Entrevista a Alfonso Zapico, Premio Nacional del Cómic 2012

Alfonso Zapico

Hoy tenemos como “Artista invitado” a Alfonso Zapico, el cual, tal como os comentamos desde La Casa De EL ganó recientemente el “Premio Nacional del Cómic” por su obra “Dublinés“, obra de la cual también os hicimos reseña. Pero, ¿quién es Alfonso Zapico?

Pues según nos cuenta en su propia web, este asturiano de nacimiento, estudió Artes Plásticas y Diseño en la Escuela de Arte de Oviedo, trabajando como profesional gráfico desde el año 2006. A partir de ahí ha realizado varios trabajos de diversa índole pero todos ellos relacionados con el mundo del cómic siendo ilustrador y autor de “La guerra del profesor Bertenev“, “Café Budapest“, el mencionado “Dublinés” y “La ruta Joyce“. Además también ha trabajado en proyectos educativos en Asturias e impartido talleres de ilustración en centros educativos del Principado y liceos de Poitiou-Charente en Francia.

Además, ya lleva un tiempo en el que se le está reconociendo su más que demostrada valía en su trabajo pues ha conseguido premios como el “Prix BD Romanesque Ville de Moulins” en 2007, dos premios “Haxtur” en 2008 y el “Premio Josep Toutain” en 2008. Además tal como os hemos mencionado al principio, consiguió recientemente ser galardonado con el “Premio Nacional del Cómic 2012” por su obra “Dublinés“, algo que ya rozó anteriormente pues ya había conseguido ser finalista en este premio así como en otros como el “Euskadi de literatura” o el premio a la “Mejor Obra española de Ficomic 2012“.

Bertenev - Budapest - Dublinés

No hay duda de que su trayectoria hace presagiar que vayamos a hablar próximamente mucho de Alfonso Zapico y es por esto que queremos conocer más acerca de él y de su obra. Por ello, La Casa de EL le ha realizado una entrevista que os transcribimos a continuación.

L.C.D.E.: ¿Qué te llevó a que te interesaras por el mundo del cómic?

A.Z.: Siempre he dibujado, ya desde niño. Luego estudié Ilustración en la Escuela de Arte de Oviedo sin mucha convicción, empecé a trabajar en proyectos gráficos, de publicidad… Y empecé tarde a dibujar cómics, porque descubrí en este medio una forma de expresión artística muy personal y muy libre.

L.C.D.E.: Recientemente obtuviste el Premio Nacional del Cómic 2012 por “Dublinés”. ¿Qué te aporta a ti profesionalmente, además del premio en metálico, obtener un galardón como este?

A.Z.: Por una parte está el libro, “Dublinés”, que es un libro un poco raro y que gracias al premio ganará visibilidad y cercanía con los posibles lectores, es un premio a esta pequeña historia. Por otro lado está la ilusión para mi como autor, que me permite continuar trabajando con más confianza, con más ganas de hacer cosas para compartirlas con los lectores.

La Ruta JoyceL.C.D.E.: Hace poco reseñamos en La Casa De EL, el cómic objeto del premio, “Dublinés”, donde vimos una ardua labor de documentación. ¿Cómo realizaste esta labor de documentación? Y para los que no lo sepan, ¿cuál es la relación existente entre tu obra “La ruta Joyce” y la labor de documentación de “Dublinés”?

A.Z.: “La ruta Joyce” es la trastienda de “Dublinés”, narra el proceso creativo de la biografía de Joyce y es un viaje paralelo que hice para documentarme y para poder ofrecer a los lectores un material más fiel, más cercano y más espontáneo: una visión personal de la Europa que es el escenario por el que Joyce pasea y donde escribe su obra.

L.C.D.E.: Tus obras anteriores, “La Guerra del Profesor Bertenev” y “Café Budapest” están centradas la primera de ellas en la guerra de Crimea y la segunda en la Palestina de la creación del estado de Israel mientras que ahora en “Dublinés” nos hablas de la vida de Jim Joyce. Se ve que te gusta la historia pero, ¿por qué eliges estos temas, que quizá puedan parecer muy antiguos en el tiempo, para tus obras?

A.Z.: En el fondo son libros que tratan historias de interés universal a pesar de lo bizarro del planteamiento: Bertenev es una reflexión sobre el absurdo de la guerra y el sentimiento de nación-patria-deber; en Café Budapest exploré las causas de un conflicto aún latente, y me hice muchas preguntas acerca de por qué el ser humano se ve abocado a diferencias y conflictos que no escoge pero sufre; y Dublinés es un canto a la vida, a la vida real, un manifiesto optimista y con mucho sentido del humor en las peores circunstancias.

L.C.D.E.: Sin embargo, ¿existe la opción de que abras horizontes en cuanto a la temática de tu obra y nos llegue una obra de Alfonso Zapico de género policial, superheroico o de temas que podríamos denominar como “más comerciales” o te mantendrás fiel a tu estilo y temática?

A.Z.: Bueno, yo nunco me he cerrado horizontes, todo lo contrario; siempre he dibujado lo que he querido, he expresado en mis libros mis inquietudes y mis necesidades como autor. La única imposición que me pongo es hacer algún día una historia de piratas, un género que amo y que se me resiste, pero que alguna vez abordaré (nunca mejor dicho).

L.C.D.E.: Para escribir sobre Joyce, es indudable que debes valorar su obra, sin embargo, ¿te sientes identificado en cierto modo con James Joyce?

A.Z.: Con su filosofía, sí; con su amor por la vida, por el ser humano, por la visión cómica de las cosas, por las viejas canciones, la nostalgia de la tierra natal, la libertad de creación y esa búsqueda incesante de encontrar un sentido a la vida, que es lo que le da sentido en sí misma.

L.C.D.E.: Por otra parte, supongo que tendrás algún guionista e ilustrador más actual del cual te hayas inspirado en cierto modo o sencillamente al que valoras su obra o podría denominarse como tu favorito. ¿Podrías darme algún nombre de algún compañero de profesión que valores especialmente?

A.Z.: Digo dos, que son bien sabidos ya, porque los he dibujado muchas veces: Martín Romero y Álvaro Ortiz. He compartido con ellos muchas horas dentro y fuera del taller de dibujo, los aprecio como amigos y como autores, me han ayudado mucho y he aprendido mucho de ellos.

Viñeta de Alfonso ZapicoL.C.D.E.: Además de autores, posiblemente también tendrás cómics favoritos, pues todo autor de cómics suele ser un ávido lector de cómics. ¿Cuáles son los cómics favoritos de Alfonso Zapico? Recomiéndanos algo además de los tuyos propios.

A.Z.: Digo lo que tengo por aquí cerca de la mesa: disfruto mucho con Alec de Eddie Campbell, con Ruppert y Mulot, tengo una pequeña joya de Freddy Nadolny “La colline empoisonnée” de Futuropolis, Peplvm de Blutch y el que más me gusta a pesar de que ya lo he leído muchas veces es el Maakies de Tony Millionaire, que es una locura.

L.C.D.E.: Desde hace un tiempo estás en la casa de los autores en Angouleme. ¿Cómo es la experiencia de trabajar en Francia? ¿Cuáles podrías decir que son los pros y los contras?

A.Z.: Pros: la Maison des Auteurs es una gozada, es un semillero de autores de diferentes disciplinas artísticas donde puedes aprender mucho, trabajar mucho y compartir experiencias con gente variopinta. Francia invierte mucho dinero, tiempo y energía en Cultura, esto es así.
Contras: el clima, los horarios, el idioma, la comida, la distancia… Vamos, los inconvenientes típicos de no estar en casa. Aún así los pros ganan, con mucha diferencia.

L.C.D.E.: Posiblemente seguirás sorprendiéndonos con nuevas obras pero, ¿estás actualmente con algún proyecto futuro entre manos?

A.Z.: Trabajo en una pequeña historia que tiene como escenario Asturias en los años previos a la Guerra Civil. Quiero hacer un pequeño análisis de aquella sociedad, y tocar algunas teclas: movimientos obreros, ebullición política, huelgas, crisis… Una vuelta atrás para entender quizá un poco mejor cómo estamos cambiando hoy.

L.C.D.E.: Por último, algo que no os suele gustar decir pero que aún así te preguntaré: ¿Por qué hemos de leer “Dublinés” y otras obras de Alfonso Zapico?

A.Z.: Con “Dublinés” no hay ningún deber, pero sí hay posibilidad: es posible leer este libro porque es un pequeño viaje cargado de historias por la vieja Europa, habla de literatura, de arte, de guerra, de amistad, de política, religión, amor y desamor. Todo en casi 300 páginas, merece la pena.

Te damos muchas gracias por tus respuestas y esperamos desde La Casa de EL que sigas teniendo muchos más éxitos y premios.

Fan de Rocky, Superman y, en definitiva, el buen cine, tanto moderno como clásico. Disfruto con un buen libro así como leyendo a Mark Waid o a Alan Moore y viendo dibujar a Alex Ross o los Romita entre otros. También disfruto con videojuegos tanto actuales como de antaño con las consolas de 8 y 16 bits y me entusiasman las series tipo sitcom o de ciencia ficción. @GigioPoloux

¡No te vayas sin comentar!