Rocky IV (1985)

Rocky IV

Nos encontramos ante la película de la saga con mayor “tufillo” a patriotismo norteamericano y donde se irradia el sentimiento de las barras y estrellas en cada momento y situación de la película. Estos son datos que podrían hacer presagiar que es una película por y para los habitantes del país que tanto corean una y otra vez, los “yu es ei” y así es. Estoy convencido que a los norteamericanos les encantó ver una película de lucha de siglas y grandes potencias, U.S.A. vs U.R.S.S. en plena guerra fría y donde ellos eran buenísimos y los soviéticos tenían todos el símbolo de la bestia escrito en su frente simbólicamente hablando; una película en la que los malvados soviéticos acaban aplaudiendo y coreando el nombre de un americano (o italiano adoptado) que minutos antes odiaban y abucheaban. Sin embargo, también es una película que a los fans de Rocky nos encantará y, de hecho es la favorita para muchos por muchas razones. Razones como que una vez más se ve el afán de superación de Rocky, que lucha contra alguien mucho más grande y fuerte que él, por el valor de la amistad que transmite la película, por los preciosos paisajes que podremos ver, muy distintos a los de los demás films, por el alto nivel de testosterona que experimentamos los “macho alpha” viendo películas como esta y, por último, pero no por ello menos importante, por tener bajo mi punto de vista, el mejor entrenamiento que podemos ver en toda la saga. ¿Queréis conocer más detalles del argumento de la película? Pues a continuación vamos a intentar hacer un pequeño resumen de la misma.

Los rusos invaden el boxeo americano. Como aventurábamos una comitiva de la antigua Unión Soviética hace presencia en Estados Unidos anunciando a bombo y platillo la extraordinaria fuerza y calidad de su campeón, Ivan Drago, pidiendo así de entrada un combate de exhibición con el campeón Rocky Balboa. Si bien es verdad que Rocky no le da mayor importancia al comportamiento de los rusos, el ahora amigo del potro italiano, Apollo Creed se siente herido en su orgullo y a pesar de su edad y de llevar mucho tiempo sin boxear, decide ser él quien rete a Drago demostrándole que “los viejos rockeros nunca mueren”. Por ello, Apollo va a comentarle sus intenciones a Rocky y Adrian pero estos le desaconsejan que se enfrente a él, advirtiéndole sobre la edad que tiene, el tiempo que lleva sin boxear y que no conoce nada sobre el ruso. De hecho Rocky le dice que la pelea quizá no sea contra Drago, sino contra sí mismo para intentar demostrarse que ya no es lo que realmente es, es decir, alguien entrado en años para boxear.

Apollo Creed en Rocky IV
Apollo: Espectáculo en estado puro

Apollo es orgulloso por naturaleza y se prepara para enfrentarse a Ivan Drago en un combate de exhibición. Además hace que Rocky le acompañe en su esquina, tal como Apollo hizo cuando “el potro” se enfrentó por segunda vez a Clubber Lang. Y a decir verdad, Apollo será mayor pero su carisma no lo pierde y sigue conquistando a las masas dando un excelente espectáculo y demostrando que sabe moverse al son del gran James Brown. Sin embargo, el combate es muy distinto y el espectáculo acaba tornándose en tragedia pues tras hacer prometer a Rocky que no arrojara la toalla pasara lo que pasara y recibir una soberana paliza a manos del ruso, un contundente golpe acaba arrojándole a la lona convulsionando y provocando su muerte.

Tras el funeral, Rocky se siente hundido y, en parte, culpable por no haber arrojado la toalla antes y decide que tiene que vengarse, que a pesar de que el ruso sea mayor en tamaño, en fuerza y en juventud, considera que ha sido un agravio contra Apollo, contra su país y contra sí mismo, por lo que necesita desquitarse, aun teniéndose que enfrentar a su mujer que considera una locura ir a Rusia el día de navidad a participar en un combate con el que no va a conseguir que Apollo vuelva a la vida. No obstante, Rocky se considera en el deber y la obligación de combatir.

Rocky 4 entrenándose
¡No hay dolor, no hay dolor!

Al llegar a la antigua Unión Soviética junto a Paulie y Duke, que ha perdido a su pupilo y a quien consideraba como un hijo para él pero que ahora centrará todos sus esfuerzos en transmitir todos sus conocimientos a Rocky, les están esperando para llevarles al lugar donde vivirá y se entrenará Rocky hasta el día del combate. Ahí comienza su entrenamiento que se ve incentivado por la inesperada llegada de Adrian que le infunde más fuerzas aún a su marido. Sin duda alguna, este entrenamiento, comparando el método rústico pero efectivo que usan Rocky y Duke con el método sumamente avanzado que usa Drago y sus entrenadores es el mejor entrenamiento que podemos ver, con una excelente escena en la que Rocky sube a lo alto de una montaña nevada gritando a pleno pulmón el nombre de Drago.

En el momento del combate se ve a un Rocky en muy buena forma, impertérrito ante los abucheos del público ruso que abarrota el lugar en donde se enfrentará a Ivan Drago y según va avanzando el combate los abucheos se van tornando en vítores y aplausos, dando lugar a un épico combate en donde demuestra ser un excelente boxeador y mejor persona aún, ganando al rival con el que se enfrentaba en el cuadrilátero, así como a los que se hallaban alrededor del mismo, el público ruso, acabando con unas emotivas palabras que arrancaron el impensable y estruendoso aplauso de los presentes.

Sin duda la película más comercial, además de irreal en ciertos aspectos, pero para muchos, la mejor o de las mejores por ser la que más acción de todas tiene.

Rocky Vs Drago
¡Rocky Balboa está talando el árbol ruso!

En cuanto a los actores, a pesar de que Sylvester Stallone y Talia Shire se ganaran los premios Razzie por sus interpretaciones, he de decir que sus papeles no decayeron bajo mi punto de vista, simplemente no hay cambios y a los críticos y a la gente en general no le suele gustar que alguien repita papel durante un buen tiempo y ya era la cuarta vez que se les veía en el papel de Rocky y Adrian.

Carl Weathers dejó muy alto el nivel de su personaje en la que sería la última película de Rocky en la que intervendría; Burt Young siguió en su línea de personaje rancio y eternamente malhumorado y Tony Burton tendrá cada vez más presencia en su papel de Duke, quien ahora será el entrenador exclusivo de Rocky.

Sin embargo, los nuevos serían Brigitte Nielsen en el papel de Ludmilla y Dolph Lundgren como Ivan Drago y nos centraremos en el papel del frío e impávido Dolph Lundgren que supo retratar claramente a su personaje quien, aunque no aportaba mucho con sus escasos comentarios, sí lo hacía con su gélida mirada, su aire marcial y su forma de boxear. De hecho, en una entrevista el propio Drago comentó que la película más complicada que había interpretado en toda su carrera, había sido precisamente la de Rocky IV, pues tenía que aprenderse los guiones de la pelea que el mismo Stallone preparaba, no dando lugar a la improvisación, sino teniendo que aprenderse cada uno de los movimientos y el momento exacto en el que tenía que golpear con un puñetazo, con otro, esquivar o bloquear, lo cual le llevó muchísimo tiempo de preparación y ensayos.

Llegados a este punto, vemos a un Rocky Balboa en la cumbre pero no todo será un camino de rosas y Rocky se tendrá que enfrentar a otras vicisitudes de índole muy distinta a las anteriores, pero eso lo veremos en la crítica de la siguiente película.

Rocky IV
¡Dragoooooo!

[xrr rating=4/5]

Fan de Rocky, Superman y, en definitiva, el buen cine, tanto moderno como clásico. Disfruto con un buen libro así como leyendo a Mark Waid o a Alan Moore y viendo dibujar a Alex Ross o los Romita entre otros. También disfruto con videojuegos tanto actuales como de antaño con las consolas de 8 y 16 bits y me entusiasman las series tipo sitcom o de ciencia ficción. @GigioPoloux

¡No te vayas sin comentar!