Análisis de Dragon’s Dogma: Dark Arisen

Análisis de Dragon's Dogma: Dark Arisen

Dragon’s Dogma apareció en nuestro país hace cosa de un año, siendo una apuesta arriesgada por parte de su creadora Capcom. Tenía varios antecesores de gran peso en el género de rol como fueron Skyrim, Dark Souls o Kingdoms of Amalur, por lo que el hacerse un hueco entre los seguidores de este genero podría haber sido una empresa poco fructuosa. Mucho más contemplando el cambio generado para pasar de los juegos de rol nipones a los occidentales que actualmente han arrasado en ventas. Consiguieron, sin embargo, hacerse un hueco en las estanterías de los más roleros. ¿Por qué? Pues porque consiguió estar a la altura de los grandes aportando además batallas muy pero que muy épicas.

Este mes entra en escena esta nueva edición, que no es una continuación de la historia sino un nuevo mapa con su correspondiente aventura dentro del juego original. Por lo que para los que no tenían el juego ahora pueden disfrutar de un dos por uno y los que ya tienen el juego lo tendrán otra vez a un precio bastante asequible. Por lo que haremos un repaso del juego original antes de adentrarnos en esta expansión llamada Dark Arisen.

El juego se desarrolla en un mundo de ambientación fantástica medieval, esa que tan de moda está actualmente, ya no solo en videojuegos de rol, también en literatura, cine, televisión, etc. pero que a pesar de lo trillado del tema sigue siendo todo un acierto.

Análisis de Dragon's Dogma: Dark Arisen

Así pues iniciamos nuestra aventura con lo que parece ser la batalla final de una anterior historia, donde seres fantásticos como quimeras, arañas gigantescas y dragones intentarán interponerse en nuestro camino, por el cual nos guiarán algunos compañeros que a modo de tutorial nos indicarán algunas premisas básicas para que empecemos la aventura. Acto seguido, y con un total cambio de tema, pasamos a editar al protagonista de nuestra historia. Podemos elegir una gran multitud de caracteres, desde el color de los ojos hasta la forma de caminar o moverse, pasando por la elección de complexión, rasgos faciales, gritos de guerra… llegando así a crear un héroe o heroína a nuestro total antojo. Después tenemos que elegir la vocación del personaje, pudiendo elegir una entre tres categorías: Luchador, Mago o Strider; posteriormente podremos avanzar en nuestra vocación o “mezclarla” con otra.

Seguidamente, y aun estamos en los comienzos del juego, visualizamos una introducción en la cual estamos tranquilamente en nuestros aposentos en Cassardis y vemos como nuestra pequeña ciudad se ve atacada por un enorme dragón. Como cabe esperar, nuestro protagonista sale en defensa al ataque y por ello nos vemos maltrechos y la enorme bestia nos arranca el corazón, no sin antes referirse a nosotros como “Arisen”. A partir de aquí podemos disfrutar de una jugabilidad muy amplia en un mundo abierto lleno de diferentes emociones.

Como gran aporte diferenciador de este juego con otros del mismo género destacan la existencia de los “Peones”. Estos son unos seres de apariencia humanoide que tienen como fin acompañar en sus aventuras a aquel que accede a contratarlos. Casi al principio de nuestra andadura crearemos un peón principal que estará a nuestro lado hasta el final, el diseño de este peón se realiza de manera idéntica a la creación de nuestro héroe principal.

Análisis de Dragon's Dogma: Dark Arisen

Además de este peón, podremos contratar a dos peones más en cualquier piedra de falla (son unas piedras mágicas que nos trasportan a un lugar donde únicamente hay peones) que nos encontremos, y también podremos cruzarnos con más de uno por el camino. Estos dos peones no tienen por qué acompañarnos siempre, podremos contratar peones nuevos y finalizar contratos con los que ya tenemos. Los peones son controlados por la CPU y si tenemos conexión a internet podremos acceder a los peones creados por otros jugadores los cuales nos van a aportar los conocimientos y habilidades que han ido adquiriendo en otras partidas jugadas, por lo que pueden orientarnos en el mapa, darnos pistas o incluso advertirnos de alguna trampa.

Sobre ellos hay que decir que también tienen una vocación en concreto, por lo que una buena elección de peones puede generarnos un equipo muy proporcionado. Aunque el ser controlados por la CPU hace que muchas de las acciones que llevan a cabo no son las que hubiésemos escogido nosotros y que tienen una notable falta de humanidad, que como ya hemos comentado no son humanos sino compañeros de viaje de otra raza, hacen que la experiencia sea realmente grata y novedosa.

A medida que dedicamos horas y horas en este lugar adquirimos puntos de experiencia que nos permitirán subir nivel. Más o menos, y más más que menos, cuando lleguemos a nivel 50 podremos disfrutar de la expansión Dark Arisen. Necesitamos un alto nivel ya que alto también es el nivel de los enemigos que encontraremos por el camino, aunque si algún valiente quiere adentrarse antes también podrá hacerlo.

Análisis de Dragon's Dogma: Dark Arisen

Como ya veníamos diciendo, la expansión es un nuevo mapa dentro del juego, más concretamente en la ciudad natal del Arisen. A ella accedemos a través de una joven llamada Olra que nos espera en el embarcadero durante las horas nocturnas, nos cuenta una historia y nos pide ayuda para su problema. Si accedemos nos trasladará a la isla de Bitterblack en la cual nos adentraremos a través de una enorme puerta por multitud de pasadizos, catacumbas y demás lúgubres escenarios; todos ellos cargados de nuevos y enormes enemigos y magníficos tesoros y objetos “desencantables”. Aporta a la aventura de juego más de 15 horas, si es que vamos a la resolución lineal de las misiones y no nos entretenemos en descubrir la multitud de escondites que veremos a nuestro paso. Claro está, esto realmente no suele ocurrir, por lo que podemos duplicar esta estimación horaria casi seguro.

Como último mencionar que disfrutaremos de escenarios cuidados y adecuados a la época en la que se ambienta, además de una banda sonora que será muy acorde a los momentos que vivamos además de ser un placer para nuestros oídos.

Podemos decir como conclusión que es un juego altamente recomendable, más ahora que podemos obtenerlo a un precio más que razonable y que incluye una expansión que aumentará nuestro disfrute muchas horas más.

¡No te vayas sin comentar!