Daredevil #179-181: La muerte de Elektra

La Muerte de Elektra

Como establecimos hace algunos días en el Chico de la Semana: Daredevil, Frank Miller ha sido el hombre clave en la longeva carrera del ‘Hombre sin Miedo’ dentro del mundo de las historietas. Desde que el escritor americano debutó en la publicación a finales de 1979, se dio a la tarea de convertir a Matt Murdock en uno de los personajes predilectos de Marvel Comics, lográndolo inmediatamente y con todos los honores posibles.

En esta ocasión, os hablaremos de una de las primeras historias contadas por Miller en Daredevil y tal vez el arco argumental más icónico de la etapa anterior a Born Again: se trata de ‘La Muerte de Elektra’. Este relato de 1982 comienza en Daredevil #179 y culmina en el #181, escrito y dibujado por Frank Miller, entintado por Klaus Janson y editado por Dennis O’Neil.

Daredevil #179

Sólo basta con observar las primeras viñetas y leer los diálogos iniciales para caer en razón de que estamos ante una historia completamente diferente a lo acostumbrado en los cómics de superhéroes. Realmente Matt Murdock pasa inadvertido durante las primeras páginas, al fin y al cabo él es el protagonista, su vida ya ha sido contada y es conocida por casi todos. Ahora es el momento de Ben Urich, el periodista, el amigo, el hombre común. Su existencia y sus recuerdos podrían ser la llave para el triunfo del bien o las principales herramientas del mal en su búsqueda del caos total. 

A lo largo de su carrera Urich ha investigado y escrito grandes historias, pero sólo una de ellas es realmente especial, tan sorprendente que incluso lo haría merecedor de un Premio Pulitzer. Esa historia es Daredevil. Ben puede presumir de conocer todos y cada uno de los detalles en la vida de Matt Murdock; el trágico accidente, sus habilidades sobrehumanas, su brillante carrera legal, incluso el inmenso amor que le tiene a Elektra. Sin duda, información periodísticamente invaluable, pero de la misma forma irrevelable.  

Ben y Matt están unidos por algo más que su necesidad interna de justicia, ese algo es la amistad, una razón lo suficientemente fuerte para mantener todos esos datos en la caja fuerte. Por si fuera poco, el superhéroe y el periodista no sólo comparten ideales, también tienen un poderoso enemigo en común: el crimen organizado de Nueva York o lo que es lo mismo, Kingpin

Daredevil #180

Como suele ser costumbre el mafioso de monstruosas dimensiones no está solo, en esta ocasión lo acompaña su nueva asesina favorita, la siempre efectiva y mortal Elektra. Juntos ayudarán al no menos despreciable candidato a la Alcaldía, Randolph Winston Cherryh, quien a cambio de su ‘asesoría política’ ha prometido al Kingpin el control de las actividades criminales de la ciudad. Sólo dos hombres conocen tal alianza y, desde luego, no se van a quedar de brazos cruzados.

Haciendo un paréntesis en la historia, tenemos que hablar del notable trabajo artístico de Frank Miller y Klaus Janson, un experimentado equipo de trabajo que hacen de esta lectura un deleite. Debo admitir que son contadas las ocasiones en las que el argumento de una historieta me ha atrapado tanto. Dotado de profundidad, emoción y grandes detalles, el guión es simplemente maravilloso. Ben Urich actuando como narrador homodiegético lleva el relato a otro nivel, mostrándonos una perspectiva completamente innovadora. Cabe destacar el valor de los diálogos, todos gozan de relevancia y coherencia.

A partir de Daredevil #180Miller da muestra de sus recursos literarios al presentarnos una serie de giros importantes en la trama. Sentimientos como el amor cobran mayor trascendencia, tanto en el actuar de Murdock como en el del Kingpin. Después de una emocionante pelea subterránea, el ‘Hombre sin Miedo’ y Urich encuentran a la esposa del delincuente, la cual creía muerte. Este hecho lo orillará a hacer cambios en sus planes criminales, afectando a prácticamente todos los habitantes de la ciudad.

Daredevil #181

El trabajo visual de Miller también es plausible, la manera en la que combina los colores mostrando en todo momento un ambiente nocturno y sombrío es genial. Las escenas de acción, que vaya que abundan, se ven espectaculares. Todos los personajes están perfectamente ilustrados y coloreados (Janson), desde Franklin Nelson hasta Bullseye… así es, este legendario villano también aparece más adelante.

En Daredevil #181, tercer y último tomo de este arco argumental, la historia cambia de rumbo drásticamente. Franklin Nelson corre gran peligro debido a que Elektra intentará asesinarlo, pero antes de que esto ocurra un viejo enemigo reaparece, se trata de Bullseye. El otrora asesino del Kingpin logra escapar de la cárcel, y antes de enfrentar a Daredevil buscará acabar con la nativa de Grecia para recuperar su posición como homicida reconocido. Creo que el nombre de la historia delata el resultado de esta increíble batalla, pero vale notablemente la pena leer cada detalle de esta lucha encarnizada entre dos estupendos asesinos.

Este hecho hace pedazos a Matt Murdock, quien intentará cobrar venganza sabedor de que Bullseye eventualmente irá a buscar. El momento esperado llega, Daredevil y Bullseye se enfrentan de manera definitiva. El primero busca resarcir la pérdida de su amada acabando con su asesino, el segundo tendrá como objetivo derrotar a la persona que más odia en el mundo, al mismo tiempo que sacia su enferma necesidad de sangre. El desenlace del arco argumental es espectacular e inesperado, sin duda, los mejores momentos se viven al final del relato. 

Sólo me queda invitaros de nuevo a leer esta historia, Daredevil #179-181 es uno de los mejores arcos argumentales que han sido publicados por Marvel Comics. Frank Miller hace un trabajo de gran calidad, que ningún aficionado al ‘Hombre sin Miedo’ se debería perder. Como muchos se habrán dado cuenta, esta es la trama que fue tomada para la adaptación cinematográfica Daredevil (2003), y créanme cuando os digo que esa película no honra en nada a esta gran serie de cómics.

“¿Puede un hombre hacer la diferencia? Hay días que lo creo, y hay otros en los que pierdo toda esperanza”.  Daredevil

¡No te vayas sin comentar!