Prophet 1: Remisión

Portada Prophet 1: RemisiónSin lugar a dudas, los años 90 fueron unos de los mejores momentos para el polémico artista Rob Liefeld, década en la que abandonó Marvel tras una estupenda labor en The New Mutants para forjar junto a otros dibujantes como Jim Lee, Marc Silvestri o Todd MacFarlane la editorial independiente Image Comics. Allí fue donde creó la no muy conocida serie Prophet, la cual a duras penas llegó a los 20 números sin contar algún que otro especial. Esta serie se encontraba protagonizada por John Prophet, un vagabundo que durante los años 30, y tras ingerir un suero de supersoldado, se dedicaba a repartir justicia hasta que, al más puro estilo Capitán América, fue criogenizado para más tarde ser devuelto a la vida por el grupo Youngblood (también creación de Liefeld). Pero las ventas de la serie no eran lo suficientemente buenas, así que decidieron finalizar la serie volviendo a congelar a John una vez más.

Casi dos décadas más tarde, Liefeld decide rescatar su creación dejándola al cargo de Brandon Graham (King City), quien, a pesar de que comienza su etapa en el número 21 manteniendo la numeración con la que terminó la etapa de los 90, ofrece una serie totalmente diferente a la que había creado Liefeld.

En esta nueva etapa vemos como John Prophet despierta de su criogenización para encontrarse con un mundo totalmente post-apocalíptico en el que los numerosos y diversos alienígenas pueblan la Tierra y los seres humanos han desaparecido. Es en este nuevo planeta hostil donde John deberá llevar a cabo su misión: llegar hasta las torres Thauilu Vah y devolver a la vida al dormido Imperio Terrestre.

Tras este arco argumental, que es usado para asentar las bases del nuevo Prophet, veremos varias historias relacionadas con la principal en la que el autor irá expandiendo mediante distintos personajes este nuevo Universo de Prophet.

El primer arco argumental se centrará principalmente en mostrarnos las aventuras que protagoniza John durante su viaje desde su punto de partida hasta la mencionada torre Thauilu Vah, mostrándonos el nuevo contexto del planeta y sin dar detalle alguno de cómo se llegó a esa situación o de otros aspectos que podían ser significativos para la trama, dejando que el lector vaya atando cabos y descubriendo por sí solo la historia conforme avanza la misma.Prophet.p.jp

Durante toda la serie veremos cómo Graham recurre a su desbordante y sorprendente imaginación para crear paisajes y construcciones insólitas y a una multitud de repugnantes seres alienígenas y sus no menos desagradables tradiciones y trabajos, siendo este aspecto, junto a las sangrientas y brillantes escenas de acción, uno de los puntos que dota de mayor personalidad a este ya de por sí divertido cómic.

A pesar de que el primer arco argumental es el más interesante, el resto de historias que componen el tomo tampoco se hacen desmerecer. Desarrolladas teniendo como fondo loProphet ocurrido en la primera historia, en estas Graham seguirá sorprendiéndonos con más relatos de ciencia ficción protagonizados por clones, robots con almas y viajes a través de agujeros negros. Además, el tomo concluye con una historia breve guionizada y dibujada por la gallega Emma Ríos, quien nos muestra otro relato que gira en torno al arco argumental principal y que mantiene el espíritu de las anteriores.

Por otro lado, la obra puede resultar un tanto chocante a los lectores acostumbrados a los cómics superheroicos americanos, pues nos alejamos de las historias de aventuras al uso para meternos en un cómic en el que el protagonista pocas veces recurre al diálogo y que, obviando el primer arco argumental, las historias pueden llegar a resultar un tanto personales. Aun así, es innegable la labor realizada por Graham en cuanto a narración, pues mediante pequeños y concisos textos, irá describiendo las vivencias y sentimientos de los protagonistas de manera brillante.

En cuanto al apartado gráfico, durante el primer y principal arco argumental, el cual ocupa los tres primeros capítulos, el arte es fruto del canadiense Simon Roy, quien mostrará uno de los mejores dibujos del tomo, siendo su trabajo de estilo europeo una clara referencia para algunos de los artistas que trazan el resto de las historias, como Farel Dalrymple, quien se encarga de la historia que ocupa el cuarto capítulo. A pesar de esto, Dalrymple se desligará un poco del estilo europeo marcado por Roy detallando un poco más sus dibujos. Los dibujos de la historia que ocupa el quinto capítulo corren a cargo del propio Graham, quien mediante sus trazos limpios y sus colores planos nos mostrará un arte diferente al resto y no por ello desmerecedor. Giannis Milonogiannis se encarga del apartado gráfico del sexto capítulo, mostrándonos unos dibujos con los que retorna a la estética marcada por Roy y Dalrymple. Por último, la historia breve cuenta con los dibujos de la también guionista Emma Rios, quien logra plasmar la esencia agobiante de su relato en sus viñetas.Prophet

El tomo que nos presenta Aleta en formato rústico contiene los 6 números publicados originalmente durante el 2012 que van desde el 21 al 26, además de la historia creada por Emma Rios. El volumen Prophet 1: Remisión se encuentra formado por 160 páginas en las que además de las historias, encontramos a modo de extras varios bocetos de Graham.

Como conclusión, decir que nos encontramos con una grata y rompedora sorpresa que nos muestra una historia de ciencia ficción bastante original, divertida interesante. Esta nueva y ambiciosa etapa, totalmente diferente a lo que Liefeld tenía en mente para la serie en los 90, se muestra como una muy buena opción para todos aquellos que busquen un cómic alternativo al de superhéroes y que sea capaz de mezclar una buena historia con escenas de acción.

Un artículo escrito por Antonio Cañestro LanzaderaProphet

¡No te vayas sin comentar!