Panteón, de Carlos Sisí

panteon-carlos-sisi_portadaCarlos Sisí es el autor de Los Caminantes, una historia apocalíptica llena de zombies que por extraño que parezca no ocurre en los Estados Unidos si no en nuestro país, concretamente en Málaga. Una obra que goza de muchísima popularidad pero que lejos de querer estancarse con el género ha decidido probar suerte con uno nuevo, la ciencia ficción pura y dura. Y es de suponer que algo habrá hecho bien cuando ha sido el ganador de la décima edición del premio Minotauro con su nuevo libro titulado Panteón, publicado por la editorial Minotauro, pero por si alguien todavía alberga dudas, a continuación repasaremos las claves de esta novela que perfectamente podría resumirse como una versión de Prometheus que SÍ hubiera contentado a los fans.

Diez mil años después de que La Tierra explotase la humanidad ha progresado como civilización a lo largo del universo. La tecnología avanza bajo la supervisión de La Colonia, un enclave científico y el bando más poderoso, autoproclamados vigilantes de la humanidad, manteniendo el equilibrio entre la guerra y la paz (eufemismo para indicar que son los que deciden cuando la tecnología que inventan está disponible para el público… y cuando terminar con una facción que amenaza con volverse demasiado poderosa).

Sin embargo algo parece escapar de la comprensión de Maralda Tardes, una controladora de La Colonia. Su intuición le dice que hay algo extraño en que dos bandos tremendamente armados luchen por el control de un planetoide aparentemente desprovisto de cualquier interés económico. Para Ferdinard y Malhereux, dos jóvenes chatarreros, no es más que una oportunidad de sacar tajada recuperando los restos que los dos grupos dejen atrás en el campo de batalla. Conscientes del peligro que entraña su profesión, aguardan su momento bajo la superficie, ignorando que esta vez lo que encuentren no sólo amenazará sus vidas, si no la de toda la humanidad.

Comparar es un recurso demasiado fácil a la hora de reseñar algo o intentar convencer (o disuadir) a alguien, por lo que antes de nada quisiera disculparme por la comparación anterior con la última película de Ridley Scott… el libro de Carlos Sisí tiene elementos de sobra para destacar por encima de muchos otros por sí solo. Sin embargo, conforme la lectura avanzaba no podía evitar pensar en la fallida película, en el potencial que tenía tanto como precuela de una de las mayores obras de la ciencia ficción como por sí sola, y en como Panteón consigue no flaquear y mantener el tipo allá donde Scott solo conseguía confundir al espectador.

La atmósfera de misterio que envuelve Panteón es coherente en todo momento con lo planteado desde principio a fin, incluido el final que si bien en una primera impresión puede pecar de acelerado e injustificado, nada más lejos de la verdad pues a lo largo de sus casi 400 páginas se nos van entregando pistas y pruebas que dan sentido al último acto.

Los personajes actúan siempre acorde con su personalidad, su profesión y sus intereses, si bien es cierto que quizá sea el punto más flojo del libro: aunque no exentos de carisma (Jebediah, villano de la función, encabeza la lista), cuando todo termina el lector puede quedarse con la impresión de que apenas se profundiza en ellos, con algunos momentos en los que incluso parecen estar colocados ahí con el único pretexto de ejercer de narradores. La pareja de amigos protagonista (Fer y Mal), si bien podríamos describirla como un “bromance” (relación afectiva entre dos hombres sin interés sexual) están demasiado apegados el uno con el otro de principio a fin, con pequeñas diferencias entre la personalidad de ambos provocando que incluso alguna vez se pierda el hilo de la lectura al no recordar quién es quien.

Sin embargo todo lo demás alcanza cotas de calidad en todo momento, ayudado con una narración rica en detalles y muy descriptiva que nos sitúa en un lejano planeta y nos transmite a la perfección la sensación de caos que rodea a los protagonistas conforme la historia avanza. Una lectura muy recomendable, sobre todo para los amantes de la ciencia ficción y para aquellos que busquen entretenimiento con una historia convincente e intensa, con reminiscencias Firefly, la ya citada Prometheus e incluso a la obra de Lovecraft. Si he conseguido despertar vuestra curiosidad os recuerdo que podéis leer las primeras páginas aquí.

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

¡No te vayas sin comentar!