucho para mí. Mi tiempo en Gotham, cuidando de una de las más grandes y perdurables figuras de la cultura pop, ha sido la más desafiante y gratificante experiencia como cineasta que hubiera podido esperar. Echaré de menos a Batman. Me gusta pensar que él me echará de menos también, pero nunca ha sido especialmente sentimental.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!