The Walking Dead Temporada 3

The Walking Dead temporada 3

 

Como no hay dos sin tres, ya tenemos por aquí las andanzas del sheriff Grimes y sus compañeros, unidos por un apocalipsis zombi de proporciones bíblicas.

El invierno ha pasado, y la relación entre ellos los ha unido más que nunca, convirtiéndolos en un grupo compacto y seguro de sí mismos, ejemplo es la larga introducción en la cual no llegan a pronunciar palabra.

Pero el embarazo de Lori está muy avanzado y deben buscar un refugio seguro en el que descansar unas semanas. ¿Y qué mejor que una cárcel abandonada, ya solo poblada por reclusos y guardias zombificados, y provista de enfermería, cantina y un pequeño arsenal?

Vemos que la trama de este primer episodio no difiere de lo que conocemos del cómic de Robert Kirkman. Han querido respetar al máximo el material original, y aunque haya matices que veremos hacen que cambie a personajes y situaciones, van en perfecta armonía.

Una de las novedades y según las demandas de los seguidores  es el estreno de Michonne, que aparecía brevemente al final de la segunda temporada. Una espadachina provista de una afilada katana, y que siempre va  acompañada de dos zombis, desprovistos de brazos  a los que agarrarle, y de bocas que morderle.

Este personaje será crucial para entender mejor la serie,  ya que proporcionará, unos de los mejores momentos vividos en el cómic, y cuyo diseño es de los más atractivos que han pasado por ella.

Visualmente, este episodio proporciona  a los amantes del gore y la sangre las dosis justas, viendo lo contrario del final de la segunda temporada, el humano triunfando sobre el muerto viviente, hecho que proporciona un atisbo de esperanza a los protagonistas.

Puedes escapar de los muertos, pero nunca podrás escapar del futuro que te depara el destino.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!