Nacidos de la Bruma 2: El Pozo de la Ascensión

Parece que ha habido un auge en la venta de libros de ficción o fantasía, y eso es debido a que el efecto Tolkien se ha visto superado con autores como G.R.R. Martin con Canción de Hielo y Fuego, Steven Erikson con Malaz o Brandon Sanderson con Nacidos de la Bruma. Quizás los dos primeros sean libros mucho más políticos y conspiracionales, quizás a veces llegan a agobiar por su complicada y densa trama. Bien, pues Sanderson ha conseguido lo que pocos, crear una saga ágil, fácil de leer y bien escrita a pesar de ser libros con muchísimas páginas.

Nacidos de la Bruma: Imperio Final
Nacidos de la Bruma: Imperio Final

La complicación de un libro tampoco es que tenga que ser intrínseca a la diversión que nos pueda aportar o a lo “completa” que sea la obra, pues con la saga Nacidos de la Bruma (Mistborn en inglés) Sanderson ha creado un sistema de magia increíblemente ocurrente y bien pensado. Esta saga que empezó en 2006 con Nacidos de la Bruma: El Imperio Final ha sido una sorpresa para todos los fans de la fantasía debido justamente a la facilidad con la que llega al lector y por lo carismáticos de sus dos personajes principales al igual que la maldad que desprende el malo de turno.

El mundo de Scadrial está controlado por el Imperio Final, una facción cuyo rey posee un poder inalcanzable para nadie y que rige el mundo desde hace más de un milenio. Con ese poder, rehizo el mundo a su gusto y ha esclavizado a los skaa, los paria de la civilización. Demasiado cobardes para rebelarse, los skaa llevan un milenio trabajando en los campos para acrecentar las cuentas de los ricos a cambio de comida rancia y tropecientas horas de trabajo más. Pero hay un pequeño grupo de rebeldes que lleva tiempo intentando que todos los skaa luchen juntos y se levanten contra los que les imponen los yugos. El rebelde por excelencia, Kelsier es un superviviente, él fue el único que sobrevivió a los Pozos de Hathsin y ha traído un gran poder con él. La alomancia es una magia que te permite, “quemando” un tipo de metal, hacer gala de unos poderes fuera de toda comprensión. Estos metales se encuentran normalmente en el cuerpo de las personas, pero cuando se gasta tienes que recuperarte o tomártelos mediante un frasco tratado. Los alománticos normalmente son nobles que pueden “quemar” un solo metal y suelen formar parte de la guardia o los poderosos de sus casas. Pero Kelsier es un nacido de la bruma, puede quemar los ocho tipos de metal que le permiten cualquier tipo de incursiones entre las casas de los nobles. Los poderes van desde la superfuerza, avivar o apagar emociones, detectar alománticos o hasta ampliar tus sentidos. La finalidad de los rebeldes es derrocar al invencible (literalmente) Lord Legislador, y para ello Kelsier ha organizado un grupo de alománticos skaa entre los que se encuentran una nacida de la bruma que acaba de conocer, Vin. Hasta aquí os cuento de la primera novela, pues realmente vale la pena leérsela, una gran obra de fantasía que no dejará a nadie frío.

Nacidos de la Bruma 2: El Pozo de la Ascensión
Nacidos de la Bruma 2: El Pozo de la Ascensión

La segunda parte, el Pozo de la Ascensión, trata sobre la situación que se da después de que termine el primer libro a nivel político y con la muerte de dos personajes importantes. De hecho las intrigas políticas se harán mucho más patentes en este libro que sorprenderá a los lectores del primero. Cabe advertir que en ciertos momentos el libro puede hacerse un poco cuesta arriba debido al gran número de páginas que tiene (casi 800), recuerda bastante a El Temor de un Hombre Sabio; quizás podría contar lo mismo en menos páginas, aunque nada grave. De hecho el libro es bastante redondo y mejora el primero con creces, cosa que no suele ocurrir.

Ya más en la historia en si, un año después de la muerte del Lord Legislador, el nuevo rey, Venture, ha empezado a poner en marcha sus ideas sobre el nuevo reino. Pero las cosas no son fáciles, matar al antiguo regente fue la parte fácil, ahora toca lidiar con los ejércitos y sobretodo la nobleza. De hecho serán muchos los que intentarán hacerse con el atium, que no desvelaremos que es para el lector novel de la saga y será una de las subtramas más interesantes del libro. Por otra parte, Vin mantendrá una relación sentimental, por llamarlo así, con Elend Venture, un gran cambio dada la personalidad de la chica, aunque no se antoja forzado. Dado que otro de los personajes principales muere, el liderazgo del libro pasa Venture, que no llega a tener el carisma del fallecido excepto quizás más al final del libro, aunque tal vez sea por costumbre. Quizás Sanderson intente darle una profundidad que no necesita el libro, pues tendremos hojas y hojas de viejas creencias religiosas y complots políticos que no llegan a nada. Otra de las tramas nos hará cuestionar si en realidad el Lord Legislador no fue un héroe y él era el mal menor parando a otro mucho peor. El encargado de estos descubrimientos y otros que harán de cliffhangers en muchos momentos será Sazed, un antiguo miembro de la banda de Kelsier.

Quizás el único problema del libro sea su lento empezar, pues es cierto que hasta la página 300 aproximadamente no veremos avanzar la historia, pues hasta ahí solo nos ponen en antecedentes. Pero bien es merecida la espera, pues hasta el final la trama es ingeniosa y está muy bien llevada a pesar de la falta de un personaje importantísimo. De hecho, el final nos dejará a todos con el corazón en un puño. Para los fans de la banda de Kelsier advertir que muchos de los personajes que eran más protagonistas dejarán de serlo y otros que no lo eran lo serán mucho más, como en el caso de Sazed. Además de los viejos, los nuevos personajes recogerán a un elenco más que brillante gracias a Zane o el mismísimo Straff Ventrue. Como apunte personal, el personaje fallecido realmente crea un hueco irreemplazable, aunque Sanderson sabe jugar muy bien sus cartas llenándolo de momentos impagables con Vin, explorando todas sus facetas que no pudimos ver en la primera entrega.

Brandon Sanderson se ha confirmado como uno de los grandes de la fantasía, ya no solo por esta saga, sino por ser el autor que finalizara las novelas de Robert Jordan, la Rueda del Tiempo. Además, The Stormlight Archive que se puede confirmar como otra de las sagas imprescindibles. Ahora mismo Sanderson está trabajando en más libros de la saga Nacidos de la Bruma, aunque la primera trilogía está cerrada y el cuarto es una novela que se puede leer sola.

Nacidos de la Bruma 3: El Héroe de las Eras
Nacidos de la Bruma 3: El Héroe de las Eras

Desde aquí os recomiendo la saga si sois fans de la fantasía en general y de libros como El Nombre del Viento, libros que sorprenden por su originalidad y su frescura. No defrauda y crea un nuevo mundo por explorar, a la espera que Sanderson continúe lo que ha empezado a construir. Ahora que se acercan las Navidades es un buen regalo que Ediciones B nos ofrece de su colección NOVA de ciencia ficción y fantasía.

¿Conoces la historia del superviviente de los Pozos de Hathsin?

3 Comentarios

  1. Quisiera agregar que ya salio un 4to libro, continuando con lo que Sanderson quería crear 3 trilogías para esta historia, el resumen que presentas aquí es la primera trilogía en la edad antigua, el nuevo libros es mas victoriano, pero es excelente, espero que disfruten estos libros son uno de los mejores libros de fantasía que existe

  2. Buenas Ronald! Pues de hecho sí que lo he comentado pero por encima: “Ahora mismo Sanderson está trabajando en más libros de la saga Nacidos de la Bruma, aunque la primera trilogía está cerrada y el cuarto es una novela que se puede leer sola.” Aunque tu apunte es mucho más concreto y correcto. Muchas gracias por la apreciación 😉

¡No te vayas sin comentar!