El Capitán Trueno: El gran héroe del tebeo

El Capitán Trueno El gran héroe del tebeoEn todo país se puede decir que hay uno o varios iconos que lo representen o que lo cataloguen. Sin embargo, hay veces que dichos iconos o estereotipos que ponen fuera de nuestras fronteras no son los mismos que los que muchos de nosotros conocemos y de los que nos sentimos orgullosos. Por ello, si bien es verdad que podemos sentirnos orgullosos de nuestra paella o tortilla, de nuestros bailes y cantantes o de nuestro deporte y deportistas, hay otros asuntos que como bien sabemos, aun siendo iconos del país y siendo la nación española reconocida por ellos, suscitan una gran controversia. Sin embargo, algo que no suscita controversia alguna y que refleja el héroe que todos llevamos dentro y que ha permanecido durante tres generaciones, es un personaje de cómic que nació allá por el año 1955 y que hoy por hoy aún sigue siendo un icono para todos nosotros. Nos referimos al Capitán Trueno.

En vista de la trascendencia social y cultural que ha tenido y tiene el Capitán Trueno durante tanto tiempo, José Antonio Ortega Anguiano, Licenciado en Humanidades y especializado en medios de comunicación y, particularmente en el cómic, habiendo sido galardonado en 1994 con el Premio Darias a la mejor labor en pro de la historieta, ha tenido a bien dedicarle este libro, el cual repasará, entre otras cosas, la historia del Capitán Trueno en el mundo del cómic.

El libro analizará la dimensión popular que tuvo El Capitán Trueno, así como la estructura narrativa, las peculiaridades de los personajes, los dibujantes y guionistas que le dieron vida, la presión de la censura, su ideología y muchos aspectos más. Además también cuenta con un listado en el que se analizan de forma pormenorizada, las colecciones de El Capitán Trueno y cada una de sus aventuras. Esto lo hace en varias partes o puntos que vamos a analizar a continuación.

Primeramente, tras los agradecimientos del autor, tendremos un prólogo a cargo de Ricardo Vigueras Fernández que nos pone en situación de lo que nos vamos a encontrar en este libro, así como un proemio por el mismo José Antonio Ortega en donde nos comenta, entre otras cosas, el porqué de esta edición.

Tras esto, veremos cada uno de los siete capítulos en los que ha dividido su obra, pero algo sumamente peculiar y que a mí personalmente me ha resultado muy interesante, son lo que él ha llamado “Retazos de una vida“, los cuales son relatos cortos o pequeñas historietas de la vida cotidiana, donde el ilustrador José María Domínguez Vázquez pone imagen a dichas historias, relacionándose estas con el capítulo que se trataría a continuación y por tanto, sirven como introducción o preámbulo al tema que se desarrollará en cada uno de los capítulos, dando el toque nostálgico a la obra.

El primero de los capítulos lleva el tema “El cómic: un medio de masas” y es el más genérico de todos, pues nos hará un repaso de lo que llamamos cómic, historieta y tebeo, contándonos el nacimiento y evolución de los mismos, así como la historia de una editorial sumamente ligada con El Capitán Trueno, la editorial Bruguera, desde su creación en 1910 con el nombre de “El Gato Negro” hasta su caída en 1982 cuando se declaró en suspensión de pagos.

Goliath
¡Zapateta! ¡El cascanueces!

En el capítulo 2, cuyo título es “El Capitán Trueno y los tebeos de su tiempo“, nos hará un repaso de los duros rivales con los que tenía que competir el tebeo, como eran el cine, la televisión y la música pop. Además se nos mencionará cómo surgió el nacimiento de El Capitán Trueno, cuya idea original era la de igualar el éxito de “El Cachorro”. Además también realiza un análisis de cada una de las colecciones de tebeos, libros, revistas, álbumes monográficos, reediciones, impresiones piratas, recortables y apariciones en prensa de la serie que han ido apareciendo a lo largo de los años, haciendo un total de 106 publicaciones diferentes. Finalmente, el autor nos deja sus percepciones y conclusiones sobre las claves del éxito de Trueno.

El capítulo 3, cuyo título es “La aventura y los personajes“, hace de inicio una relación entre la novela “La Ilíada” de Homero y las aventuras de el Capitán Trueno, estableciendo ciertas similitudes y diferencias entre la novela homérica y las aventuras de Trueno. Además también divide la colección apaisada de Trueno en diversas etapas: épica, dramática, moderada e infantil. En esta sección os recomiendo los anacronismos históricos de los que habla el autor. Sumamente interesantes. Además también nos ofrecerá información y detalles sobre los personajes de las historietas, desde el mismo Capitán Trueno, pasando por sus amigos y compañeros de fatigas, Goliath y Crispín, su amada Sigrid y otros personajes como Gundar, Ricardo Corazón de León y la cantidad de tiranos, lugartenientes, esbirros y bribones a los que se enfrentarán el capitán y sus amigos. Para finalizar este capítulo, el autor nos menciona datos sobre la integración de la ciencia y la técnica en las historietas. Personalmente, este es el capítulo con el que más he disfrutado del libro.

Llegamos al capítulo 4, donde nos habla de “La estructura narrativa“, haciendo un análisis de esta, desde el planteamiento, analizando las situaciones del nudo y por último, el desenlace, que según el autor, estas tres fases de la estructura narrativa, responderán a una simple relación de orden-desorden-orden. Además nos encontraremos con un interesante cuadro en donde se establecerá una cronología de motivaciones de los argumentos, así como una relación donde se muestran las motivaciones de los argumentos por orden de importancia, siendo la ambición de poder el más usado y los celos el menos destacable. Al finalizar este capítulo, el autor nos cuenta los homenajes e inspiraciones que han tenido algunas de las historias de Trueno, haciendo varios guiños al mundo del cine. Muy interesante también esta última sección de este capítulo.

Llegando al capítulo 5, con el título “Los guionistas y artistas gráficos” vemos cómo José Antonio Ortega, hace un repaso de cada uno de los guionistas y artistas gráficos que han hecho posible que El Capitán Trueno se haya convertido en parte de la historia de la cultura popular de este país, destacando a Víctor Mora y Miguel Ambrosio Zaragoza, más conocido como Ambrós, pero sin despreciar a muchos otros que han contribuido en mayor o menor medida a la consecución de las historietas de “El Capitán Trueno” como por ejemplo, Ricardo Acedo, José Antonio Vidal Sales, Beaumont, Antonio Bernal, Tomás Marco Nadal, Félix Carrión, Luis Bermejo, Jesús Redondo, John Burns o Ricardo Ferrándiz entre muchos otros. Por último, en “Percepciones de Trueno“, el autor nos habla sobre algunos de los trabajos inéditos que no vieron la luz y que os ofrezco una muestra a continuación.

Trueno Luis Bermejo

El capítulo 6 lleva el título “Análisis ideológico” y se aportan datos sobre matices que abarcan las historias de El Capitán Trueno, como por ejemplo, en el campo religioso, el rechazo o aceptación de otras culturas, el moral y ético, el pacifismo, lo relativo a lo político social e incluso se hacen unas pocas menciones al Arte. Tras esto, en “Percepciones de Trueno“, José Antonio Ortega nos menciona dos temas inusuales en los tebeos, a saber, el drama y la tragedia, aportándonos un análisis de tres historias de El Capitán Trueno en donde se abordan estos temas.

Llegamos al último de los capítulos, el séptimo que con el título “La censura“, nos narrará el papel que tuvo esta en el mundo del cómic en general y en las historietas de El Capitán Trueno, haciendo que se demonizaran diversos temas que tenían que ver con la inmoralidad y la violencia, llegando a hacer que desaperecieran armas de algunas viñetas. Sin embargo, se veían actitudes de misoginia y violencia de género en varias ocasiones, considerando estas como algo normal, aunque el autor nos explica cómo hemos de ver esto considerando la época en la que se encontraban. Finalmente José Antonio Ortega nos hará una valoración personal de lo que para él significa el personaje de el Capitán Trueno.

Capitán Trueno
La violencia de género no era censurada

Por último, tras un glosario con las definiciones de algunas palabras relacionadas con el mundo del cómic, nos encontramos con un apéndice que abarca desde la página 296 a la 366 a lo largo de las cuales podremos ver una catalogación de todas y cada una de las colecciones e historietas desde su inicio, el año 1956 hasta nuestra época, siendo estas divididas por número, fecha, título, dibujante interior, dibujante de portada, guionista, periodicidad, formato, precio y número de páginas. Una excelente herramienta para que podamos tener localizados cada una de las historietas.

Como colofón, acabará con una serie de carteles publicitarios, carteles promocionales y recortables, entre otras cosas en un apartado que llevará el tema de “Rarezas iconográficas“.

Cartel Extra de Verano
Cartel de lanzamiento de Extra de Verano de 1959

Además este es un libro que merecerá un lugar privilegiado en nuestras librerías porque además de todo lo que nos podemos encontrar en su interior, también es una auténtica maravilla en su exterior. Editado por Dolmen Editorial, presenta una tapa dura de color marrón sumamente elegante con letras doradas adornando su lomo. Además cuenta con una ilustración de portada inédita perteneciente a una nueva versión que hizo Bernal para el número 6 de Trueno Color y modificada en el año 2008, considerada además de inédita una rareza por haber sufrido modificaciones pues en esta han sido incorporados los compañeros de fatigas de Trueno, Crispín y Goliath, en lugar de los mongoles que estaban en la original. Con unas medidas de 17 x 25 cm y un total de 384 páginas, sus 30€ son una excelente inversión que dará categoría a nuestras bibliotecas.

 

Fan de Rocky, Superman y, en definitiva, el buen cine, tanto moderno como clásico. Disfruto con un buen libro así como leyendo a Mark Waid o a Alan Moore y viendo dibujar a Alex Ross o los Romita entre otros. También disfruto con videojuegos tanto actuales como de antaño con las consolas de 8 y 16 bits y me entusiasman las series tipo sitcom o de ciencia ficción. @GigioPoloux

¡No te vayas sin comentar!