Fairy Quest, Jenkins & Ramos

De vez en cuando aparecen esas rarezas del cómic, cuando dos artistas se juntan para crear un mundo nuevo lleno de color. Es raro, pero sucede. Esta vez los fans también hemos sido partícipes del nacimiento de esta obra, pues sin nuestro dinero y apoyo no se hubiera podido llevar a cabo. Los conocidísimos Paul Jenkins y Humberto Ramos intentaron en su día que alguna editorial se prestase a editar Fairy Quest, una idea que finalmente han descartado y han decidido autoeditarse. Para los nuevos, os recordamos que ya hicimos un avance de este cómic que se presentaba a través de la plataforma de crowdfunding Kickstarter. Pues ahora os podemos ofrecer una reseña completa del resultado final del proyecto, ya que consiguieron la meta (se pasaron varios miles de dólares) y los que participamos ya lo tenemos en casa.

Portada de Fairy Quest
Portada de Fairy Quest

Los cuentos de los Grimm han dado mucho juego, sobretodo durante estos últimos años, como con One Upon a Time, Fables, la película de los hermanos Grimm… Fairy Quest es otra reimaginación de ese universo, aunque con toques bastante oscuros. El señor Grimm es el “dueño” y señor de todos los personajes de cuento de Fablewood, y les obliga a interpretar día a día su historia, sin descanso. Tienen prohibido saltarse cualquier frase o salirse del personaje, y en caso de hacerlo se castiga al infractor con un lavado de cerebro.

Nuestra protagonista, Caperucita Roja, es una rebelde y se niega a seguir las órdenes del malvado Grimm y su ejército. De hecho, su mejor amigo es Lobo, el lobo malo de su historia. Un día, después de otro lavado de cerebro en público, no tienen más remedio que escapar de las garras de los inquisidores y encontrar la libertad ansiada en otro lugar, un fantástico mundo llamado “Mundo Real”.

Sin duda alguna el ritmo de la historia está muy bien llevado por Jenkins, todo un veterano que vemos como explota todas sus ideas de forma brillante. Después de escapar de Fablewood encontramos un lugar más oscuro que consigue transmitir esa intranquilidad que sienten los personajes. En el momento en que aparece el malvado Hook la atmósfera colorista cambia y nos lleva a otro terreno, dejamos ese toque fantástico de sueños y nos adentramos en la incertidumbre más cruenta.

Los personajes, aunque ya conocidos por todos, tienen un carisma increíble, desde Caperucita hasta Grim o Peter Pan. De hecho están tan bien caracterizados que parece mentira que no los hayan inventado ellos. Aquí es donde se funde guión y dibujo.

Fairy Quest, detalle de página de muestra
Fairy Quest, detalle de página de muestra

En cuanto a los lápices hay poco que decir, pues Humberto Ramos lleva muchos años trabajando en la industria. De hecho actualmente dibuja Amazing Spider-Man para la Marvel de manera sobresaliente. El aspecto desenfadado de los personajes va como anillo al dedo y en los momentos oscuros consigue transmitir el miedo y la tensión con las expresiones de los personajes. Tanto los seres vivos como los fondos están detallados y el movimiento de la ropa es muy fluido, es complicado encontrarle algún fallo.

La edición es sencillamente magnífica, no hay ni un pero, tanto la tapa dura, como el tamaño grande de las hojas, el detalle en reliebe de la portada o lo bien encolado que está nos hace plantearnos porqué más autores no se autoeditan, pues el resultado es tan exquisito y bien terminado que sería una pena dejarlo escapar.

Fairy Quest
Fairy Quest, detalle de página de muestra

El problema de este cómic es hacerse con él, pues si no asistimos a la Dragon Con o no ayudamos en Kickstarter en su día es complicado que lo podamos obtener. Aunque ahora han abierto un periodo de compra a través de su web, http://fairyquestbook.com obviamente en inglés.

Dentro de poco empezarán a preparar su segundo volumen, y volverán a hacerlo a través de Kickstarter, así que permaneced atentos. Recomiendo a todo el mundo esta lectura, ya que no hay ninguna imposición editorial y todo ha salido del a cabeza de dos genios del mundo del cómic.

 

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!