Kane, Paul Grist

En el mundo del cómic, estamos acostumbrados a unos convencionalismos, a que las cosas tengan un orden y cohesión. Además, todos sabemos que las novelas negras están hechas para los libros, no hay otra manera de concebirlas. Y por si fuera poco, hoy en día un tebeo en blanco y negro seguro que no triunfa… Bueno, pues Kane es todo lo contrario, una novela (gráfica) negra en estado puro, el autor juega con el formato de las páginas como quiere y el blanco y negro que usa es perfecto para su historia.

Portada del primer volumen de Kane
Portada del primer volumen de Kane

Paul Grist ha trabajado con grandes de la industria como Grant Morrison, Mark Millar o Robbie Morrison. Esto hace que beba de ellos en varios aspectos de la historia, pero siempre con su personal manera de narrarlos y plasmarlos en el papel.

Kane es un tipo solitario, atormentado, un policía que tuvo que matar a su compañero corrupto años atrás. Ahora que ha vuelto a la comisaría sus compañeros no lo llevan muy bien y le han asignado a una de ellas para que trabaje con él. No es que no le guste, sino que no quiere volver a vivir la situación que le hizo perder el norte. No malinterpretéis las palabras que leéis, no es un mal policía, es uno de los mejores, pero haciendo las cosas a su manera.

En ocasiones las historias se centrarán en Kane o en su pasado y otras veces podremos disfrutar de una aventura policíaca de las de toda la vida, con los problemas de oficina o incluso personales. Solo un apunte después de haber leído una de estas historias, no llaméis a nadie Bugs Bunny que lleve un disfraz de conejo, no sabéis lo loca que puede estar la gente.

Página del primer volumen de Kane
Página del primer volumen de Kane

En este primer volumen, Kane es casi el único personaje relevante, aunque hacia el final vemos como los secundarios cobran más importancia y juegan un papel mucho más activo. De hecho, Kane no es protagonista en todas las historias, en algunas apenas apareciendo. Paul Grist ha creado un mundo totalmente suyo narrado a la perfección por personajes de todo tipo.

El dibujo es simplista pero sin llegar a molestar. Un dibujo bastante impersonal que en momentos hace que olvidemos las caras. La historia de Kane necesita este dibujo, necesita las sombras de Paul Grist, una técnica usada por varios artistas pero que solo unos pocos elegidos pueden llevar a cabo de esta manera. El autor juega con las páginas de una manera impoluta, dobles páginas, viñetas, acción… lo tiene todo para este cómic policíaco. Paul Grist es el guionista y dibujante de Kane y no sabría con qué faceta suya quedarme, porque las dos son imprescindibles para que Kane llegue a ti.

Página del primer volumen de Kane
Página del primer volumen de Kane

Cuando entras más en profundidad en la mitología del cómic, te das cuenta que Grist cuenta una interpretación libre de Caín (Kane) y Abel, que incluso hay referencias obvias como Nuevo Edén, en la que Kane debe redimirse del pecado de matar a su compañero (hermano).

La edición en la cual nos basamos para hacer esta reseña es la Edición Integral de Dolmen, un tomo gigante de 500 páginas a tapa dura y a todo lujo. La calidad del papel es superior en todos los sentidos, la encuadernación es de las duraderas y además en la estantería quedará perfecta. Dolmen ha sabido dotar a esta obra de un buen marco para conservarla durante toda una vida.

No quiero haceros perder más el tiempo, deberíais salir a comprar este tomo, leerlo y esperar a que salga en segundo en Noviembre, pues estamos ante una de las mejores (sino la mejor) obra policial en este formato querido nuestro que es el cómic. Paul Grist es un artista con mayúsculas y Kane una de sus mejores obras. Una historia sesuda y densa, de las que te lees en la cama con tal concentración que no hay nada más. Los personajes tienen una personalidad arrolladora y el humor justo que le dan completan esta obra. Una gran colección para los que no han leído la historia en los tomos pequeños o una edición perfecta para conservar si ya lo has hecho.

¡No te vayas sin comentar!