Spaceman (tomo único)

spaceman-ecc-portadaAunque en la ficción seguimos soñando con explorar el espacio, incluso más allá del sistema solar, la realidad es muy distinta: es bastante probable que nuestras aventuras espaciales se terminasen en la exploración de la Luna por parte de la NASA en la década de los setenta. Y aunque lo lógico sería pensar que Marte es el siguiente paso, son muchos los expertos que aseguran que el enorme desembolso económico necesario no es el único problema: el cuerpo humano (su estructura osea) no está preparado para pasar tanto tiempo en el espacio y es bastante probable que los astronautas no sobrevivieran al viaje.

Spaceman nació cuando Brian Azzarello estaba teniendo una conversación al respecto con un profesor universitario de bioingeniería, es decir, como muchas otras historias de la humanidad, esta empezó en un bar con una conversación aparentemente intrascendental. Pero la mente de Azzarello desborda imaginación, y pensó que si el problema era el cuerpo en sí, se podrían enviar seres humanos modificados genéticamente para soportar el viaje. Pronto lo convirtió en una historia, una muy recomendable a lo largo de nueve números que ECC ha recopilado en un solo tomo y publicado recientemente en nuestro país.

Orson es una criatura enorme y simiesca, un ser humano modificado genéticamente como parte de un proyecto de la NASA para un trabajo de terraformación en Marte. Creciendo bajo los focos de la fama y las discusiones constantes de las implicaciones morales que tenía su propia existencia, nunca vio cumplido su cometido ya que el derretimiento de los polos sumió al planeta tierra en una crisis global y tanto él como sus “hermanos” fueron repartidos en distintos orfanatos y olvidados por la sociedad.

spaceman-orson-comprandoAños después sobrevive recogiendo chatarra en el mar, en un mundo repartido entre los muy pobres, los cuales viven en las zonas ganadas a la tierra por el mar, y los muy ricos, que viven rodeados de lujos a salvo en el interior. Pero pronto todo el mundo volverá a recordarle a él y sus hermanos al verse implicado por accidente en el secuestro de una niña participante de un reality show.

Para contar esta historia Azzarello se puso en contacto con uno de sus mejores compañeros de profesión con el que ha demostrado hacer un equipo increíble: Eduardo Risso. Ambos han trabajado anteriormente en Batman: El caballero de la venganza, la muy recomendable historia alternativa ocurrida durante los eventos de Flashpoint, pero por lo que el mundo les conoce sobre todo es por su trabajo en 100 Balas, serie ganadora de los premios Eisner y Harvey.

El guion de Azzarello es profundo, lleno de detalles y doble sentidos. Como si de un episodio de Perdidos se tratase, cuenta con dos tramas destacables por encima de todas las demás, una de las cuales no termina de quedar claro en ningún momento si se trata de un flashback, el futuro o simplemente las ensoñaciones de la mente rota del protagonista. La historia retrata a la perfección las miserias de la humanidad en este futuro distópico pero que esconde de forma velada críticas a la sociedad moderna, haciendo especial hincapié a la idea de que ninguno de los problemas que tenemos importa mientras sigamos teniendo formas de entretenimiento (en forma de reality protagonizados por Brad Pitt y Angelina Jolie dos actores que adoptan al niño ganador de cada edición de este peculiar Gran Hermano). La raíz principal de la historia no es el cenit de la originalidad pero se ayuda de los personajes y la ambientación para enmascararlo a la perfección y que su lectura resulte interesante, en parte gracias al vocabulario creado para la ocasión, una interpretación de la decadencia que sufrirá el lenguaje con el paso de los años (aunque por momentos se hace pesado y reduce la velocidad de lectura).spaceman-orson-conoce-a-Tara

Es una historia publicada bajo el sello de la extinta Vertigo, la línea adulta de DC, y es algo que se nota tanto en su argumento como en el dibujo del argentino Eduardo Risso, el cual encaja a la perfección con la obra. Su estilo de dibujo se adapta a la situación dependiendo de lo que esté ocurriendo, usando trazos y proporciones más limpias y detalladas cuando se trata de dibujar gente rica o su entorno, o con trazos grotescos y “sucios” para dibujar a Orson y su mundo, cuesta imaginar Spaceman de otro modo. La mayoría de las viñetas cuentan con muchos detalles y no es difícil apreciar el enorme trabajo que hay detrás, aunque hacia el final eso sea algo que se pierda y aparezcan cada vez con más frecuencias viñetas ocupadas tan solo por el personaje.

La edición española por parte de ECC es perfecta al recopilar la serie en un solo tomo de tapa dura, con algunos bocetos como extras. El precio (20 Euros) es muy bueno teniendo en cuenta lo que se ofrece, una historia independiente y conclusa (aunque con un final ambiguo que casi podría considerarse “abierto”), original en parte y con un buen dibujo, aunque de lectura complicada y pausada, no apta para todos los públicos.spaceman-orson

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

¡No te vayas sin comentar!