Freaks’ Squeele 1: Extraña Universidad

¿Cómo llega uno a ser héroe? Quiero decir, ¿te haces un traje y te inventas un pseudónimo y te pones a vigilar las calles de tu pueblo? Todo el mundo ha fantaseado con la posibilidad de ser un superhéroe, pero nos perdemos en el proceso… Lo que se plantea en Freaks’ Squeele, de Florent Maudoux es justamente eso, una academia de superhéroes para aprender a ser uno de verdad a través de sus diversas materias, desde diseño de trajes hasta enfrentamientos con monstruos de verdad.

Portada de Freaks' Squeele
Portada de Freaks’ Squeele

El centro de la acción se sitúa en la FEAH (Facultad de Estudios Académicos Heroicos), donde van los seres que desean convertirse en superhéroes, pues en esta facultad las posibilidades de salir con trabajo son del 99,99%. Allí conocemos a nuestros tres protagonistas: Chance, una chica con pinta de diablesa traviesa; Xiong Mao, otra chica de lo más normal aunque con un pasado oscuro y Sombra de Lobo, la contraparte masculina del grupo, aunque también la contraparte lobuna… Los chicos se conocen el primer día de clase, ya que durante todo el curso se deben hacer grupos de tres, y como era de esperar los que tienen las peores calificaciones se juntan. Desde el primer momento ya podemos ver el carácter fantástico de la obra, pues podemos encontrar a esqueletos parlantes, hadas, brujas, cambiaformas o chicas gato.

En uno de los exámenes que van teniendo durante el transcurso del primer semestre se enfrentan a un par de monstruos, aunque uno de ellos es de una categoría muy superior a la que les habían asignado. Este hecho viene perfecto para presentar a uno de los personajes clave de la serie y el más enigmático, el “Manco”. Obviamente en este primero volumen apenas conocemos nada sobre el personaje, pero ya se nota que en unos números tendrá una importancia para la trama principal.

Las rivalidades entre los equipos se hacen patentes en todas las clases y en todas las situaciones, incluso en una escapada a unos baños donde todo termina saliendo al revés de lo esperado y donde los secretos que hacen mover la trama central se empiezan a desarrollar, aunque ya avanzamos que el el volumen es bastante introductorio y no veremos más que la punta del iceberg de lo que Maudoux tiene preparado para los volúmenes más avanzados. El final del primer tomo tiene un final definido  aunque nos dejan con la intriga y ya nos preparan para lo que va a suceder en el siguiente número.

Página en blanco y negro
Página en blanco y negro

Freaks’ tiene un marcado humor y casi podría afirmar que es la firma distintiva hacia otras obras de héroes, aunque eso no significa que no trate temas serios o la serie esté enfocada hacia un público más juvenil. Maudoux controla a la perfección el ritmo de los capítulos y de los sucesos, ofreciéndonos acción y secretos por igual. El autor nos regala a cada pocas páginas referencias a un sin fin de cómics, series o videojuegos que todos reconoceremos enseguida, aunque es puramente visuales, como el símbolo “X” en el traje de Xiong, una burda imitación de los Jedis. Los personajes están vivos desde la primera página y la tridimensionalidad que van adquiriendo es sin duda alguna lo más atractivo que tiene que ofrecer este primer volumen. El principal problema es sin duda lo que ya he comentado hace unas líneas atrás, estamos antes unas páginas introductorias y todavía no podemos ver la realidad de Freaks’ Squeele, aunque la verdad es que los frentes abiertos en este primero número son numerosos: El “Manco”, el pasado de Xiong Mao y su afición a la forja, las intenciones del director o a qué se debe la visita de unos estudiantes de una de las academias rivales, Saint-Ange.

El dibujo es lo que más llama la atención de la serie, con un marcado estilo manga aunque sin esos excesos que nos pueden llegar a molestar. Los acabados son magníficos y a pesar de la simplicidad de los trazos los detalles son magníficos. La expresividad de los personajes ayuda a que la historia funcione todavía mejor y transmitir lo qye Maudoux pretende, pues sí, es tanto el guionista como el dibujante, al más puro estilo Juan Palomo. La acción en cambio sí peca de beber demasiado del estilo japonés, pues en muchos momentos vemos paneles casi calcados a los de Naruto o Bleach, con fondos monocromo y con líneas indicando la dirección de la acción, simples pero resultones. Durante unos capítulos podremos disfrutar de las páginas en color, ganando enteros en el resultado final, realmente fantástico.

Muestra de página a color
Muestra de página a color

Dibbuks es la editorial encargada de editar Freaks’ en nuestro país y lo hacen de forma impecable, con unos extras más que interesantes para los más exigentes, con esbozos, portadas alternativas y comentarios del autor. 144 páginas a un precio de 15 euros con un bonito acabado con relieve en la portada. Al parecer la serie tiene una legión ingente en su país, Francia, e incluso se han publicado varios Spin-offs. Este mes se publica el número 4 en nuestro país y ya estamos preparando las reseñas de los próximos números, así que estad atentos.

Freak’s Squeele solo se puede calificar como fresco, con una buena premisa y con suficiente intriga para atrapar a cualquiera, además de que los personajes son lo suficientemente atractivos como para tener tu favorito. ¡Ya tenemos ganas de saber lo que está por venir y si nuestros protagonistas podrán graduarse en la FEAH!

 

¡No te vayas sin comentar!