G.I. Joe (Universo)

GIJoe_Game

Todo comenzó como un juego de niños. Los G.I. Joe y los Cupra. Los buenos y los malos.

En principio no eran más que eso, muñecos. ¿O quizás no? Estamos de acuerdo en que muchos de los actuales fans de G.I. Joe éramos niños entonces, pero los muñecos en cuestión no eran tan infantiles como alguien ajeno a este mundo pudiera imaginar. ¿Juguetes? Sí. ¿Figuras? También. Por aquel entonces aún no existían las figuras hiper-realistas que los aficionados adultos compran hoy en día. Pero los G.I. Joe de Hasbro ya presentaban un realismo considerable para la época. Estaban muy bien logrados, eran articulados, llevaban armas y equipos intercambiables y los podíamos meter dentro de los vehículos. ¿Qué más podíamos pedir? ¡Y en aquella época! Hoy día parece que ya está todo inventado, pero entonces… suponían toda una novedad. Y tras las figuras llegó todo lo demás: cómics, serie de animación, merchandising y hasta películas.

Compramos aquellas figuritas para jugar con ellas, es cierto, pero ya también entonces se estaba despertando en nosotros el afán por coleccionar. De hecho muchos de vosotros habréis comprado bastantes más muñecos durante vuestra vida adulta que en aquella prodigiosa década de los 80. Y algunos aún los luciréis con orgullo en las vitrinas de vuestros salones.

GIJoe_Add

Y ahora que ya estamos cerca del estreno de la segunda película de la saga, nos vienen a la memoria aquellos recuerdos. Es interesante señalar que lo que rememoramos cuando pensamos en la franquicia son las figuras que salieron a la venta a partir de 1982 en Estados Unidos, pero las figuras de G.I. Joe vienen de bastante más antiguo, desde los años sesenta. Pero aquellas eran unas enormes figuras de unos 30 cm, que nada tienen que ver con los muñecos de 9,5 cm que aquí conocemos. Y aún antes de lanzar las figuras, la enseña G.I. Joe ya había visto la luz en forma de cómic durante los años de la Segunda Guerra Mundial. En aquel momento, con los G.I. Joes pasó algo muy parecido a lo que pasó con el Capitán América. El país estaba en guerra y había que apoyar a las tropas y contagiar el patriotismo entre la población, con lo que se crearon héroes que tras la guerra fueron paulatinamente quedando en el olvido hasta que lustros después fueron rescatados de nuevo, ya sin ese afán forzado de enaltecer lo patriótico.

Dentro del universo de G.I. Joe tenemos cuatro campos diferenciados: figuras, comics, serie de animación y películas. Están relacionados, pero no son lo mismo. El nexo de unión entre todos ellos son los juguetes de Hasbro, pero a partir de ahí cada campo tiene sus propios matices. Y ya entre ellos, cada uno de nosotros tiene sus preferencias. Normalmente, los muñecos nos gustan a todos, y fueron los que nos introdujeron en este mundo, pero ya aparte de los muñecos, te pueden gustar solo los cómics, solo los dibujos, solo las pelis, todos los anteriores, o cualquier otra combinación posible.

GIJoe_Movie

El mundo de los G.I. Joe ha tenido un enorme éxito en los Estados Unidos; hay que recordar que son soldados de dicho país, pero aún así también tuvo un impacto significativo en nuestro país. Su éxito fue discreto si comparamos, claro está. No fue una franquicia de gran penetración en nuestro mercado, no era un producto de consumo mayoritario y gran parte de lo que salió allí no llegó aquí, pero aun así caló muy profundamente en muchos de nosotros. Una sensación difícil de explicar a quienes no conocen este mundo, o a quienes entran en él ahora, treinta años después, la verdad. ¿Sabríamos definir por qué nos impactó tanto en su momento y por qué seguimos sintiendo esa sensación en nuestro interior cuando lo recordamos? Probablemente no. ¿Lo común? La emoción de la acción y la aventura, el sentido de equipo, de amistad, de ser los mejores, de tener el mejor material, los vehículos, los cazas, los helicópteros, el entrenamiento, la estrategia, la preparación de la misión, la tensión del despliegue, la especialidad de cada personaje, las personalidades, el riesgo, el peligro… ¿Lo particular? La evolución de la historia, el cliffhanger, el ver ese siguiente número de la colección en el escaparate del quiosco, el ansia por ojearlo antes de llegar a casa aun a riesgo de empotrarte con una farola, el olor del papel al pasar las páginas, el riesgo de cancelación por falta de ventas, los anuncios de televisión, los catálogos de las nuevas figuras, la intro de la serie, la música, los sonidos, el sentirte parte de ese minoritario mundo, el compartirlo con otros…

Qué sensaciones, ¿verdad? Llevamos ya un montón de décadas de G.I. Joe y seguimos ilusionados. ¿Lo mejor tras este apunte de nostalgia? Que tras algún tiempo en la reserva regresan con fuerza. Vamos, que tenemos G.I. Joe para rato.

 GIJoe_Team

1 Comentario

  1. hermosa forma de recordar nuestros gi joes, hoy en dia tengo 30 años y estoy empezando a recuperar mis joes, y estoy como un arqueologo buscando la serie televisiva de GI JOE 1989-1991 de DIC-entertaiment en español, es tan dificil, algunos me han dicho que es imposible, pero yo sigo ilusionado. Saludos y si sabes algo me avisas 🙂

¡No te vayas sin comentar!