Batman: Odisea

Batman: OdiseaSeguro que a la gran mayoría os sonará el nombre de Neal Adams, de no ser así, no os podéis considerar fans de Batman, ya que este célebre dibujante estadounidense colaboró redefiniendo las historias del hombre murciélago en la década de los 70. Pero, tras un largo periodo sin tocar al guardián de Gotham, volvió con una miniserie de 13 números que se publicó a partir de Septiembre de 2010 y la cual fue dividida en dos arcos argumentales, en la que trabaja tanto en la labor de dibujante como de guionista. Ahora podemos disfrutar de la serie completa cuyo título es “Batman: Odisea” bajo un solo tomo, editado de la mano de ECC en España.

¿Pero qué nos propone este volumen cuya portada nos muestra a Batman a lomos de un animal prehistórico? Algo surrealista y alejado de la continuidad del Caballero Oscuro, que nos muestra a un héroe atípico envuelto en una extraña historia.

El primer arco argumental nos sitúa en Gotham, donde Batman comienza a descubrir un extraño complot que gira en torno a él, hecho que le hará recapacitar sobre la realidad que engloba su mundo. Tras un aviso de la policía al que acude el héroe junto a su pupilo Dick Grayson (en esta ocasión todavía bajo la apariencia de Robin), deberá enfrentarse a un robo por parte de Enigma hacia la Casa de la Moneda de Gotham, y a un extraño saqueo al Museo de dicha ciudad. Esto no será más que el principio de una serie de sucesos conectados entre sí que irán promoviendo extraños giros argumentales a lo largo de cada página, hasta llevarnos al segundo arco de la historia.

La segunda parte es la que contiene una gran cantidad de sucesos surrealistas que distan mucho de aparecer en un cómic sobre Batman, debido a que en sus páginas, Neal Adams nos llevará, como si de Julio Verne se tratase, en un viaje hacia el centro de la Tierra. Dicho terreno está poblado por una gran cantidad de seres extintos y fantásticos, como pueden ser dinosaurios, neardentales, trolls, semidioses o magos. Como podéis ver, la historia que se nos cuenta difiere mucho de las clásicas historias a las que nos tenía acostumbrados Neal Adams en los 70.

Batman: Odisea

Pero esta diferencia no estriba solamente en la ambientación del segundo arco argumental, debido a que desde la segunda página del cómic tenemos a un Batman armado con una pistola, algo bastante sorprendente dada su aversión hacia las armas de fuego. En esta primera parte también veremos como se intenta dotar de realismo y explicación a los sucesos que se van dando, alejándose así de las clásicas historias escritas por Dennis O’Neil y ambientándose en el estilo oscuro de los años 90. Pero además, durante varios momentos del cómic observaremos como Batman tiende a mostrar una actitud exacerbada y frenética, sorprendiendo bastante al lector debido a su notable diferencia con el personaje al que estamos acostumbrados.

A este elenco de situaciones incongruentes para el Caballero Oscuro, debemos sumar que a lo largo de todas las páginas que componen el tomo iremos viendo la aparición de numerosos personajes relevantes en la vida de Batman. Desde Ra’s Al Ghul hasta Joker, pasando por Man-Bat o Deadman, todos estos irán participando en esta frenética historia que pondrá en tela de juicio la realidad del héroe de Gotham, vislumbrándose una duda existencial: ¿y si todo lo que engloba a Batman pertenece a un plan de alguien con infinidad de recursos?

Batman: Odisea

Esta pregunta será puesta en la mente de Batman por los hechos que van sucediendo en “uno de los días más extraños de su vida”, pero será fundamentada por la incursión de Man-Bat, y de Deadman, teniendo este último un papel bastante protagonista en la historia. Especial mención en cuanto a la narrativa, merecen las conversaciones entre Batman y Robin, las cuales parecen estar sacadas de la conocida serie televisiva de mediados de los años 60, teniendo así una fuerte dosis de carácter moral. Por otro lado, dos hechos que se dan a los largo de los 13 números son por un lado la explicación de porqué Batman decide no matar nunca a nadie, aunque sí que veremos varias situaciones extremas que pondrán en tela de juicio este razonamiento; y por otra parte, todos los capítulos son iniciados por un Bruce Wayne contando a “alguien” (se desvela quién es al final de la historia) los sucesos que se dieron aquél día, sirviendo así de nexo de unión para todas las narraciones.

En cuanto al dibujo, sí que estamos ante el estilo característico de Neal Adams, para el que utiliza sus conocidas técnicas de narrativa visual, entre las que encontramos la duplicidad de ciertas situaciones o escenarios. Aunque, todo hay que decirlo, en ciertos momentos el dibujo varía bastante de un cómic a otro, debido sobre todo a la incursión de varios artistas a la hora de encargarse del entintado, como son Michael Golden o Paul Neary entre otros,  aportando cada uno de estos su estilo.

Batman: Odisea

En definitiva, estamos ante un cómic que gustará a los más nostálgicos, debido a que sus páginas emiten el destello visual de Neal Adams, pese a que la historia difiera mucho del resto de trabajos de este artista bajo el universo Batman. Por otro lado, este cómic también es la primera toma de contacto del artista con el hombre murciélago tras muchos años alejado de él, por lo que podemos entender que este cóctel de ideas descabelladas es una propuesta personal del autor para llevar a cabo algo que llevaba tiempo macerando.

El tomo editado por ECC en España contiene en su interior los 13 números de la serie original, teniendo así toda la miniserie “Batman: Odisea” bajo un mismo tomo, al que le acompaña un formato cartoné y 360 páginas a todo color que muestran íntegramente los dos arcos argumentales que componen la obra. Un cómic que no dejará indiferente al lector, y que nos hará sentir mediante su narrativa el desconcierto que va sufriendo el propio Batman a lo largo de las diferentes páginas, como si de una auténtica odisea se tratase.

¡No te vayas sin comentar!