X-Force Vol. 3 #1-#20

X-Force Vol. 3

2008 fue un año bastante movidito para los mutantes. De hecho desde el 2005 no ha parado de serlo… pues desde Dinastía de M hemos tenido series mutantes para dar y tomar. Pero centrándonos en 2008, fue un año especialmente importante para los mutantes, pues había terminado el evento Complejo de Mesías, un crossover muy importante para todas las series de Lobezno y compañía.

Para no hacer spoilers digamos que el evento en cuestión termina con la disgregación de casi todos los miembros, aunque Scott Summers, Cíclope para los amigos, harto de los múltiples ataques hacia su familia y de esperar a que les ataquen para responder, decide formar un grupo de asalto. Este grupo debería estar aislado del grupo principal, pues serían ellos los que atacarían a las amenazas antes de ser demasiado tarde. La licencia para matar además impedía que la formación del grupo fuera conocida por los otros miembros de la Patrulla X. La elección de los integrantes es bastante inteligente, pues todos ellos tienen razones o para vengarse o aislarse de sus compañeros. Así pues tenemos a Lobezno, líder del grupo y el mejor en lo que hace; Laura o X-23, una máquina de matar; Warpath (Sendero de Guerra), quien recientemente ha perdido a su amigo Caliban a mano de los Purifiers y Wolfsbane, quien se une debido a un problema en su serie X-Factor. Más tarde, por razones un tanto casuales se unen Ángel, Elixir y Dimino. El grupo es muy dispar y hay grandes personajes como Warpath (aunque parezca mentira) y otros bastante más flojos como Wolfsbane.

¡Esa es la actitud!
¡Esa es la actitud!

Las historias que se nos presentan nos llevan todas hacia el crossover de Necrosha, aunque antes pasaremos por Messiah War, junto a la serie de Cable, lleno de paradojas temporales. En cada arco argumental veremos diferentes enemigos, conocidos antimutantes que se juntarán bajo una misma bandera (aunque quizás no voluntariamente) para acabar con ellos de una vez por todas. La sangre está asegurada, tanto mutante como humana, no apto para aprensivos. Es una serie adulta y llena de encrucijadas morales que harán plantearnos el eterno “el fin justifica los medios”. Creo que ya puedo decir sin miedo alguno que soy fan de Craig Kyle y Christopher Yost; en todas sus series hacen un trabajo impecable con el guion, señores escritores. Además, como dato adicional, al ser los creadores de X-23, le regalan las escenas más impactantes y brutales, cosa que los fans agradecemos mucho.

Clayton Crain y Michael Choi son los encargados de darle vida al guion de Kyle y Yost, y de forma magistral. Sus dibujos son bastante parecidos, así que pueden permitirse el lujo de cambiar entre ellos cada arco argumental. Un dibujo preciso y oscuro, lleno de sombras, blancos y negros. El diseño de los trajes es fantástico, quizás no tanto en su diseño como en los colores, pues los contrastes que producen con los litros de sangre hacen de este cómic algo muy visual. Los fondos quizás no estén muy elaborados, pero no es algo que afecte a esta serie, pues al ser tan oscuro queda en un segundo plano (tiene su gracia).

La formación de X-Force
La formación de X-Force

Así pues X-Force es una serie muy recomendable para aquellos que busquen algo más “mature”, un toque gore y sobre todo para aquellos que después de Complejo de Mesías se quedaron con ganas de saber más, pues si algo tiene X-Force es que bebe de muchísimas series. Como comentaba antes Wolfsbane viene de X-Factor, pero es que Laura y Elixir vienen de New X-Men, Warpath de la serie regular, Ángel tiene sus historias con Apocalipsis y en Messiah War debemos estar al día con Cable. Como veis no es una serie en la que puedas empezar sin saber nada anterior… de hecho la única manera de disfrutarlo al máximo es leyendo todo lo anterior. Próximamente seguiremos con los análisis Mutantes y os haremos una guía de lectura de ellos, pues admito que no es trabajo fácil llevar al día todas sus historias.

Misión finalizada con éxito.

¡No te vayas sin comentar!