Time Bomb (Cómic)

Time BombDentro del género de la ciencia ficción, los viajes en el tiempo han sido un recurso utilizado en multitud de ocasiones, pero cuando se hace bien, se pueden encontrar obras muy interesantes, como es el caso de Time Bomb, de Jimmy Palmiotti, Justin Gray y Paul Gulacy.

Originalmente se publicó como una miniserie de tres números bajo el sello americano Radical Books, y hoy podemos disfrutar de la obra completa en un solo volumen gracias a la editorial Dolmen.

Time Bomb comienza situándonos en el año 2012 en la ciudad de Berlín, donde unos trabajadores que estaban haciendo ampliaciones al metro, descubren accidentalmente una ciudad oculta bajo la capital alemana. Nada más suceder esto, son avisados los servicios especiales para que lleven a cabo una investigación sobre semejante hallazgo, pero todo se tornará oscuro cuando al entrar a la ciudad, se active un misil que destrozará los cimientos de la actual Berlín, desencadenando un virus letal de origen nazi hasta ahora no conocido que vaticinará el fin de la humanidad por su rápida propagación aérea.

Para poder evitar esta debacle, un servicio secreto de inteligencia conocido como “La orden para el nuevo mundo” reunirá a sus cuatro mejores soldados para encomendarlos a un proyecto llamado Time Bomb. Este no es otra cosa que una máquina capaz de hacer viajar en el tiempo hacia atrás a quienes se encuentren en su interior; aunque debido a los altos recursos que necesita, no ha sido probada en su plenitud, por lo que los viajeros no sabrán a que momento viajarán en el tiempo. La idea es que logren viajar al menos un día y avisar de que no se entre en la ciudad subterránea, pero todo cambiará cuando aparezcan en 1945, cerca de Berlín.

A partir de este momento la obra mezclará varios géneros, desde la clásica acción, aunque en este caso veamos a soldados con armamento actual luchando contra el ejercito nazi de la 2ª Guerra Mundial, algo que sorprenderá gratamente a los lectores, pasando por el espionaje bélico con toques dramáticos y llegando incluso a la ciencia ficción, tanto por la historia en sí, como por el armamento que veremos en las escenas finales.

Time Bomb

La historia mantiene en vilo al lector desde principio a fin, ya que aunque en ciertos momentos la acción se reduce, comienzan a primar en estas situaciones otros eventos bastante sólidos, que nos recordarán a clásicas películas de género bélico.

Tal vez, el punto donde más flojea la historia es en el aspecto implícito, el del viaje temporal. Porque pese a que sea el motor que mueve toda la historia y se explique de una forma superflua para que todos lo puedan entender, como suele ocurrir en estas situaciones, tiene que estar muy bien hilado para que tenga una perfecta coherencia final, algo de lo que peca el cómic. Pero aun así, dejando de lado este tema en su parte final o no intentando buscar una lógica científica coherente, disfrutaremos de un muy buen relato de principio a fin.

Jimmy Palmiotti (Jonah Hex) y Justin Gray (Power Girl) han hecho un excelente trabajo de documentación para llevar a cabo este cómic, haciendo que el apartado ficticio case perfectamente con el histórico. A lo largo de sus páginas, nos mantendrán en vilo con los hechos que se suceden, como por ejemplo el que uno de los soldados especiales sea negro, por lo que imaginaros el problema a la hora de estar frente a la Alemania que buscaba la raza aria. La ciencia ficción tiene también una dosis presente, sobre todo en su parte final, aunque esta está notablemente dosificada para mantener un buen hilo conductor.

Time BombPese a ser solo tres números, el cómic también nos muestra por encima las emociones y sentimientos de los cuatro personajes principales, haciendo que logren crear un vínculo más cercano con el lector.

En el apartado técnico, el consagrado dibujante Paul Gulacy (Master of Kung Fu) cumple perfectamente su misión, y sabe dotar al cómic de todo lo necesario para que este sea entendido a plenitud. Si bien es verdad que Gulacy ha sido criticado en sus últimos tiempos por no ser capaz de competir con el estilo de los artistas actuales, en esta obra tenemos un trabajo bien hecho, con un estilo oscuro y sombrío característico de la época. El armamento, las vestimentas o los vehículos, son perfectamente retratados de forma que podamos distinguirlos conforme a su situación.

Finalmente, la obra que la editorial Dolmen ha publicado en España está compuesta de 168 páginas y formato cartoné. Especial mención merecen sus cuidadas cubiertas y su buena calidad de papel, que hacen que los 20€ que vale el tomo estén más que bien amortizados. En su parte final tenemos ocho páginas de extras, donde encontramos una entrevista hacia Jimmy Palmiotti y Justin Gray; además de las fichas de los autores.

Time Bomb es una obra de ciencia ficción capaz de sorprender con un soplo de aire fresco la altamente utilizada época de la Alemania nazi. Narrada de forma cercana a una película, mantendrá desde su inicio pegado a sus páginas al lector que se acerque a ella.

¡No te vayas sin comentar!