Crítica de Iron Man 3

Siempre he dicho que escribir reseñas sobre películas como Los Vengadores o cómics como Sandman es algo que me sería muy difícil de hacer, quizás por miedo a no llegar a transmitir lo que los autores pretendían o porque intentar criticar (en el buen sentido) una obra de este tipo es realmente algo peliagudo. Ahora mismo me encuentro en esta tesitura, pues acabo de salir de ver un espectáculo en la gran pantalla, Iron Man 3, la tercera iteración del Vengador Dorado, sin subtítulo, a palo seco. ¿Por qué sin subtítulo? A parte de por las razones que le quiera dar el director hay una frase que define perfectamente lo que quiero transmitir, pronunciada por Tony Stark y que puede sonar algo obvio: “Soy Iron Man”. Así, sin más… En esta película veremos a Tony Stark en estado puro, lo que significa que veremos como Tony y su creación se vuelven uno solo, aunque quizás no de la manera que todos pensamos…

iron_man_3

Ahora, sí, después de esta introducción un tanto personal ya puedo comentaros la película en sí. Tenemos a un mundo postvengadores, donde los héroes ya son algo aceptado, incluso la Casa Blanca usa a Arma de Guerra, repintado y  rebautizado como Iron Patriot (nombre robado del traje de Norman Osborn). El que por otra parte no ha aceptado su nueva condición es Tony Stark (Robert Downey Jr.), paranoico y con ataques de crisis nerviosas por culpa de lo sucedido en Nueva York. Pepper Pots (Gwyneth Paltrow) vive con Tony, pero este se dedica a construir nuevos artilugios y perfeccionar sus armaduras, hecho que la novia del Vengador Dorado no puede sufrir. De hecho, uno de los elementos que consigue hacer funcionar con Extremis en el cómic se nos presenta ya en el inicio de la película como una evolución de la tecnología Stark, detalle importante. Tony se refugia en sus chapuzas (como él las llama) para olvidar su frustración y el miedo que pasó cuando se vio obligado a sacrificarse (aunque al final no fue tanto) en los acontecimientos acaecidos un tiempo atrás. De hecho vemos un Tony más fuera de sí, más arrogante en ocasiones y MUY altivo, actitud que se puede ver en el cómic que continúa a Extremis, Ejecutar Programa.

Quiero hacer un inciso, y es que la escena en que recuerda su primer encuentro con Maya Hansen, una bióloga que consigue hackear la mente humana es muy parecida a la escena del cómic, y eso me parece un gran tributo que se le hace a Warren Ellis, guionista del arco argumental homónimo. Como detalle gracioso podemos ver a un Happy Hogan (Jon Favreau) joven y con melena, un puntazo.

Los villanos de turno son el Doctor Aldrich Killian (Guy Pearce) y el inigualable Mandarín (Ben Kingsley). Advanced Idea Mechanics (AIM), es la empresa creada por el Doctor, muy conocida para los fans de los cómics como una de las grandes organizaciones terroristas que infunden terror en el mundo, aunque todavía no se ha presentado como tal. Las intenciones de Aldrich son las de vender Extremis a Industrias Stark, una idea de Maya Hansen. Por otra parte el Mandarín está ejecutando un plan diabólico para causar el terror en los Estados Unidos mediante unas bombas indetectables que ni tan siquiera Iron Man o Iron Patriot pueden desactivar. La conexión entre estos dos villanos no la voy a comentar para no chafar nada de la historia, así que tocará ir al cine a verla, aunque a más de uno os chocará.

Iron-Man-3-hall-de-las-armaduras

La valoración es más que buena, una película llena de acción, trucos, risas, emoción, con una banda sonora potente… Robert Downey Jr. es el único Tony Stark que concibo hoy en día, es incluso mejor que el de los cómics. Sus bromas cada vez son más y mejores, sus locuras entrañables y su interpretación es brillante. Espero que termine de pensarse bien el aparecer en la próxima Iron Man 4 pues es la estrella de la pantalla. Como comentaba antes, el personaje vive en un tormento que se desarrolla de forma genial durante toda la película y que se resuelve de forma explosiva (ya me entenderéis cuando la veáis). En muchas ocasiones me ha recordado a Peter Parker con sus chistes malos y hay una frase que resume bastante bien su actitud: “¿Un truco barato y una frase cutre? Ese podría ser el título de mi autobiografía”.

Downey no es el único que brilla con estrella propia, pues Ben Kingsley, aunque hace pocas apariciones, será recordado como uno de los mejores actores en su estilo. No voy a desvelar nada de la actitud del Mandarín, pues es más que posible que os deje descolocados cuando se descubre todo el pastel. Ben Kingsley es MUY grande y borda el papel de principio a fin.

Los demás actores no es que sean malos, pero no se puede decir que sean los mejores. Quizás por varias razones y una de ellas es que Robert Downey aparece constantemente en la pantalla y da poco tiempo a que se desarrollen los demás personajes. Como mención especial las dos escenas interpretadas por Pepper Pots donde por razones varias salvará la papeleta de nuestro querido Tony Stark, IMPRESIONANTES.

Hablando de las escenas de acción, son lo MEJOR de la película sin duda alguna. Hay un momento donde Tony activa un protocolo específico, y desde ese momento hasta el último segundo de la película es pura acción llevada de forma soberbia. Si en Iron Man y Iron Man 2 los combates eran lo mejor, esta secuela se las come a ambas, superándolas con creces (a mi parecer). Los enemigos también dan mucho juego y sus poderes basados en el fuego serán ideales para que Tony Stark se luzca con la pelea final.

Ben Kingsley como el Mandarín en 'Iron Man 3'

Una de mis partes favoritas de la película es al final, donde se ve si Tony consigue lidiar con sus traumas y de la manera en la que lo hace. Shane Black (guionista y codirector) puede estar orgulloso de su criatura, un espectáculo y para nada carente de profundidad. Creo que Shane Black es el mejor director posible para Stark, un trabajo más que correcto y aunque hay algún agujero extraño en la trama consigue transportarnos enseguida al mundo Marvel. De hecho tengo una teoría, y es que si en algún momento de la película miras el reloj no estás disfrutando del todo. Hasta que no habían pasado 100 de los 130 minutos del film no he despegado los ojos de la pantalla, el ritmo es frenético y la espectacularidad está garantizada.

Algo que todo el mundo busca en estas películas es la aparición de Stan Lee, y en esta película le podremos ver claramente, aunque su actuación es un tanto insulsa será un detalle muy divertido. En cuanto a la escena final, me remito a una noticia que puse hace unos días, describiéndola. Se han confirmado mis temores, aunque vista en directo gana gracias a la aparición del Dr…

Iba con grandes expectativas a pesar de haber visto solo un trailer, el que vi ayer por la televisión, y no me ha decepcionado para nada, aunque desde luego me esperaba otra cosa, y más teniendo en cuenta que está basado en Extremis, cuyo cómic reseñamos la semana pasada. El comentario no es negativo, pero pensé que los tiros irían por otro lado y me ha sorprendido gratamente. Me alegro MUCHÍSIMO de haber ido así a ver la película, sin ningún tipo de referencia ni de ayuda externa, pues desde el principio es todo sorprendente, los giros argumentales son de calidad y habrá más de un “OH” en la sala, garantizado.

Sin más, no me enrollo, estamos ante una GRAN película con sus fallos pero que en ningún momento se harán molestos, pues si algo es esta película es disfrutable. La escena de las armaduras es lo mejor que he visto en años. De todos las films de Marvel lo pondría por debajo de Los Vengadores, pues a mi entender es lo mejor que se ha hecho con superhéroes, pero por delante de todas las demás, felicidades a Shane Black y todos sus colaboradores, han hecho una película que se convierte desde ya en un clásico del cine de superhéroes.

YO SOY IRON MAN.

5 Comentarios

  1. Hoy la voy a ver con unos amigos y tiene una pinta impresionante. A ver si Robert firma por 3 películas más como mínimo, que hay rumores que esta será la ultima de Iron Man. Un Saludo a todos.

  2. PUes lamento disentir, creo que lo sucedido con el asunto del Mandarín, a pesar de no ser lo que se podría esperar, me parece un detalle sublime y toda una sorpresa para el lector “añejo” de Iron Man. Creo que, aunque a algunos les pueda defraudar, es un giro inesperado muy bueno. Ben Kingsley inmenso, como siempre.
    Como nota lacrimógena, mi niña de 6 años lloró mucho cuando Tony tira el reactor al mar: “…. es que ya no va a ser Iron Man nunca más…”, me dice. Para quedarse con la boca abierta cuando Tony suelta su frase: “YO SOY IRON MAN”.
    Lo dicho: INMENSA. Esperando el blu-ray con guarnición.

  3. Que gran mentira muestra este director con esos trailers la pelicula es una gran decepcion el archienemigo de iron man el mandarin un actor contratado no que poca imaginacion escenas de accion muy mediocres solo acepcion de la ultima batalla y los efectos salvan un poco esta satira de pelicula que forma tan sutil de este director de burlarse de iron man y los fan del comic como marvel comics permitio.que este tipo volviera a iron man 3 en esto que vi.

  4. Buena crítica, en general para mí Iron man es uno de los personajes más emblemáticos de los superhéroes y aunque esta tercer entrega no fue lo que esperaban estoy segura que como tal el personaje se ha desarrollado muy bien y la historia la han sabido adaptar de manera que ha tenido muy buena aceptación.

¡No te vayas sin comentar!