El origen de los Guardianes

jack-frost-escarcha-el-origen-de-los-guardianes

Nuestra memoria a corto plazo nos hace pensar que Los Vengadores estrenó una variación en el cine fantástico, un subgénero que consiste en juntar varios personajes de historias distintas en una sola película. No es de extrañar pues que la película de la que quiero hablaros hoy haya sido catalogada como una versión infantil de Los Héroes más poderosos de la Tierra, afirmación bastante injusta ya que su producción empezó en el año 2006 (aunque accidentada, sin duda, provocando que se estrenase en los cines de todo el mundo las pasadas navidades).

El origen de los Guardianes nos cuenta la historia de Jack Escarcha, la deidad del invierno. Hace trescientos años que despertó siendo quien es, sin recordar nada de su vida anterior, si es que existe. Desde entonces ha pasado el tiempo usando sus poderes para hacer travesuras de cara a la galería, pero en el fondo lo que más quiere es que los niños crean en él.

Todo cambia cuando Sombra, también conocido como El Coco, es visto por primera vez desde la Edad Media, amenazando así la paz y tranquilidad de todos los niños del mundo. Es entonces cuando un grupo llamado Los Guardianes debe reunirse para plantarle cara, un equipo formado por Santa Claus, el Conejo de Pascua, el Creador de Sueños y el Hada de los dientes. Todos ellos deberán reunir fuerzas junto a un reticente Jack para conseguir que los niños no dejen de creer en ellos y devolver a Sombra a las sombras.

Una película para toda la familia (nótese la diferencia con “cine infantil”) que no sorprende pero que sabe entretener al público. Dreamworks prosigue de este modo con la senda iniciada con Cómo entrenar a tu dragón y busca alejarse del estilo Pixar, buscando su propio camino no exento de baches.elfos-el-origen-de-los-guardianes

El primer hándicap con el que cuenta la película es lo poco atractiva que resulta para los niños de la mayor parte del mundo, al estar sus personajes sacados del folklore norteamericano, un problema menor eso sí es cierto, ya que aunque el personaje con el que están más familiarizados es Santa Claus, gracias al cine y la enorme cantidad de productos estadounidenses que llegan a nuestras manos muchos son los niños que están familiarizados con el Conejo de Pascua, por poner un ejemplo (tan solo hay que ver el auge de Halloween los últimos años). Lo que de verdad no ayuda a que los más pequeños de la casa empaticen con los protagonistas es por su horrible diseño, desde el Conejo de Pascua, una especie de liebre sometida a un tratamiento de hormonas, pasando por el Hada de los dientes, recién sacada de los carnavales de Tenerife. El villano del show, Sombra, tampoco amenaza ni impone lo más mínimo, con un diseño que recuerda al Sandman de Neil Gaiman (quiere la casualidad, eso sí, que esta película cuente con su propio Sandman, el Creador de sueños, uno de los personajes más originales y entrañables).

El argumento cuenta con varios Deus Ex Machina, una serie de “porque yo lo valgo” sobre todo en el tramo final, aunque ninguno chirria en demasía y menos tratándose de una película para ver junto a los más pequeños de la casa. Y es que son los niños los auténticos protagonistas de la función, tanto aquellos que por edad siguen creyendo en los personajes como aquellos adultos con alma infantil que añoran esa inocencia y felicidad que te proporcionaba el creer en todos esos seres.

La película cuenta con bastantes momentos de humor, algunos de ellos frescos y divertidos (mi favorito: el chiste recurrente del yeti pintor), otros quizá demasiado fáciles (parece que hoy en día toda película de animación tiene que contar con su propio ejército de minions, unos personajes sin dialogo con el único objetivo de parecer tontos y darse golpes los unos a los otros, en esta ocasión representados por los duendes de Santa Claus).

Un aspecto reseñable es que a pesar de que en su versión original las voces de los personajes son a cuenta de auténticos pesos pesados de Hollywood como Jude Law o Hugh Jackman, en la versión doblada a nuestro idioma han resistido la tentación de utilizar a famosetes varios para convertir la película en un producto insufrible, y en su lugar cuenta con un doblaje profesional con las voces habituales de dichos actores. Con esto ya son varias las películas de animación sin ser estropeadas con un mal doblaje, esperemos que dure la racha…

En general una película alegre y divertida, con una historia simple, quizá predecible por momentos pero que tiene los suficientes ingredientes para que los más pequeños de la casa se lo pasen bien y los mayores no tengan la necesidad de dejarlos solos ante el televisor.el-coco-el-origen-de-los-guardianes

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

¡No te vayas sin comentar!