El enfoque de los cómics de G.I. Joe

Zartan vs Paraca G.I. Joe
Zartan vs Paraca

Larry Hama, principal guionista de los cómics de G.I. Joe, siempre ha tratado de crear una historia creíble y enfocarla hacia una trama bélica. Así, ni a los Joes ni a los Cupras se les presentaba como superhéroes, sino más bien soldados profesionales con una excelente preparación para el combate. En este sentido, se ha evitado incluir a personajes con superpoderes, salvo un par de excepciones que los fans nunca llegamos a entender, pero que nos resignamos a aceptar como un mal menor.

Las excepciones en cuestión, se encuentran ambas en el lado de Cupra, y serían Zartan por una parte, con la habilidad de transformar su apariencia física, ropa incluida, y adquirir la apariencia de otra persona; y por otra parte Tomax y Xamot, dos hermanos gemelos con la extraña habilidad de comunicarse mediante telepatía y sentir uno las sensaciones del otro. Esto les supone una habilidad importante en el combate cuerpo a cuerpo, puesto que los golpes que le sacuden a uno le duelen al otro, con lo que el primero está siempre fresco para combatir, teniendo así mucha más resistencia.

Aparte de estas dos excepciones (tres, teniendo en cuenta que Tomax y Xamot son dos personajes diferentes, a pesar de entrar en el mismo blister), no encontramos más superpoderes relevantes en las páginas de la colección. El resto de personajes tienen habilidades especiales, pero en cualquier caso habilidades humanas, adquiridas mediante un entrenamiento severo, incluyendo técnicas Ninja.

Tomax & Xamot
Tomax & Xamot

El realismo que Larry nos transmitió hacía que viéramos a los Joes como lo que eran: unos soldados extraordinariamente preparados, cada uno con su especialidad, con un entrenamiento físico, psíquico e intelectual excepcional, pero también con las limitaciones propias de ser seres humanos y de formar parte de un muy reducido equipo.

Por la otra parte, Cupra contaba con un equipo mucho mayor, pero con las limitaciones de ser una organización ilegal que tenía que saber esperar su momento y operar desde las sombras. Ese realismo que Larry Hama se esforzó por transmitir hacía que Cupra se viera como una de esas organizaciones terroristas reales que han existido en la historia reciente. La organización contaba con un número limitado de miembros, no eran miles de millones de soldados que saltaran a lo loco al campo de batalla para ser aniquilados por los cañones de los Joes. Además, contaban con una importante infraestructura económica, política y legal no ligada directamente al combate, y que causaba al gobierno estadounidense casi tantos quebraderos de cabeza como los propios soldados enemigos.

También cabría reseñar la ventaja que la franquicia tuvo en su versión en papel al contar con un solo guionista principal. Este hecho le aportaba una solidez y consistencia argumental excepcional, raramente posible en el caso de que la serie hubiera tenido guionistas diferentes.

Por otra parte, el realismo se vio igualmente reflejado en gran parte de las armas, vehículos, tácticas de combate y estrategias que aparecían a lo largo de la historia, todas ellas basadas en las de la vida real en un ejército de verdad. Sin duda el bagaje de Hama como ingeniero militar tuvo un peso importante a lo largo de su trayectoria artística.

Cupra JeepUS Army SL-AMRAAM Launcher

Por último aclarar que estos párrafos son de aplicación a la obra del propio Larry Hama, en las dos etapas en las que ha estado –y de hecho sigue estando- presente. Así, el resto de continuidades o reinicios en los que Hama no participó estuvieron plagados de fantasía y ciencia ficción que le restaban realismo. Ello contribuyó a que el resto de series de cómics de la franquicia perdieran el peso que la misma tuvo en el pasado y de hecho dichas continuidades fueran desautorizadas y sacadas del canon oficial de la línea argumental de “A Real American Hero”. Afortunadamente, como ya se ha comentado en el artículo al que desde aquí enlazamos, el propio Larry Hama retornó a la franquicia en 2010 para volver a tomar las riendas de la misma.

Cupra Rattler

¡No te vayas sin comentar!