NYX: Mutación

La primera aparición de un nuevo personaje es siempre muy importante y determinante… si la primera impresión es buena, triunfará, sino está condenado al mayor de los olvidos. Bueno, casi siempre… Releyendo las diferentes reseñas que he ido haciendo últimamente, me he dado cuenta de que casi siempre (hablando de Marvel) termino escogiendo algún cómic donde aparezca X-23. No es un secreto que sea un personaje que me encante pero por lo que he podido ver, mi subconsciente me juega malas pasadas y además hace que se vaya acrecentando más con el tiempo. En esta historia se trasladó al papel la idea que tuvo Craig Kyle para la serie de televisión X-Men: Evolution de añadir un clon femenino de Lobezno al elenco de personajes. Parece ser que la fama del personaje creció tanto que Quesada decidió añadirla en el Universo 616. Aunque no lo parezca, NYX no va de X-23… o no completamente, ahora me explico mejor…

Portada de NYX: Mutación
Portada de NYX: Mutación

Después de varios intentos fallidos por crear una serie en la que se explicase como afectaban los poderes de los mutantes a sus vidas personales, Quesada, editor en jefe por ese entonces, se atrevió a guionizar NYX, lo que vendría a ser District X de New York. En principio pensada para ser una serie más o menos regular y finalmente cancelada pasó a ser una miniserie de siete números que más tarde tendría una secuela a modo de homenaje. Aunque no haya un protagonista propiamente dicho, Kiden Nixon es la que hará de conductora de toda la historia, una nueva mutante con el poder de parar el tiempo. Obviamente el descubrir sus poderes será traumático además de su dura infancia que marcará a fuego toda su existencia. Su familia no la entiende (ni pueden ni quieren) y el colegio es una pesadilla, así que finalmente termina viviendo en las calles. No es la mejor vida que pueda tener una adolescente, pero es mejor que luchar en su día a día. Más tarde buscará la ayuda de la única persona que parece preocupada por ella, su profesora del instituto, la Srta. Palmer, que reacia al principio finalmente intentaráapoyarla a pesar de todas las penurias que ha pasado por “culpa” de Kiden. Cambiando de personaje, vemos a una joven que parece ser gótica convertida en prostituta, pero en una vertiente un poco más sado… Es una aparición bastante impactante y en ningún momento se desvela su pasado ni sus intenciones, de hecho apenas pronuncia un par de palabras en toda la colección. Por si no era claro, la chica en cuestión es Laura, X-23. Finalmente al grupo se incorporan Tatiana, una mutante con poderes de transformación animal, Felon, un proyector astral, y su hermano pequeño. El grupo es de lo más atípico que se pueda ver en cualquier grupo y realmente sorprende, cosa que en aquella época (2005), con todo el rollo del resurgir mutante, se agradecía.

La historia es una mezcla entre Runaways, X-Men Academy y un intento de temática semiadulta edulcorada con crecimiento interior. Seamos realistas… Quesada no es el mejor en lo que hace, tampoco el peor, pero se acerca. No es que no tenga buenas ideas, pues las tiene y por algo es quién es, pero desde luego no sabe ni desarrollarlas ni terminarlas. La historia parece que vaya tropezando sola, con cambios ridículos de la acción y sobretodo con los intentos de dramatismos que ya no nos creemos. Ojo, no es un cómic que me disguste, pues tiene muchas cosas buenas, como Kiden, X-23 y la temática, pero no es una historia redonda y se debe exclusivamente a Joe Quesada. Además hubo muchas quejas por culpa del retraso de los números, también culpa de Quesada por entregar siempre tarde los guiones, dando un pésimo ejemplo como editor en jefe.

Kiden Nixon
Kiden Nixon

En cuanto a los dibujos, Jushua Middleton y Robert Teranishi cumplen sin más. Quizás la intención era buena, sobretodo por parte de Middleton con esas pinceladas que aparecían en algunas de las ilustraciones, con ese toque dramático que antes comentábamos pero que al final no se ha sabido redondear. No es que Middleton sea mal dibujante, ya que justamente por las ilustraciones que os acabo de contar lo nominaron al Eisner, de hecho tiene muchos seguidores, pero a mi no me termina de encajar en NYX.

En España podemos hacernos con todos los números en un solo tomo de la colección 100% Marvel de Panini Comics. No trae extras pero con casi las 200 páginas que trae el tomo podemos estar más que contentos con el precio. De hecho Panini es la que trata mejor a este cómic (ni Quesada ni los dibujantes).

Antes de terminar no quiero que os quedéis con que no debéis haceros con el tomo en cuestión, pues para mi es un imprescindible por varias razones. La primera de todas es porque introducen a X-23 y a Kiden Nixon, la segunda porque es un tomo autoconclusivo y la tercera por innovar en un campo muy difícil de hacerlo. No os extrañéis si no conocéis a Kiden Nixon, pues solo aparece a parte de en esta colección y su secuela, en Messiah War como secundaria. Su aparición es muy emotiva para X-23 y para los lectores, un gran detalle que se agradece.

El triste reencuentro entre X-23 y Kiden Nixon
El triste reencuentro entre X-23 y Kiden Nixon

Así pues NYX: Mutación se puede describir como un intento de revolucionar al panorama mutante y que más tarde otros autores conseguirían acabar de bordar.

¡No te vayas sin comentar!