Los Colonos de Catán para iPad

Los Colonos de Catán

Unos intrépidos navegantes han descubierto una nueva isla.

Ahora comienza la lucha por la hegemonía de este territorio inexplorado.

Los hombres y mujeres de diversos clanes fundan los primeros poblados.

Se explotan las materias primas, se construyen carreteras y los poblados acaban convirtiéndose en ciudades.

A medida que prospera tu reino, aumenta tu influencia…

¡Conviértete en el Señor de Catán!

 

Así comienza la breve introducción al juego Los Colonos de Catán en nuestra iPad. Esta aplicación es una adaptación del juego de mesa con el mismo nombre y que  fue creado hace más de 15 años por el alemán Klaus Teuber teniendo más de 15 millones de ventas en todo el mundo. Por lo que puede decirse que ha sido uno de los juegos alemanes con más salida internacional siendo editado en gran cantidad de idiomas y paises.

Nos encontramos con una App muy bien adaptada al juego original, que desde el primer momento nos incita a expandir nuestro Catán con nuevas expansiones, mapas y campañas en AppStore. Sin embargo, el juego libre que encontramos en el menú inicial nos entretendrá durante muchas partidas.

Los Colonos de Catán iPadPara los que no conocen con anterioridad este juego o que no están muy duchos en cuanto a reglas se refiere, se aconseja realizar cada una de las partes del turorial, donde el Profesor Easy brevemente nos introducirá en lo básico para jugar. Para los que ya están familiarizados con dichas reglas pueden iniciar una partida sin esperar cambios en cuanto a las maneras habituales.

Como siempre, Catán es un clásico en juegos de mesa, que todo aficionado debe de tener en su poder y que desde luego nos hará pasar innumerables buenos ratos. Las ventajas de poderlo jugar en nuestra iPad son varias, como por ejemplo la comodidad del tablero, que se prepara automáticamente y no perdemos tantísimo tiempo en prepararlo nosotros y podemos comenzar a jugar instantáneamente; podemos jugar contra la CPU, no dependiendo de tener que encontrar a nadie para disfrutar de una conquista cuando y donde nos apetezca, o también con la posibilidad de mezclar otros jugadores “reales” y mezclarlos con la máquina.  Además el juego se recoge enseguida y no se estropean esas cartitas tan delicadas del juego físico.

En cuanto al diseño está adecuadamente adaptado al original añadiendo avatares a nuestro icono de jugador y diversos contrincantes, cada uno con características distintas que harán que lleven a cabo estrategias varias, lo que hará que cada partida pueda ser diferente a la anterior. Esto también es una ventaja en relación al juego físico, pues también se tiende a jugar con las mismas personas que suelen utilizar las mismas o si acaso similares estrategias, haciendo que el juego sea monótono, al encontrar rivales diferentes, nuestra estrategia debe de cambiar y así el juego es más divertido.

Los Colonos de Catán iPadPara los que no conocen el juego el objetivo del mismo es asentarse en la isla de Catán. El éxito depende de los puntos obtenidos y gana el primer jugador con 10 puntos, lo cual es modificable en el menú opciones antes de iniciar la partida. El tablero adquiere forma de mapa de una isla, constituida por 19 hexágonos de campo rodeados cada uno de ellos por otros hexágonos y por mar y dispuestos de forma aleatoria cada vez que iniciamos una partida.

Cada hexágono consta de una materia prima en concreto, el bosque proporcionará madera, la montaña minería, el sembrado cereales, las ovejas de los pastos lana, el cerro arcilla y el desierto no proporciona nada aunque tendrá al inicio de la partida la figura del ladrón. También hay nueve puertos, 5 especiales y 4 normales, donde podremos intercambiar materias primas.

Conseguiremos puntos construyendo poblados, ciudades y la ruta más larga y mediante puntos que obtendremos con algunas de las cartas de desarrollo. Para conseguir todo esto necesitaremos materias primas, que obtendremos al colocar nuestros poblados entre los hexágonos de dichas materias. Cada hexágono tiene un número asignado, si los dados suman dicho número los poblados adyacentes recibiran las materias primas correspondientes. También podemos obtener las materias primas que nos hacen falta cambiándolas en los puertos o negociando al más puro estilo trueque con nuestros adversarios y en última instancia con la banca.

Hemos de contar con el factor del personaje del Ladrón que entrará en juego con el número 7, el cual no ocupa ninguna porción del mapa, y que perjudica notablemente a los afectados, quitándoles materias primas, bien solo una al azar si ha sido elegida por la persona que mueve el ladrón o la mitad de su total si cuando sale la suma de 7 en los dados tenemos en nuestra mano más de siete materias primas. Por lo que no podremos tener un gran almacen de materias primas a la vez.

Por todo esto este juego se convierte en un modo de demostrar nuestra astucia y capacidad de estrategia, podemos fastidiar a nuestros adversarios bloqueándoles el paso o no queriendo hacer trueques con ellos, lo cual se puede volver en nuestra contra, así que no podremos excedernos en nuestra malicia si queremos ganar. O podemos ser los vecinos agradables que a todos nos gustaría tener. Las opciones de juego son infinitas, jugar al Catán siempre es una buena opción.

Web con artículos y reseñas sobre cómics, cine, series, videojuegos y juegos de mesa. No dejes de seguirnos también en Twitter: LaCasaDeEL Facebook: LaCasaDeEL.net Y en nuestro Foro: http://foro.lacasadeel.net/

¡No te vayas sin comentar!