Catwoman: Si vas a Roma

Catwoman: Si vas a RomaCatwoman siempre se ha mostrado como uno de los personajes más enigmáticos e interesantes de todo el panorama DC, pues, a pesar de haber protagonizado series propias, nunca ha llegado a tener una historia cerrada tan conocida como la que tenemos entre las manos. El guionista de dicho tomo es Jeph Loeb, conocido por ser capaz de escribir tanto auténticas joyas del cómic como de crear obras que se sitúan en el polo opuesto. Al primer grupo pertenece la premiada “Batman: El largo Halloween”, cómic creado junto a Tim Sale que dio lugar a dos historias más: “Batman: Victoria Oscura” y “Catwoman: Si vas a Roma”. Esta última es la que nos ocupa esta semana, obra que explica el porqué de la ausencia de la habitante gothamita más conocida en la ya mencionada secuela “Batman: Victoria Oscura”.

El volumen nos cuenta cómo Selina Kyle (más conocida como Catwoman) viaja con Edward Nigma a Roma para desentrañar un gran misterio. Una vez en la capital italiana, presencia la muerte del mayor capo a causa del veneno del Joker. Tras ser acusada del asesinato, junto a Enigma y al guardaespaldas del mafioso, comenzará a desentrañar una trama que la llevará a un misterio aún mayor del que pretendía resolver.

El relato que Loeb nos presenta, a pesar de que se disfrutará mucho más tras leer las otras dos obras deSelina Kyle la saga, es un arco argumental totalmente cerrado que ahonda en la historia de Selina Kyle mediante una trama en la que se entremezclan raíces familiares, mafias y “vendettas”. El guion, quedando lejos de la calidad característica de las otros cómics del tándem Loeb/Sale, encuentra su fuerte en una historia nada pretenciosa que se ofrece bien elaborada y desarrollada y no carente de sorprendentes giros argumentales ni de tonos cómicos, siendo esto último algo que caracteriza y diferencia a la obra del resto de historias relacionadas con el Hombre Murciélago. Es así como consigue crear un cómic interesante y entretenido en el que veremos a numerosos personajes de la galería de villanos de Batman, siendo este uno de los personajes que brilla por su ausencia, pues solo lo veremos en los sueños de Selina. Además, la obra  no solo nos ayuda a descubrir los orígenes de Selina Kyle, sino también su carácter, ya que Loeb consigue mostrarnos unos personajes bien trazados mediante unos diálogos astutos y ágiles que van en sintonía con sus respectivas personalidades.

El responsable del apartado gráfico no podía ser otro que Tim Sale, quien comparte protagonismo por novena vez con Loeb. Los trazos que realiza Sale quizá sean la auténtica joya del tomo, pues nos encontramos unos dibujos soberbios, volviendo a ver al Sale que anteriormente nos cautivó en obras como “Batman: El largo Halloween”. Este se encarga de mostrarnos impactantes splash-pages e inteligentes composiciones que realzaban sus característicos dibujos. El artista estadounidense plasma perfectamente (y sin caer en lo obsceno) la sensual silueta de Selina y los dinámicos movimientos de Catwoman. Este dibujo se ve claramente enaltecido por la excelente labor de su compañero gráfico, Dave Stewart, pues este se muestra como la mejor pareja en el ámbito gráfico para Sale mediante un uso inteligente y elegante de los colores, recurriendo a un agradecido efecto acuarela.

Catwoman: Si vas a Roma

Para aquellos que no se hiciesen con el completo “set box” publicado por ECC que contenía los títulos del tandem Loeb/Sale (“Batman: El largo Halloween”, “Batman: Victoria Oscura”, “Batman: Caballero Maldito” y lógicamente “Catwoman: Si vas a Roma”), este tomo, formado por 6 números y un prólogo, se encuentra de forma individual a un precio de 16,50 e y ofrece a modo de extra una introducción por Mark Chiarello (Director artístico de DC), diversas portadas y bocetos y una explicación de cómo se crea una página de cómic por Tim Sale; reuniendo un total de 160 páginas.

A modo de conclusión, decir que, a pesar de no encontrarnos con un guion al nivel de otras obras del conjunto, nos permitirá acercarnos al personaje felino más sensual de toda Gotham mediante una historia interesante y amena.

 Un artículo escrito por Antonio Cañestro Lanzadera

¡No te vayas sin comentar!