El asesino de Green River: una historia de detectives real

El asesino de Green River: una historia de detectives realLa mayoría de las veces, las historias reales que merecen un digno homenaje reciben este mediante su adaptación al cine o a la literatura, siendo una minoría aquellas que reciben su halago pasando a recordarse mediante novelas gráficas. Una de esta afortunada y selecta minoría es la obra que hoy nos ocupa, El asesino de Green River: una historia de detectives real, cómic en el que se recrea, más que la historia del asesino, la tortuosa investigación que ocasiona el caso protagonizado por Gary Leon Ridgway.

La novela gráfica se encuentra desarrollada por dos líneas temporales distintas. La primera comienza con la historia del asesino de Green River, en 1980 en Seattle, cuando este se cobra su primera víctima. Desde este primer asesinato, el policía, y futuro detective, Tom Jensen se ve implicado en la labor de dar con el amoral asesino en serie, quien llegaría a cobrarse las vidas de unas cuarenta y ocho mujeres hasta el momento de su detención durante el verano del 2003.

El segundo arco argumental arranca en ese mismo verano, cuando comienza a narrarse la otra parte de la historia, cuando, tras veinte años de incansable búsqueda, el ya sí detective Tom Jensen se enfrenta cara a cara con el hombre que estuvo aterrorizando a toda una ciudad: Gary Leon Ridgway, conocido durante años como el asesino de Green River. El agente Tom Jensen, junto al resto de la unidad asignada al caso, deberá reconstruir la gran mayoría de los asesinatos no resueltos, para dar con las víctimas del asesino en serie y cerrar así por completo el caso.

Dedicado a mi padre, con amor, admiración y profunda gratitud

El asesino de Green River: una historia de detectives realUno de los grandes alicientes que presenta la novela es que se encuentra guionizada por Jeff Jensen, hijo del detective y protagonista de la obra, Tom Jensen. El hecho de que el guionista sea el hijo del protagonista es fundamental para que la obra alcance un altísimo detallismo que se destila durante toda la narración, encontrándose esta enriquecida por multitud de testimonios ofrecidos por Jensen padre.

El absorbente relato gráfico, que se enmarca dentro de la novela negra, se encuentra carente de todo tipo de misterio o giro argumental, ya que desde el primer momento conocemos la identidad del asesino. AEl asesino de Green River: una historia de detectives realsí, el atrapar al lector entre sus páginas se convertirá en un duro reto para Jensen Jr., un reto superado con creces, debido a que el autor se aleja de la típica novela policíaca, enfocando la historia por un lado desde la fuerza de los personajes, especialmente su padre, al que consigue situar en el centro de la historia, y por otro lado, el desarrollo vital del personaje que cobra la misma importancia que el protagonista, a través del duro trabajo e implicación personal en el caso.

Esto es lo que hace que el cómic adquiera una gran profundidad e intensidad, pues como hemos dicho, el guionista nos hace partícipes a la perfección de la ardua campaña que desarrolla su homenajeado padre, metiéndonos de lleno en la labor acometida por este durante esos duros y largos veinte años que precedieron a la captura del asesino, y en esos otros 188 días en los que el detective Jensen casi estuvo viviendo junto al asesino con intención de profundizar en su mente, para que Ridgway recordase dónde había abandonado a sus víctimas.

La genialidad de la obra no solo reside en la plasmación del trabajo de Tom Jensen, sino también en el brillante trazado que realiza Jeff Jensen de las personalidades de los protagonistas, destacando, lógicamente, el trabajo realizado con su padre, pero sin olvidar el perfecto retrato del asesino y de otros personajes secundarios que logran adquirir entidad y personalidad suficiente. Como parte de ese homenaje, y ayudándonos a conocer mejor al protagonista, Jeff Jensen comparte en la novela aspectos de la vida íntima de su padre tales como su infancia y adolescencia o la forma de compaginar su desagradable labor como policía con su familia, tomando, sobre todo al comienzo de la narración, un estilo biográfico que sirve para introducirnos en la historia.

También es digna de mención la brillante labor que realiza Jensen en la narración de los hechos, dando saltos en el tiempo de manera constante durante toda la narración sin que esta pierda un ápice de interés. Además, también regalará algunas escenas que quedarán clavadas en la memoria del lector debido a su dura y real crudeza.

Plasmando la historia de Jensen Jr. tenemos al premiado con un Eisner, Jonathan Case. Este es capaz de perpetrar un dibujo simplista, en el que no abundan la concentración de trazos, pero lleno de detalles, captando de forma exepcional las expresiones faciales de los personajes. Sus dibujos cuentan únicamente con los colores blanco y negro, sin grises, algo que, a pesar de la dificultad que presenta, el dibujante utiliza de manera inteligente para recrear el ambiente que exige la historia, a la perfección.El asesino de Green River: una historia de detectives real

El tomo se encuentra editado por Norma Editorial en un cuidado formato cartoné compuesto por 240 páginas al justo precio de 22 euros. Además de los 5 capítulos, el prólogo y el epílogo que componen la historia,  la edición de Norma cuenta con algunos pequeños extras, como los agradecimientos, una breve biografía y algunas otras curiosidades.

El asesino de Green River: Una historia de detectives real es una de las mejores novelas gráficas del género negro publicadas en los últimos años, logrando el premio Eisner del 2012 a la mejor obra basada en hechos reales y logrando el reconocimiento de personalidades como Stephen King, Damon Lindelof (cocreador de Perdidos), Ed Brubaker y Brian K. Vaughan.

Un artículo escrito por Antonio Cañestro LanzaderaEl asesino de Green River: una historia de detectives real

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!