Reinado Oscuro: La Lista

Reinado Oscuro: La listaNo cabe duda que los 90 fueron años de cambios para el género superheroico. Alan Moore, Frank Miller y Grant Morrison entre otros dieron dos vueltas de tuerca al típico argumento ya gastado del triunfo del bien sobre el mal  para ofrecernos unos personajes mucho más oscuros y humanos de lo que durante décadas eran héroes incorruptibles. Estos visionarios sentaron un nuevo punto de ruptura por lo apocalíptico y determinante de sus guiones. Se podría decir que  crearon un nuevo estilo que  acercaba el cómic de superhéroes al llamado cómic de autor. La sombra del Batman de Frank Miller en “El regreso del señor de la noche“, o mas aún la de Grant Morrison en “Arkham Assylum“, es alargada y su influencia hizo que  muchos otros guionistas se sumaran a esta nueva forma de tratar el cómic de superhéroes, generando una de las eras doradas para el género.

Con el paso del tiempo la nueva fórmula volvió a desgastarse y con la masificación de héroes oscuros, prácticamente quedo todo dicho en lo que a historias “terminales” se refería. Incluso  se volvió en contra del género estancándolo de nuevo en esta nueva manera de ver las cosas que ya no lo era tanto. Había que reinventarlo de nuevo. Algunos guionistas simplemente volvieron hacia atrás, hacia el argumento clásico en el más puro estilo de guardar la ropa. Por suerte siempre hay mentes inquietas más partidarias de la evolución y la creación de nuevas formas de contar historias.

Un buen referente sería Brian Michael Bendis. Este estadounidense de 43 años, adicto al cómic de superhéroes desde muy pequeño , propuso  un rumbo diferente a las cosas después de leer obras como las antes mencionadas de Batman, Watchmen (DC Comics – 1986) y tantas otras. Bendis optó por usar y respetar dichas obras definitivas,  pero tan solo como inspiración, y pasarlas a su estilo basado principalmente en los diálogos más originales y cercanos a la vida real que hayamos podido leer en la ultima década, y unos siempre sorprendentes giros argumentales que enganchaban al lector desde el primer número. De hecho una de sus grandes estocadas es haber desmontado por completo a Los Vengadores clásicos nada más desembarcar como guionista en la serie en la acertada saga llamada “Vengadores Desunidos” donde además cerraría la colección que había superado ya  la friolera de los 500 números  para,  casi a continuación, abrir de la manera más profana  sus “Nuevos Vengadores” desde el número 1, poniéndose así en boca de escandalizados lectores puristas  y vanguardistas por igual. No solo por su estilo desenfadado, más alejado del cliché de historia superheróica clásica sino también por incluir en las filas del grupo a personajes como Spiderman o Lobezno, anteriormente impensables como candidatos a miembro vengador.

Y aquí es donde nos lleva la obra que comentamos hoy y que  supone casi la recta final de la “infiltración” de Bendis dentro del mundo Marvel. Con un  hábil sentido de la continuidad entre colecciones, sin que para ello sea necesario seguirlas todas, comenzó de manera discreta con la magnifica ALIAS (Comics Forum – 2001) y siguió su aportación a la serie Daredevil (Comics Forum  2001 ) y la miniserie Secret War (Panini Cómics 2005), todas de una altísima calidad a caballo entre  elementos clásicos e innovación en una mezcla perfecta, hasta llegar a la mencionada ruptura de los vengadores y su posterior reorganización.

A partir de aquí Bendis nos monta en su particular montaña rusa haciendo pasar a sus personajes por una guerra civil (Civil War – Panini Cómics – 2007 ) y hasta incluso una invasión alienígena (Invasión Secreta – Panini Cómics – 2008) de una manera trepidante y adictiva.

Reinado oscuro (La lista) es precisamente la consecuencia de “Invasión Secreta” y sitúa la historia en la superioridad del demente (y exdifunto) Norman Osborn, alter ego en el pasado del villano conocido como El Duende Verde que en los 70 hizo migas la vida de Spiderman descubriendo su identidad secreta y asesinando a Gwen Stacy, su dulce novia por aquel entonces, en el episodio más cruel que recordamos y que sin duda, es historia. Aquel doloroso Amazing Spiderman numero #121 publicado en 1973.

Como decíamos, los insólitos acontecimientos del final de Invasión Secreta permiten ahora a Norman Osborn disfrutar paradójicamente de una posición privilegiada dentro del gobierno de América que sin duda usará para poner contra las cuerdas a los héroes que ahora son  proscritos buscados por la ley debido al acta de registro que el gobierno implantó en la saga Civil War y a los cuales se les acaba el tiempo para parar el plan maestro de Norman por hacerse con el control mundial.

Un plan perfectamente detallado en  una particular lista de objetivos, a cada cual más difícil, donde por supuesto uno de ellos será la espinita pendiente de Norman de acabar con nuestro querido hombre araña.

El tomo reúne a modo de crossover los episodios llamados “Cero” de diferentes colecciones abiertas del universo Marvel (Nuevos Vengadores, Guerreros Secretos, Punisher, Incredible Hulk, Daredevil, Wolwerine, Xmen y Spiderman) que en USA se publicaron de manera independiente y que reflejan en cada número cómo afectan a cada colección el marco oscuro creado por Bendis y si Osborn va tachando (o no) los diferentes puntos que rezan en su lista.


Así como en el número correspondiente a  Spiderman podemos ver si consigue acabar con él, en el de Hulk podemos ver si consigue inmovilizar al gigante verde. El nivel del conjunto es aceptable, quizá lo mas flojo sea el capítulo de X-men (algo habitual en la colección de los mutantes que definitivamente no levantan cabeza). El de Spiderman tampoco es que sea para tirar cohetes y el de Hulk se salva por el magnifico trazo de Ben Oliver. A destacar sobre todo el salvaje  y sorprendente final del capítulo dedicado a Punisher guionizado por Rick Remender y dibujado por el maestro John Romita Junior.

¿Es todo una maniobra editorial para intentar que nos enganchemos a otras colecciones? Sin duda algo de eso hay, pero también es cierto que la infección creada por Bendis es tan grande que de algún modo se tiene que reflejar en el resto de títulos. Aunque no veo el motivo para reunirlas en un tomo quizá excesivamente caro cuando se podían haber publicado al igual que en USA de manera independiente y dentro de sus respectivas series, también es cierto que algunas de estas series no están siendo publicadas de forma regular en nuestro país, por lo cual, solo recomendaría la compra de dicho tomo para incondicionales completistas y solo si al menos seguimos dos de las series incluidas en el mismo, ya que sin la lectura de las sagas anteriormente señaladas es prácticamente nula su lectura.

En el horizonte podemos ver ya pequeños atisbos de “El Asedio” la saga final de la particular odisea orquestada por Bendis y que supondrá la llegada de una nueva etapa para Los Vengadores y el mundo Marvel en general que se llamara “Heroic Age”; pero como dijo Ende en aquella inolvidable Historia Interminable “pero eso es otra historia y deberá ser contada en otro momento”.

¡No te vayas sin comentar!