Premiere de ‘The Dark Knight Rises’ en Madrid con Claudio Serrano


Si ya habéis leído la crítica que publicamos ayer sobre ‘La Leyenda Renace’, película que os dejará pegados a la butaca, sabréis que La Casa de EL acudió a la premiere de la película en los míticos Cines Callao de la capital de España y pudo asistir al evento de presentación del film y a la proyección del mismo. En él se pudo disfrutar de la presencia de varios famosos del panorama nacional, pero al celebrarse la presentación Europea de la cinta simultáneamente en Londres, no se pudo contar en España con ninguno de los protagonistas de la cinta.

El trabajo que Warner España realizó con el evento de presentación de la película en España fue verdaderamente encomiable. Teniendo en cuenta que ninguna de las estrellas de la cinta acudiría al evento, Warner creo un show que mantuvo la atención de las personas que acudieron a la Plaza de Callao a sabiendas de que no verían ninguno de los rostros que aparecen en la última película de Christopher Nolan. En el espectáculo, que duró varias horas, se retransmitió en directo la premiere de la alfombra roja de Londres, desde donde Anne Hathaway y Morgan Freeman tuvieron unas palabras para la audiencia española a través de las camaras de La Sexta 3, que realizó una amplia cobertura tanto de lo que acontecía en el lluvioso Londres como de las reacciones de la gente que soportaba un calor tremendo en Madrid.


Como comentaba unas líneas más arriba, el motivo por el que este humilde escriba estuviera en la premiere (normalmente a los plumillas como yo nos meten en pases de prensa, en versiones en VO y rodeados de reputados críticos cinematográficos que no han leído un cómic en su vida y hablan de la esencia de unos personajes que desconocen totalmente) tiene un nombre propio, el de Claudio Serrano. La Casa De El contó con él como anfitrión de lujo para el estreno de esta gran película; como muchos ya sabéis, Claudio es la voz de Batman en España, es un gran actor de doblaje y gran amigo del articulista que escribe estas líneas.

Espero que me perdonéis si escribo unas lineas bastante personales; conocí a Claudio hace unos años, a través de un amigo común (Rubén, cuánto te debo, tío), un amigo al que llevaba años atosigando para que me presentara al que era para mi uno de los mejores actores de doblaje de este país. Mi idea, en la tarde en que quedé con ellos para tomarnos unas cervezas unos refrescos, era muy clara: tomarme algo con el, alabar su trabajo, pedirle una firmita en alguna de sus películas y preguntarle alguna cuestión que me rondaba en la cabeza acerca del doblaje. También tenía clara una cosa, si el tío resultaba un prepotente, un sobrado o un ególatra (cosa que puede suceder cuando conoces a alguien a quien admiras) pues seguiría admirando su trabajo pero con algo menos de pasión. Aun así me la jugué, decidí conocer a la persona que admiraba con todo lo que ello implicaba y crucé la puerta del Pub Ingles de la heladería donde quedamos más nervioso que Kingpin tratando de encontrar unos calzoncillos de su talla en un H&M.

Para mi sorpresa, no solo Claudio resultó una persona de lo más simpática y cercana, de la que se puede hablar de muchísimo más que de doblaje (oír hablar de Batman a alguien con la voz de Batman es de lo mas ‘freak’ que me ha pasado nunca). Además me sorprendió unas semanas más tarde al recibir una llamada suya. ¿Os imagináis la sensación que produce que el actor que admiras y que llevas años siguiendo te llame por teléfono?. Resulta que el buen rollo que me causó pareció mutuo. Sé que no solo vio en mi un fan que admiraba sus películas, sino también una persona con la que charlar de intereses comunes. Los años pasaron y la admiración artística que sentía por Claudio se convirtió también en una admiración humana, comprobar cómo alguien de su posición en la industria está orgulloso de sus humildes orígenes y poder ver día a día el esfuerzo y dedicación que pone en cada uno de sus trabajos es el privilegio más grande de considerarme su amigo.

Batman y Robin, delegación española.

Para alguien que escribe de los temas que cubre La Casa de EL, tener como amigo a Claudio es una verdadera gozada, entrevistas con motivo del lanzamiento de videojuegos o películas, premieres, visitas a estudios de doblaje… Y jamás, nunca, me ha condicionado una opinión sobre su trabajo. Supongo que es fácil no tratar de condicionar ninguna crítica cuando tienes tanto talento que todas las líneas hacia tu trabajo por parte de webs especializadas van de positivas a sobresalientes, pero aun así, jamás lo ha intentado. Esa es la seguridad de los grandes.

Perdonad que me lanzara de una manera tan personal a escribir estas líneas, pero llevo años viendo el trabajo “en la sombra” de Claudio y creo que su esfuerzo (cuando veáis ‘La Leyenda Renace‘ entenderéis lo del esfuerzo, fui testigo de la afonía que padeció al terminar el doblaje de esta gran película) se merece que se conozca a la persona más allá de sus doblajes y entrevistas. Os cuento una última anécdota: durante la premiere de ‘La Leyenda Renace’ se le acercó un joven para pedirle una fotografía con él, el chico se confesó fan de Claudio y del doblaje, y estaba visiblemente nervioso por coincidir con su ídolo. No fue muy difícil verme a mi en ese chaval hace unos años, y ahora estaba sentado al lado de Claudio en el cine para ver el que sin duda es uno de sus más grandes trabajos… Quién me lo iba a decir…

Así que sirvan estas líneas para agradecer a Claudio muchísimas cosas, pero sobre todo su amistad y forma de ser… creedme cuando os digo que tal vez no tenga un batmovil y el arsenal de Batman, pero sí dispone de una calidez humana que le hace muy grande y es de recibo que eso se sepa.

¡Gracias Bats!

2 Comentarios

  1. Ese chaval soy yo jaja el que se hizo la foto. Pase mucha vergüenza hasta que por fin encontré fuerzas para levantarme, porque si, es cierto que es uno de los mejores de España, pero para mi es el mejor y le admiro mucho.

    • Ya vi que estabas muy nervioso, pero ya comprobaste que Claudio es un tío de lo mas normal y accesible.
      Un saludo Francisco!

¡No te vayas sin comentar!