Incorruptible – Volumen 1

Portada "Incorruptible"Si en “Irredeemable” nos preguntábamos “¿Qué pasaría si Spider-Man se cansase de que la gente lo abucheara y de leer blasfemias sobre él en el Bugle? ¿Qué pasaría si un día decidiese dejar de lado su responsabilidad y vengarse de todos ellos convirtiéndose así en peor villano que el Duende Verde?”, ahora, en esta serie, Mark Waid nos plantea justo lo contrario: ¿qué pasaría si el Doctor Octopus decidiese convertirse en superhéroe para salvar la ciudad del nuevo villano Spider-Man?

Tras un mes desaparecido, el villano Max Damage, un tipo bastante parecido a Punisher con la dura piel de Superman, vuelve a su ciudad, Sky City, la cual acaba de ser arrasada por el que fuese el mayor superhéroe de todos, el Plutoniano, dejándola casi desierta y propiciando el apogeo del crimen. Ante esta situación, Max decide pasarse al lado de los buenos, volverse legal y ayudar a limpiar su ciudad, es decir, convertirse en el nuevo Plutoniano, en el nuevo salvador de Sky City. Pero su reputación le precede, y para esto, teniendo como testigo al teniente Louis Armadale, el cual se convertirá en su aliado junto a su antigua compañera Carnaza, Max borrará, más bien quemará, cualquier indicio de su vida anterior, quemando su dinero, su base secreta, sus vehículos… llegando a entregar a sus antiguos compañeros de banda a la policía. Pero, ¿qué ha sido lo que ha ocasionado este cambio en el que fuese uno de los peores villanos de la ciudad?

Si en “Irredeemable” Mark Waid se centraba principalmente en explorar los motivos que hicieron que el Plutoniano pasase alIncorruptible reverso oscuro, abandonando un poco la acción, en esta serie no solo conseguirá definir mejor al personaje protagonista, sino que también nos mostrará a su vez una trama con muchas más escenas de acción y que avanza de forma más dinámica.

El guion que Mark Waid nos ofrece en esta serie captará la atención del lector fácilmente gracias a que desde el principio del cómic sabe mostrarnos una historia bastante interesante.  En cuanto a personajes, como ya hemos dicho, destaca su labor con Max Damage, aunque también realiza un buen trabajo con el viejo y astuto teniente de policía Louis Armadale, el cual, a pesar de mostrarse reacio a confiar en Max, lo ayudará a hacerse legal. Además, Max contará con la compañía de la sidekick Carnaza, una joven que pretende conquistar a este.

Los dibujos corren a cargo de Jean Diaz, el cual, a pesar de presentar una estética bastante parecida a la de Peter Krause en “Irredeemable”, da un salto cualitativo ya que este nos muestra unos dibujos más definidos, más dinámicos y más detallistas sin llegar a ser unos dibujos excesivamente brillantes. La única objeción que se le puede hacer al artística es la introducción en la historia de algunos splash-pages totalmente innecesarios que no aportan nada y actúan en detrimento de su labor. Y si antes comentábamos que mantenía una estética similar a la de “Irredeemable”, la causa de esto se puede encontrar en el colorista, Andrew Dalhouse, el cual cumple de nuevo correctamente con su parte. Otros de los motivos de que “Incorruptible” muestre unos mejores dibujos que “Irredeemable” es Belardino Brabo, quien se encarga de las tintas, ofreciéndonos un dibujo un tanto más profundo que el que realizaba Andrew Dalhouse.

Incorruptible

Esta serie encuentra su primer volumen publicado por Norma Editorial, el cual contiene 112 páginas donde encontramos los 4 primer capítulos, además de varias portadas creadas por artistas como Tim Sale o Dennis Calero. El tomo se encuentra editado en formato rústico y con una portada de John Cassaday.

Como conclusión y acreditando su calidad, decir que “Incorruptible” junto a su hermana gemela “Irredeemable” y “Daredevil: La sonrisa del Diablo” ayudó a Waid a hacerse con los premios Eisner y Harvey del 2012 dedicados al mejor guionista. “Incorruptible”, a pesar de no ser una serie tan original como “Irredeemable”, se muestra mucho más interesante y mejor desarrollada que esta, convirtiéndose así en una de las series del año.

Un artículo escrito por Antonio Cañestro Lanzadera

¡No te vayas sin comentar!